La decantación final del voto oculto será determinante, en opinión de los expertos

Ciudadanos tiene la llave maestra para que Rajoy pueda conservar su poder territorial en España

La foto parcial tomada por el CIS a la coyuntura política refleja que el PP resiste a duras penas la embestida de la oposición siempre que tome a Ciudadanos como tabla de salvación en la mayoría de las comunidades autónomas y ayuntamientos. Pese a remontar en las encuestas, los socialistas no suman con Podemos la masa crítica suficiente para ganar poder territorial, salvo en la comunidad extremeña.

 

ESTIMACIÓN DE VOTO EN LAS ELECCIONES AUTONÓMICAS DEL 24M

 

El pesimismo que envuelve a buena parte de los candidatos del PP que el próximo domingo, 24, se examinan en 13 comunidades autónomas y más de 8.000 ayuntamientos, ha encontrado una cierta amortiguación en el barómetro del CIS publicado este jueves, donde se refleja que si toman la tabla de salvación que puede arrojarles Ciudadanos, estarían en condiciones de conservar buena parte del poder que alcanzaron hace cuatro años, en todos los territorios menos Extremadura y Asturias, donde la izquierda suma una clara mayoría. Algo más confusa parece la fotografía captada a nivel nacional, en la que los dos principales partidos no llegan ni siquiera al 50% de los votos debido a la enérgica irrupción en escena de Podemos y de Ciudadanos, organizaciones llamadas a relevar a CiU y al PNV en el papel de bisagra que han desempeñado desde el inicio de la Transición. Estas son algunas de las claves que, según los expertos consultados, podrían conducir de nuevo a Mariano Rajoy a La Moncloa después de las legislativas, tras ayudarle también a retener gran parte de su poder territorial.

  • Las llaves maestras de Albert Rivera que favorecen a Rajoy.  Son las que pueden abrirle al PP las puertas de la mayoría de los gobiernos autonómicos, especialmente los de Madrid, Castilla-La Mancha y la comunidad valenciana, plazas vitales para los dos grandes partidos. En el primer caso, el PP estaría en condiciones de gobernar con mayoría absoluta pactando con Ciudadanos, al igual que en la capital. María Dolores de Cospedal podría retener la segunda, todavía con mayor holgura, si alcanzara también un acuerdo con la formación de Albert Rivera. Y en la tercera, el cóctel del PSOE, IU, Podemos y Compromís, tampoco serviría para compensar la suma del PP con Ciudadanos. Madrid es vital para el PP porque puede anticipar un retrato bastante fiable de lo que ocurrirá a la vuelta del verano en las legislativas. Y Castilla-La Mancha será la que diga a Rajoy en la noche del 24 si tendrá que hacer o no un relevo al frente de la secretaría general de su partido.
  • El PP será el más beneficiado por el voto oculto. En el barómetro del CIS hay más de un 37% de los encuestados que silencia su inclinación política y, de momento, prefiere refugiarse en la abstención, en el voto en blanco o dentro del no sabe/no contesta. Los expertos en demoscopia de los dos grandes partidos están convencidos de que entre estos electores hay una abundante porción de voto oculto que acabará favoreciendo al PP y que no aflorará, probablemente, hasta el día de las urnas, aunque Mariano Rajoy corre todavía el riesgo de no frenar el trasvase de nuevas simpatías hacia Ciudadanos si comete errores graves en su gestión de Gobierno o surgen nuevos escándalos, ya que el partido de Albert Rivera ha demostrado una gran versatilidad para captar, incluso, el voto de una parte de la izquierda. La estimación de voto en el CIS de abril le da al PP una ventaja de solo 1,3 puntos sobre el PSOE, aunque los socialistas adelantan a los populares tanto en intención directa de voto como en voto más simpatía. La situación se presta a una incesante volatilidad, pues se asiste a una reconfiguración de los espacios electorales como demuestra el dato de que entre los dos grandes partidos no llegan el 49,9% de los apoyos cuando, tradicionalmente, esta suma no ha bajado del 70%.
  • A la lluvia fina de la recuperación le falta aún recorrido. Rajoy sigue colocando el fiel de la balanza en la recuperación económica y lo que revela el barómetro del CIS es que todavía le queda mucho camino por recorrer para que cale su mensaje, a pesar de la bonanza de la mayoría de los indicadores. El paro y las consecuencias de la crisis son los dos aspectos que más preocupan junto a la corrupción y en la comparación de la encuesta de abril con la de febrero, se concluye que disminuye algo el pesimismo entre la población. El porcentaje que califica de muy buena o buena la coyuntura, pasa del 2,5% de hace tres meses al 3,2% de ahora. En febrero, el 75,6% de los consultados calificaba de mala o muy mala la situación, mientras que ahora lo hace el 70,3%. La evolución de los datos de empleo de aquí a las legislativas se considera clave para la mejora de la opinión ciudadana si se tiene en cuenta que las consideraciones respecto al futuro también progresan de forma lenta. En todo caso, los expertos del PP recuerdan que las cifras hay que analizarlas con perspectiva, pues el porcentaje de electores que ve muy mal la economía ha caído casi 15 puntos respecto a las mismas fechas del año pasado y todavía quedan, como mínimo, entre cinco y ocho meses para las elecciones generales.
  • El reto de evitar ser el partido que más rechazo provoca. Pese a ir primero en estimación de voto y encabezar el mayor número de apoyos en la mayoría de las 13 comunidades donde el próximo día 24 se celebran elecciones, el PP es la formación política que más rechazo provoca entre los electores, hasta el punto de que más del 57% de los consultados asegura que nunca le daría su apoyo. En el caso del PSOE, este porcentaje se reduce al 39,9%. Hay expertos que vinculan esta censura a la figura de Rajoy, uno de los líderes peor valorados (2,9 puntos) y otros que la ligan a la gestión del Gobierno, mal vista por el 62% de los encuestados, pues despierta nula confianza para el 34,3%. En la muestra de 2.500 entrevistas utilizada para el sondeo realizado entre el 1 y el 12 de abril, hay un 29,2% del electorado que se sitúa en el espacio conservador y un 32,6 en el progresista.
  • El PSOE, lejos de formar mayorías con Podemos. Salvo en Extremadura y en Asturias, los socialistas tendrían prácticamente cerrado el paso a gobernar en el resto de las 13 comunidades donde hay elecciones, ni siquiera con el auxilio de Podemos. Lo que revela el CIS conocido ayer es quePedro Sánchez, pese a remontar y pisar los talones al PP, sigue teniendo serias dificultades para conseguir retener la hegemonía dentro de la izquierda y, al mismo tiempo, absorber el voto de centro necesario para ganar las próximas elecciones generales. Eso explica las tensiones entre quienes dentro de su partido defienden el giro a la izquierda y quienes le aconsejan una mayor moderación. Fuentes socialistas explican que la crisis por la que atraviesa Podemos, organización que pierde siete puntos en solo tres meses además de su ubicación en segunda posición, puede tener una traducción todavía más grave en las próximas elecciones generales si se tiene en cuenta que la ley D´Hont siempre favorece a los partidos más votados. Ahora, Pablo Iglesias encabezaría la tercera fuerza en el nuevo Parlamento y su representación solo le valdría de muleta a los socialistas para recuperar el Gobierno extremeño y mantenerse en el asturiano. El CIS ha confirmado que Iglesias dirige una fuerza deficientemente estructurada, con un anclaje débil entre los ciudadanos y con un suelo todavía sin explorar.

Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba