Nacional

El Banco de España asegura que la economía española "se contrajo" en el cuarto trimestre

La economía española "se contrajo" en los últimos meses del ejercicio en un entorno de "fuertes tensiones" en los mercados financieros y de deterioro de las perspectivas de crecimiento en la eurozona, según constata el Banco de España su último 'Boletín Económico'.

La economía española "se contrajo" en los últimos meses del ejercicio en un entorno de "fuertes tensiones" en los mercados financieros y de deterioro de las perspectivas de crecimiento en la eurozona, según constata el Banco de España su último 'Boletín Económico'.

El banco emisor evidencia así el deterioro de la economía en los últimos compases de 2011 "tras el estancamiento que mostró" en el tercer trimestre, en línea con las previsiones del Gobierno, que apuntan a un descenso del PIB en el último tramo del año de entre el 0,2% y el 0,3%. Si bien, la insititución presidida por Miguel Ángel Fernández Ordóñez advierte de que esta previsión está fundamentada en la información coyuntural disponible, todavía incompleta.

En cuanto al consumo privado, el Banco de España señala que "ha mostrado una marcada debilidad en el cuarto trimestre", mientras que en términos de empleo remarca que los datos mensuales más recientes apuntan a "un aumento en el ritmo de destrucción de puestos de trabajo en el cuarto trimestre". Asimismo, la entidad apunta a un aumento del ritmo de destrucción de puestos de trabajo en el cuatro trimestre, debido a la intensificación de la caída de las afiliaciones a la Seguridad Social y al repunte del número de personas adscritas a los servicios públicos de empleo.

Sobre el consumo de los hogares, explica que tanto las matriculaciones de vehículos particulares como las ventas al por menor han caído en torno al 7 %, según los últimos datos conocidos, en tanto que la confianza de los consumidores y los comerciantes ha disminuido respecto al tercer trimestre, de acuerdo con los índices que elabora la Comisión Europea.

El clima industrial También los indicadores de clima industrial han descendido respecto al trimestre anterior, así como las matriculaciones de vehículos de carga, el índice de producción industrial y la importación de bienes de equipo, lo que deja entrever la debilidad de la inversión empresarial.

La inversión en construcción no frena su caída, ya que aunque los permisos solicitados para construir vivienda se han recuperado ligeramente, la licitación de obra civil podría registrar caídas cercanas al 30 % para 2011 y 2012, según las estimaciones del Banco de España.

Del sector exterior, el boletín señala que las exportaciones de bienes están creciendo a un ritmo que es menos de la mitad del observado en el tercer trimestre, en tanto que el turismo está moderando el elevado dinamismo que venía mostrando desde mediados de 2010. Por el lado de la oferta, la entidad supervisora apunta a una caída de la actividad industrial, así como a un deterioro del sector servicios.

Respecto a los costes salariales, destaca que aceleraron ligeramente su crecimiento en tasa interanual, lo que se explica en parte por el efecto de comparación, ya que un año antes tuvo lugar el recorte de las retribuciones de los empleados públicos. Previsiblemente en su próximo boletín mensual, el Banco de España hará una estimación de cuánto ha caído la economía, en tanto que el Instituto Nacional de Estadística (INE) publicará su avance del PIB trimestral el 30 de enero.

“Reformas de calado” El Banco de España también considera que la mejora de la competitividad en España requeriría "reformas de calado" en la política de competencia y en el mercado de trabajo, que presentan "rigideces" que "retardan o impiden" una "asignación eficiente" de los recursos entre empresas y sectores.

Así lo ha dicho en su último 'Boletín Económico', el organismo que dirige Miguel Ángel Fernández Ordóñez apunta que la pérdida de competitividad de la economía española durante los últimos años no parece extenderse a las empresas "más grandes" y con mayor presencia en el comercio internacional, ya que han tenido un mejor comportamiento de los costes laborales unitarios en la última década y, a la vez, han mejorado sus exportaciones más que el resto.

Por ello, considera que dicha pérdida de competitividad podría ser resultado de una "falta de flexibilidad" para proceder a una "reasignación eficiente" de recursos. "Una medida adecuada de competitividad debería ser capaz de capturar estos elementos", señala el artículo.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba