PESE AL ANUNCIO DE RAJOY DE “DESPOLITIZACIÓN DE LA JUSTICIA”

El PP reforzará su control del CGPJ: Lesmes plantea a Martínez Moya para la Comisión Permanente

El control del CGPJ es clave para justificar la decisión de apartar al juez Ruz de la investigación de la trama Gürtel que podría producirse la semana que viene. Ruz podría acabar como juez de apoyo al nuevo magistrado que se haría cargo de la investigación. 

El Presidente del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes
El Presidente del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes EFE

El relevo de Mercè Pigem, la representante de CiU en la Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) servirá al Partido Popular para reforzar el control sobre el máximo órgano de gobierno de los jueces. Su presidente, Carlos Lesmes, tiene previsto reforzar al grupo que los jueces ya definen como el “GAL” del organismo: el Grupo de Amigos de Lesmes.

El presidente del CGPJ tiene previsto designar al juez del Tribunal Superior de Justicia de Murcia, Martínez Moya, como vocal en la Comisión Permanente del organismo. Ese nombramiento reforzaría definitivamente el dominio del PP sobre el máximo órgano de gobierno judicial puesto que alteraría las actuales mayorías en las que los dos vocales designados por el PP comparten mesa con dos magistrados propuestos por el PSOE, la designada por CIU ya cesada, Mercè Pigem y el propio presidente Carlos Lesmes, cuyo voto de calidad, alineado con los populares, sirve para deshacer empates. Con la nueva designación, el PP tendría 3 votos más el de su presidente frente a los dos del PSOE.

Álvarez-Buylla no tiene previsto renunciar al cargo

Antonio Álvarez-Buylla, un magistrado cercano al PP e íntimo amigo de Carlos Lesmes, es a quien corresponde sustituir a la vocal designada por CiU, Mercè Pigem, después de que fuera interceptada en la frontera de Andorra con 9.500 euros en efectivo, una cantidad que no constituye ningún tipo de delito pero que forzó su renuncia. Álvarez Buylla no tiene previsto renunciar al cargo –según revelan fuentes de su entorno—pese a que sobre él pesa una imputación archivada pero que previsiblemente se reabrirá cuando la acusación plantee su recurso de reforma. Álvarez-Buylla, decano del Colegio de Procuradores de Madrid, fue acusado de un delito de falsedad documental en grado de tentativa por presentar actas que no representaban lo acaecido. El Juzgado de Instrucción número 30 de Madrid archivó el 27 de noviembre la causa contra él y contra Ramiro Reynolds, secretario del Colegio. Contra ambos se había querellado la Asociación Nacional para la Defensa del Procurador (ANDP), acusados de modificar un artículo que afecta a las cuotas que los procuradores pagan al Colegio -ambos habrían añadido un párrafo sobre el texto aprobado por la junta general-. 

Sin embargo, la acusación tiene previsto presentar un recurso de reforma ante la sala que, previsiblemente, aceptará revisar la causa. Pese a que los conocedores de esa acusación creen que tiene pocos visos de terminar en condena, sí admiten que puede dificultar el intento de Lesmes de colocarlo en el Consejo, ya que supondría relevar a alguien que ha renunciado por "ética" como Mercè Pigem por un cargo sobre el que sí pesaría una imputación "legal", una maniobra difícilmente defendible en términos políticos.

El posible relevo del juez Ruz, tan pronto como el martes

La batalla por el control del poder judicial gira en torno a un eje claro: el caso Gürtel que ya ha salpicado a Ana Mato y las otras ocho bombas que todavía pueden explotarle al Partido Popular. Fuentes del organismo aseguran que el golpe a Mercè Pigem ha terminado de despejar cualquier posible resistencia que se hubiera planteado para impulsar el relevo del juez Pablo Ruz en la Audiencia Nacional. La decisión sobre su marcha, según esas mismas fuentes, podría producirse tan pronto como el próximo martes.

El CGPJ apuesta por su relevo, manteniéndole como juez de apoyo al nuevo titular de la causa, una vía intermedia entre su destitución inmediata y la renovación en el puesto que permitiría salvar la apariencia de injerencia política pero que, de facto, impediría a Ruz seguir tomando decisiones sobre las causas pendientes de la trama Gürtel, entre ellas, los papeles de Bárcenas, el caso de AENA, la presunta financiación ilegal del PP valenciano o los escándalos de Fitur.

A largo plazo, el control de la Comisión Permanente de forma tan clara por parte del PP puede ser clave a la hora de decidir el futuro de un panorama en el que la judicatura será clave a la hora de inclinar de uno u otro lado los múltiples casos de corrupción denunciados en la actualidad.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba