Nacional

El puerto de Valencia, la Caja Mágica, las empresas de suelo y otros descalabros de los ayuntamientos

Las empresas municipales como Consorcio 2007 Valencia o Madrid Destino acumulan grandes deudas que agravan la situación de varios ayuntamientos que pueden ser subsidiarios. 

El circuito de Valencia de Fórmula 1.
El circuito de Valencia de Fórmula 1. Gtres

Terminarán las negociaciones y los nuevos alcaldes tomarán posesión, formarán corporación y mirarán las cuentas para empezar a gobernar. Es posible que ese sea el instante en el que muchos sueños de campaña pasen al fondo del cajón. La deuda en las administraciones locales asciende a más de 40.000 millones de euros. Un lastre para la mayoría de nuevos gobiernos, que tendrán las manos atadas para llevar a cabo sus promesas.

Uno de los problemas principales, especialmente en las grandes ciudades, se encuentra en las empresas municipales, entidades que no dependen directamente de los gobiernos locales pero que repercuten en su funcionamiento. Hace pocos días el Consorcio Valencia 2007 reconoció una deuda de 420 millones de euros. La empresa, que gestiona el puerto ampliado para albergar la Copa del América, afirma no poder pagar los créditos que debe al ICO y considera  que la continuidad de la empresa queda “condicionada a las aportaciones de las Administraciones” si la deuda no es condonada. Meses antes el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ya dio por imposible la posibilidad de perdonar cualquier duda a la entidad.

El Consorcio Valencia 2007n tiene una deuda de 420 millones y pide ayuda a las Administraciones

Las administraciones tienen, consecuentemente, dos opciones, poner más dinero en un proyecto de difícil rentabilidad o dejar caer la empresa, lo que supone pérdida de empleo y acabar también con uno de los proyectos más ambiciosos de la ciudad del Turia. No es la única ambición que ha supuesto un aldabonazo para las cuentas valencianas. El gran premio de Europa de fórmula 1 que la ciudad albergó durante cinco años, necesitó también de una gran inversión para poder atraer al gran circo, alrededor de 100 millones para la construcción del circuito y cerca de 27 (el dato no es público) como canon por cada uno de los años en los que se disputó la carrera. El ayuntamiento alega que la celebración de la carrera tenía un gran retorno económico y que el balance de la cita fue positivo.

No solo en Valencia hay empresas de presupuestos desorbitados. Es paradigmático el caso de la sociedad que gestionaba el suelo en Córdoba, Procórdoba, que terminó disolviéndose en 2013 carcomida por las deudas. La caída del precio de la vivienda supuso una bajada importante del valor de sus activos, por lo que se empezaron a acumular deudas hasta llegar a casi 30 millones de euros.

La deuda de Madrid

Madrid, el ayuntamiento más endeudado de España en términos absolutos, también cuenta con varios negocios ruinosos a sus espaldas. El más emblemático es el de la Caja Mágica, emblema de la fallida ambición olímpica de la ciudad que costó más de 300 millones de euros y solo tiene actividad real diez días al año. Un elefante blanco en toda regla para el que se han buscado decenas de soluciones, siempre sin buen resultado. Se trató que el Madrid de baloncesto disputase allí sus partidos, se alquiló sus terrenos a una escudería de Fórmula 1, se alquiló a la Federación de Tenis de Madrid y la española de balonmano, todos ellos morosos. Incluso se intentó subsanar parte del desaguisado con la organización de una eliminatoria de Copa Davis que también fue deficitaria.

La empresa que gestionaba la Caja Mágica y otros populares recintos de la ciudad, Madrid Espacios y Congresos, fue disuelta en 2013 con una deuda de 400 millones de euros que fue a parar directamente al Ayuntamiento. Tampoco ayudaba que su nombre se hubiese visto implicado en las muertes del Madrid Arena. Su gestión ahora depende de otra empresa pública llamada Madrid Destino, que ha sufrido drásticas reducciones de presupuesto para equilibrar las maltrechas cuentas el consistorio capitalino. También la empresa del suelo y la vivienda tiene los números rojos como costumbre, ha llegado a alcanzar los 640 millones de euros. Las empresas de vivienda y suelo, habituales en todas las ciudades de España, son de las que peor han podido capear la crisis, al encontrarse su actividad en el centro del huracán. Son muchos los municipios de España que ven lastradas sus cuentas por las empresas dedicadas a ese fin.

Las empresa de vivienda y suelo sufrieron una caída abismal en su valor por la crisis

En los últimos tres años la inversión pública se ha reducido y los gobiernos locales han tenido que afrontar las mastodónticas deudas que les constriñen. En Sevilla, por ejemplo, la deuda de las empresas municipales asciende a 571, todo un éxito si se tiene en cuenta que en los últimos cuatro años descendió en 167 millones. Es decir, a pesar de reducir un 23% lo que deben el total de la misma sigue siendo una carga importante para la ciudad.

Casi todos los municipios tienen facturas en los cajones que entorpecerán la labor de gobierno de los nuevos alcaldes. La armonía entre las cuentas propias y la realización de los proyectos prometidos no es siempre sencilla, más aún cuando muchos consistorios tienen problemas en muchos casos también con las empresas municipales. El dinero no sobra, el equilibrio es difícil. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba