Nacional

¿Quién quiere el edificio de Montera que compró Gallardón? Ofertas por un tercio de lo que costó

Botella, incapaz de vender el inmueble junto a la Puerta del Sol que el ministro adquirió en 2007 por 55 ‘kilos’ pensando en un hotel de lujo para Madrid 2012. Administrado por Espacios y Congresos, el mercado paga cuatro veces menos el metro cuadrado. 

Gallardón pasea por la Calle de la Montera.
Gallardón pasea por la Calle de la Montera. AYUNTAMIENTO DE MADRID

Edificio en pleno centro de la capital, once plantas de altura y otras tres bajo rasante, 15.000 metros cuadrados. En la Calle de la Montera, a un palmo de la Puerta del Sol y mirando a la plaza del Carmen y a la calle de San Alberto. Principal inconveniente: un andamio de seguridad protege la fachada desde 2010 por la degradación del inmueble. Propietario: desde marzo de 2007, la empresa municipal Madrid Espacios y Congresos (Madridec), dependiente del Ayuntamiento. Precio abonado entonces: 55 millones de euros. En venta por: ¿15 millones?

Ese es el precio que rondan varias de las ofertas que últimamente le llegan al Ayuntamiento de Madrid. Alberto Ruiz-Gallardón pagó hace seis años el metro cuadrado de Montera 25-27 a casi3.700 euros; ahora a Ana Botella, cuyo equipo lleva tiempo queriendo desprenderse de la mole, no le dan mucho más de 1.000 euros, entre tres y cuatro veces menos, según cuentan a Vozpópuli fuentes conocedoras de las negociaciones consistoriales. El ejercicio pasado, Cibeles intentó desesperadamente vender ese y otro edificio municipal situado en Campo de las Naciones para no contraer otros 150 millones más de deuda en 2012. Pero la crisis y la tragedia del Madrid Arena –que arruinó la imagen de Madridec y obligó a cerrar otros edificios con deficiencias gestionados por el ente local- imposibilitaron cerrar cualquier traspaso.

Gallardón soñó con unhotel de lujo para los Juegos Olímpicos de 2012 en pleno centro de la capital. Pero al ser derrotada la candidatura de Madrid, en marzo de 2007 –en el éxtasis del boom- el exalcalde pensó en dar más actividad al inmueble, con una galería comercial en las primeras plantas, un restaurante en la azotea y el hotel en los pisos intermedios. Aún quedaba la bala de Madrid 2016, que también falló. Y no habrá un tercer intento para Madrid 2020: tras perder dos veces la opción olímpica, en 2010 la fachada del lugar, en desuso, comenzó a mostrar señales de degradación en la zona superior, y el Ayuntamiento tuvo que acoplar un andamio de seguridad que la recubriera. El andamio sigue hoy instalado, como cualquier paseante puede comprobar.

Hoteles ¿al acecho?

A pesar de su estado, Montera 25-27 tiene pretendientes, que no son pocos: a muchos empresarios, especialmente los del sector hotelero, les entusiasmaría poseer un un bloque imponente entre Sol y la Gran Vía, pero ninguno está dispuesto a correr con los precios que tasa el Ayuntamiento. Nadie lo dice nunca públicamente, pero Botella da por perdida la escalofriante inversión que hizo su predecesor con el dinero de los madrileños.

El problema coincide además con un momento especialmente duro para el sector turístico y aunque algunos (pocos) grandes grupos de hoteles (Riu, Sol Meliá, Barceló) parecen aguantar el chaparrón económico, no hay conglomerado que esté dispuesto a soltar lo que pide Cibeles, comentan a este medio directivos del gremio. A lo sumo, estarían dispuestos a pagar el metro cuadrado a entre 1.000 y 1.500 euros, lo que supondría no más de entre 15 y 25 millones. El hotelazo por el que Gallardón pagó oro es hoy un monumento a la fealdad en una de las calles más castizas. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba