Nacional

Talegón: "Es muy triste ver a eurodiputados defender la política de pesca cuando no han visto más carpas que las del Retiro"

La presidenta de Foro Ético, Beatriz Talegón, mantiene su postura crítica hacia los políticos asegurando que "no hacen ni caso ni a sus propios militantes". Su organización es una de las múltiples que están tomando las riendas para promover cambios desde la ciudadanía. 

Beatriz Talegón durante la mesa redonda organizada por Foro G78 y Decide
Beatriz Talegón durante la mesa redonda organizada por Foro G78 y Decide Twitter: Foro Ético

No corren buenos tiempos para la política... ni para los políticos. Si al suspenso que reciben todos los ministros por parte de los ciudadanos (el mejor valorado, según la última encuesta del CIS, fue Miguel Arias Cañete con un escaso 3,13) se suman los múltiples casos de corrupción que, entre otros, están salpicando de lleno al partido gobernante, (esta misma semana Hacienda confirmó que el PP pagó con dinero negro el plasma de Rajoy), no es de extrañar que muchos ciudadanos, agrupados en distintas plataformas y asociaciones, hayan decidido tomar las riendas para "promover cambios democráticos".

"Ante la falta de acción de quienes deberían hacer ciertas cosas, el descrédito hacia la política y el vacío de valores éticos, los ciudadanos nos hemos organizado en distintas asociaciones. Nos hemos dado cuenta de que se había generado un muro entre responsables políticos y ciudadanía. Hay un fallo en la comunicación. De ahí que nuestra labor ahora sea tender puentes entre representantes y representados", manifiesta Beatriz Talegón, presidenta de Foro Ético y exdirigente de las juventudes socialistas.

En la mesa redonda "Promoción de los cambios democráticos desde la ciudadanía" organizada esta semana por el Foro G78 y Decide, Talegón defendió acciones de su plataforma como el "decálogo del eurodiputado" sobre el perfil que deberían tener los candidatos al Parlamento Europeo para ganar en terrenos tan básicos como la transparencia. Su asociación reclama que estos representantes cuenten con conocimientos de idiomas, que conozcan el funcionamiento de la Unión Europea, que sean europeístas con convicción y sobre todo, que sus perfiles respondan a las competencias de las comisiones en las que van a trabajar.

"El problema está en que no tenemos una cultura de transparencia", destacan desde Foro Ético

"Es muy triste ver a eurodiputados que van a defender la política de pesca común cuando no han visto más carpas que las del parque de El Retiro", denuncia la que fuera dirigente de juventudes del PSOE. En su crítica hacia el 'establishment', la ahora líder de Foro Ético se encargó de recordar que uno de los problemas que afectan a la sociedad actual es que "no hay una cultura de transparencia". "Los ciudadanos se preguntan porqué los partidos políticos no les hacen ni caso pero es que hay un paso previo: los partidos no hacen ni caso ni a sus propios militantes".

"Lo que falta es una voluntad política real para cambiar las cosas", reprocha por su parte Alba Gutiérrez, del Centro de Investigación y Estudios sobre Comercio y Desarrollo (CIECODE), impulsora del Proyecto Avizor, una iniciativa de seguimiento y evaluación de la actividad parlamentaria en lo referente a la lucha contra la pobreza, el comercio de armas o las migraciones internacionales. La suya es una postura compartida por Manuel Villoria, del Foro Más Democracia, quienes "a través de una panoplia de proyectos para introducir mecanismos más democráticos" denuncian "las oscuras relaciones del dinero y la política".

Pero, ¿cómo influir en los partidos políticos desde la sociedad civil?

"Si tú das buenas ideas, tienes buena voluntad y buenos argumentos, la gente lo compra y el Gobierno, también", explica Villoria. Y añade: "La clave es cómo incentivar la transparencia haciendo ver que les hará ganar elecciones y la opacidad, perderlas. Cuando se elabora un ránking de transparencia, ningún ayuntamiento quiere salir el último". Foros deliberativos, encuestas o herramientas digitales son otros ejemplos. "Hay muchos instrumentos para democratizar, lo importante es saber usarlos y tener la voluntad de usarlos", recalca el catedrático de Ciencia Política, quien también colabora con Transparencia Internacional.

En esta misma línea, la representante del Proyecto Avizor defiende el modelo de presión ciudadana de Change. Sin ir más lejos, este sábado Meliá Hoteles canceló un seminario 'para curar la homosexualidad' ante la presión ejercida por los firmantes del manifiesto. "La educación es imprescindible, una educación en cultura participativa es relevante", zanja a este respecto. Además de Avizor, CIECODE publica un informe anual con recomendaciones que trasladan a los grupos parlamentarios. "Fomentamos que el ciudadano participe más, no queremos que salga gratis hacer afirmaciones que no sean ciertas", asegura.

"El siguiente paso es dar el salto a la rendición de cuentas, pero eso no sé si llegará algún día", cuestiona Villoria

Entre su labor destaca otra iniciativa: "¿Qué pasó con... eso que aprobó el Congreso?". Las conclusiones no son demasiado esperanzadoras: "Sólo se han cumplido el 23% de las iniciativas, mientras que en un 38% no hay acceso a la información ni tras una búsqueda concienzuda y después de habernos reunido con miembros del Ejecutivo".

"Queremos que se sepa lo que se hace en lo público"

Con herramientas como "El BOE nuestro de cada día" o "El indultómetro", la Fundación Civio pretende "reducir la barrera que impide participar a los ciudadanos". "Generamos información y la ponemos a disposición de la gente, queremos dar esas herramientas para que se sepa lo que se hace en lo público", en declaraciones de Cristina Moreno.

Por otra parte, sobresale "Tuderechoasaber.es". "Para nosotros es en proyecto agridulce porque los ciudadanos hacen preguntas y desde la plataforma se las trasladamos a la administración correspondiente pero éstas no responden. El 57 por ciento de las preguntas quedaron sin respuesta". La joya de la corona de Civio es "Quién manda", un mapa del poder en España reflejo de la falta de regulación en la actuación de lobbies y grupos de interés. "No estamos revelando ningún secreto, simplemente ponemos la información sobre la mesa", zanja Moreno.

Pese al largo camino que aún queda por recorrer y aunque "tenemos una Ley de Transparencia que se ha quedado corta, una Ley de Financiación de Partidos coja o un Tribunal de Cuentas que no funciona", según Villoria, también contamos con "una gota de optimismo". Ya hay cinco ó seis medidas que cuentan con el apoyo de los partidos, incluyendo la responsabilidad penal que recaerá sobre la figura del tesorero de un partido político. El nuevo Código Penal prevé cárcel por no vigilar a tesoreros corruptos, algo que conecta con los imputados Luis Bárcenas, Ángel Sanchis y Álvaro Lapuerta.

"Los ciudadanos están espabilando". Su intención pasa por decir adiós a la opacidad.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba