Nacional

Unió deja solo a Mas en su órdago soberanista: sus tres consejeros salen del Govern

UDC garantiza la "estabilidad parlamentaria" de la federación hasta las elecciones previstas para el 27 de septiembre, pero anuncia "un paso atrás" ante el "ultimátum impuesto" por Convergència y admite una "discrepancia de fondo" en el partido.

El presidente de la Generalitat, Artur Mas.
El presidente de la Generalitat, Artur Mas. GTRES

El secretario general de Unió Democràtica (UDC), Ramón Espadaler, ha anunciado esta tarde que la formación democristiana no quiere romper con sus socios de Convergència (CDC) en la federación de CiU, pero que sí sale del actual gobierno catalán. Esta decisión no supone "la ruptura de CiU", pero sí "un rechazo frontal al ultimátum impuesto por CDC"  para que Unió aceptase "sin condiciones la hoja independentista trazada por Artur Mas". Espadaler ha recordado cómo UDC votó el domingo a favor de "respetar el marco legal actual para lograr la soberanía plena de Cataluña". Los consejeros que dimitirán de sus cargos son el propio Espadaler, que era consejero de Interior, Joana Ortega, que actuaba como vicepresidenta del gobierno catalán y Josep María Pellegrí, que tenía la cartera de Agricultura. 

La decisión adoptada por el comité de gobierno de Unió supone que sus tres consellers dejarán en las próximas horas su puesto en el gobierno en minoría de CiU, que preside el convergente Mas. "El órdago y la actitud de imposición de Artur Mas y Convergència para imponernos su plan independentista al margen de la legalidad nos ha acabado distanciando y CDC deberá reflexionar acerca de si quiere mantener esta tensión hasta las elecciones", ha indicado un dirigente de Unió a Vozpópuli.

Espadaler ha explicado que su renuncia responde a "un ejercicio de coherencia ante el ultimátum impuesto por CDC y ante una discrepancia de fondo en nuestro partido"

Unidos hasta las autonómicas

"Hemos acordado mayoritariamente, garantizando la estabilidad parlamentaria de CiU hasta las elecciones del 27 de septiembre y sin querer romper CiU, que damos un paso atrás y salimos del gobierno de la Generalitat en un ejercicio de coherencia ante un emplazamiento público de ultimátum impuesto por CDC y ante una discrepancia de fondo en nuestro partido", ha resaltado Espadaler. "Creemos que de ninguna de las maneras podemos aceptar este ultimátum que nos imponía seguir con la actual hoja de ruta –del proceso independentista– de CDC. No queremos romper la federación de CiU con Convergència, queremos que haya garantías de gobernabilidad para los próximos meses”, ha precisado.

"Si alguien cree que el posicionamiento de Unió imposibilita la continuidad en el Govern, no seré yo quien se aferre", precisó Espadaler.

Habrá que ver cómo reacciona la dirección de Convergència Democràtica y si la salida de Unió del gobierno catalán no provoca la ruptura definitiva de la federación nacionalista.

Cabe recordar que este viernes, Artur Mas tiene previsto presentar la que él denomina "la plataforma del presidente", con la que sumaría las opciones independentistas tanto de CDC como de los militantes de Unió secesionistas –minoritarios– en las próximas elecciones autonómicas anunciadas para el próximo 27 de septiembre en Cataluña. Es evidente que Unió no participaría en esta candidatura y optaría por no concurrir a las elecciones bajo el paraguas de CiU.

En el caso de que en los próximos días CDC, apoyado por ERC y por los críticos independentistas de Unió que perdieron la consulta interna del pasado domingo, se negase a discutir su plan secesionista, los estatutos de la federación establecen que esa ruptura se daría "por el acuerdo válidamente adoptado de sus miembros, por la declaración explícita de uno de sus miembros fundadores y por las demás causas que prevé la ley".

Respeto al marco legal

Tras el triunfo, en la consulta celebrada por Unió el domingo, de los partidarios de respetar la legalidad vigente y rechazar la declaración unilateral de independencia, Convergència urgió a su socio a asumir la hoja de ruta independentista (pactada por CDC, ERC y las entidades soberanistas) o a finiquitar la federación. La posición alejada del independentismo del líder democristiano, Josep Antoni Duran Lleida, se había impuesto, aunque con un resultado ajustado, a la de los críticos.

Ciudadanos, que preside Albert Rivera, no ha tardado en hacer un guiño a Unió al abrir las puertas de su partido a los consellers democristianos. La portavoz de C's en el Parlament, Carina Mejías, se había mostrado "muy interesada" en saber qué pasaría con los miembros de Unió en el Govern "que han sido cuestionados por algunos miembros de su partido" tras la consulta. Mejías señaló que todos los que quieran trabajar "por la unidad y no por el enfrentamiento" serán bienvenidos en Ciudadanos.

"¿Van a ponerse a trabajar para todos los catalanes en lugar de tratar de arreglar problemas internos?", planteó en rueda de prensa la diputada, que incidió en la centralidad de C's y calificó de magníficas sus expectativas para el 27-S. Mejías señaló que quien trabaje para "dar estabilidad a Cataluña" y quiera "extender la mano a España" tendrá las puertas abiertas en Ciudadanos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba