Nacional

Los curiosos vaivenes de Garzón en el caso que costó la vida al fiscal Nisman

En 1997 el juez declinó investigar en la Audiencia Nacional el atentado contra AMIA. En 2010 participó en un acto en recuerdo a las víctimas. Ahora asegura que "el Gobierno argentino no tiene nada que ver con esta historia".

La misteriosa muerte del fiscal Nisman ha conmocionado a Argentina.
La misteriosa muerte del fiscal Nisman ha conmocionado a Argentina. EFE

Baltasar Garzón ha roto su estruendoso silencio sobre la muerte del fiscal argentinoAlberto Nisman. Y lo ha hecho para defender al Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. Algo que era de esperar teniendo en cuenta las fantásticas relaciones que el exjuez estrella mantiene con dicho Ejecutivo. "El Gobierno argentino no tiene nada que ver con esta historia porque es el principal perjudicado". Una opinión algo menos incisiva que otras que expresó en el pasado sobre el atentado contra la AMIA de 1994. En 2010 el hombre que veía amanecer participó en un acto en recuerdo a las víctimas del ataque y apuntó con sus palabras hacia Irán. Mucho antes, en 1997, declinó investigar en la Audiencia Nacional el atentado cuando le presentaron indicios que apuntaban a la culpabilidad de argentinos. 

La sospechosa muerte del fiscal Nisman ha conmocionado a toda Argentina. Un país donde en los últimos años ha encontrado asiento Garzón, como asesor en el Parlamento. Puesto al que ha llegado gracias a su estupenda relación con la propia Kirchner. Teniendo en cuenta el currículum del juez apartado de la carrera judicial en España, se esperaba con atención qué tenía que decir al respecto de este crimen que huele a cloacas del estado. La pasada semana Vozpópuli se puso en contacto con la célebre fundación que lleva su nombre para intentar recabar la opinión del juez sobre este asunto tan turbio como sospechoso. "Está a la espera de lo que resulte de la investigación", comentaron como respuesta oficial desde la Fundación Internacional Baltasar Garzón (FIGBAR). 

En sus primeras palabras sobre el caso Nisman, Garzón se pone del lado del Gobierno argentino, como era de esperar, hablando de "ataque a la estabilidad"

El viernes, con motivo de su visita a Cornellá para tomar parte en unas jornadas, Garzón rompió su silencio. En una entrevista concedida a El Periódico de Catalunya, afirmó, en línea con lo antes comentado: "pido que la investigación avance, no tengo elementos para emitir una opinión". Pero a renglón seguido añadió que "creo que el Gobierno argentino no tiene nada que ver con esta historia porque es el principal perjudicado". "Es un ataque a la estabilidad", agregaba. Es decir, se ponía del lado del Ejecutivo de Kirchner. Aunque no se sabe si, como la presidenta argentina, ha cambiado de opinión para hablar de un complot contra ella.

A punto estuvo de investigar

Y, hablando de cambios, resultan curiosos los vaivenes del exjuez en lo referente al caso que ha costado la vida al fiscal Nisman. En 1994 se produjo el atentado contra la sede de la Asociación Mutual Israelí Argentina (AMIA) en Buenos Aires que costó la vida a 85 personas. Poco después, en 1997, un periodista argentino acudió a la Audiencia Nacional de Madrid para denunciar la conspiración que él había investigado en relación a aquel ataque. Se trata de Juan José Salinas.

Él mismo ha explicado cómo se reunió con Garzón para contarle que los autores del atentado eran argentinos protegidos por la Policía del país. Un relato de los hechos que previamente, en el tercer aniversario de la masacre, este periodista denunció en un libro. Según refiere en varias entrevistas el propio Salinas, su encuentro fue cordial y Garzón, interesado por el asunto, le escuchó atentamente y le mostró su apoyo. Pero el juez declinó cualquier intento de investigación del caso por ausencia de pruebas concluyentes

Ahora, en 2015, cuando ha fallecido en extrañas circunstancias un fiscal que acusaba al Ejecutivo argentino de aquel crimen, Garzón solo tiene claro que su amiga Kirchner es la principal perjudicada

Trece años después, Garzón acudió a un acto en recuerdo de las víctimas del atentado contra la AMIA. Y allí puso en entredicho la actuación del Gobierno de Irán -al que se ha acusado de estar relacionado en el ataque- en la investigación. "Si Irán no cumple el requerimiento de las autoridades judiciales de la Argentina y la Interpol, es evidente que contribuye y es parte de esa impunidad y de esa acción que desarrollaron por lo menos en forma encubierta", afirmó, según las crónicas de diarios argentinos.

En síntesis, en 1997 Garzón a punto estuvo de ponerse a investigar a argentinos implicados en el caso; en 2010 el juez reclamaba que se investigase contra viento y marea y apuntaba a Irán; y ahora, en 2015, cuando ha fallecido en extrañas circunstancias un fiscal que acusaba al Ejecutivo argentino de aquel crimen, Garzón solo tiene claro que su amiga Kirchner es la principal perjudicada. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba