Nacional

Garzón ajusta cuentas con los jueces del Supremo y dice ser víctima de "la casta"

El juez estrella presenta su nuevo libro, 'El fango', donde repasa cuarenta años de corrupción. A lo largo de 500 páginas, deja unos cuantos recados para sus enemigos…

Baltasar Garzón ha vuelto a coger la pluma. La próxima semana el exjuez estrella presenta su nuevo libro, El fango (Debate), donde repasa cuarenta años de corrupción en España. A lo largo de 500 páginas no solo se refiere a los principales casos turbios, sino que además aprovecha para dejar unos cuantos recados para sus enemigos. En particular, ajusta cuentas con los jueces del Tribunal Supremo que decidieron su condena. Y se presenta como una víctima de "la casta".  

Este libro del juez condenado por prevaricación se divide en 14 capítulos. En doce de ellos repasa los principales casos de corrupción que se manifiestan en diversas formas de la vida pública española, como "la política nacional", "la bancaria y entre privados", "la policial" o "la administración de Justicia". Las dos partes restantes de la obra se dedican a "el precio de combatir la corrupción", donde se refiere a su expulsión de la judicatura, y a las medidas necesarias para acabar con este mal endémico en España. La obra consta de 609 páginas que incluyen casi cien de anexos y un glosario sobre esta lacra. 

El Supremo condenó a Garzón por prevaricación por haber ordenado las escuchas a las conversaciones mantenidas en prisión entre algunos acusados del caso Gürtel y sus abogados

Sin duda, las páginas más morbosas y novedosas tienen que ver con su explicación de su salida de la Audiencia Nacional. Como se recordará, el Tribunal Supremo condenó a Garzón por prevaricación por haber ordenado las escuchas a las conversaciones mantenidas en prisión entre algunos acusados del caso Gürtel y sus abogados. El exjuez se refiere a estos hechos luctuosos para él en dos momentos del libros. En primer lugar, dentro del capítulo sobre "corrupción política nacional", Garzón incluye un epígrafe llamado "la persecución de los jueces por el Partido Popular". En la página 139, escribe que "mi participación en el caso Gürtel parecía haber llegado a su fin, pero el asedio continuó y me encontré con tres causas coordinadas contra mí en el Tribunal Supremo".

"Un ajuste corporativo"

Se refiere a los casos de las escuchas de Gürtel, de los cobros de Nueva York y de la investigación de los crímenes del franquismo. Aquí Garzón ya desliza que Manuel Marchena, hoy presidente de la Sala Segunda del TS, "reconoció cínicamente" que una de las causas, la de los cobros, estaba prescrita. "Parecía que las causas estaban planeadas desde el principio para acabar conmigo y así se lo planteé a mi familia y a mis amigos, para que se fueran preparando (yo también) para lo que sería la última escenificación de un ajuste corporativo en el que influyeron muchas cosas. Tantas como ausencias de delitos". A su juicio, "al final se comprobó cuál era la estrategia: jugar con los tiempos, retrasando la causa del franquismo para avanzar con la de Gürtel y dejar en la recámara, por su acaso, la tercera". 

Es en el capítulo 13 donde se presenta como uno de esos jueces que han visto truncada su carrera por haber perseguido sobremanera a los delincuentes

Líneas más adelante, casi al final del libro, Garzón aborda directamente su expulsión de la carrera judicial. Es en el capítulo 13 donde se presenta como uno de esos jueces que han visto truncada su carrera por haber perseguido sobremanera a los delincuentes. Para empezar, narra algunas presiones y algunos ataques que sufrió en el pasado, como los anónimos amenazantes recibidos en su despacho, la quema del coche del novio de su hija, el envenenamiento de su perra o la acusación, en 1993, de que había recibido dinero de los fondos reservados. Después de estas anécdotas, entra en el meollo de la cuestión al hablar de "tres causas perfectamente armonizadas" que pretendían "terminar de una u otra forma con mi actividad judicial" (página 446). 

Recuerda que en el caso de las escuchas intentó recusar a los magistrados Marchena y Luciano Varela -instructores de las otras dos causas en marcha- pero la Sala Penal lo impidió. "Percibí desde mucho tiempo antes que la decisión estaba tomada y me dediqué a prepararme anímicamente para el momento de la sentencia. Esta se produjo el 9 de febrero de 2012 y su notificación subrepticia demuestra la corrupción de la burocracia". "No se respetó -abunda el exmagistrado- ni uno solo de los requisitos de la ley para comunicarme la sentencia. En un pasillo y casi a oscuras vi el fallo condenatorio". 

"En ese momento, todas mis convicciones sobre la imparcialidad y la independencia judicial se vinieron abajo de golpe y sentí en carne propia el poder de la corporación y la 'casta"

Esa forma de enterarse le golpeó porque "en ese momento, todas mis convicciones sobre la imparcialidad y la independencia judicial se vinieron abajo de golpe y sentí en carne propia el poder de la corporación y la 'casta". "No les guardo rencor a quienes me condenaron, pero aún sigo buscando las razones últimas y me asusto solo con pensarlo". A renglón seguido habla de "guión establecido" de forma previa y asegura que el PP puso en marcha un "comité de estrategia" para combatir sus decisiones judiciales cuando estaba en ejercicio.

En el epílogo de la obra, Garzón, resignado, afirma que pretendía acabar "con un mensaje de esperanza" que le cuesta encontrar. Se pone en contra de ese viejo principio que dice que en los tiempos electorales la Justicia no debe tomar decisiones importantes para influir en los comicios. Argumenta para ello que si los jueces siguen su curso en campaña "podremos contestar a quienes afirman que la corrupción no tiene incidencia en unas elecciones". Y termina así: "El voto no convalida la corrupción, pero sí contribuye al hundimiento en un fango cada vez más espeso y que empobrece no solo la economía, sino también la moral del pueblo". 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba