Nacional

Los funcionarios del Ayuntamiento de Madrid se rebelan contra Botella por la entrada de 'enchufados' del PP

La Asociación de Funcionarios de Carrera de Madrid denuncia "que se entregan servicios públicos a empresas privadas de distinta naturaleza" y se coloca a eventuales, sin la preparación adecuada, en puestos de funcionarios, "sin otra cualificación más relevante que la de ser militantes de alguno de los partidos políticos representados en la corporación municipal".

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella.
La alcaldesa de Madrid, Ana Botella. gtres

A Ana Botella se le acumulan los problemas. Ahora son los funcionarios de carrera del Ayuntamiento de Madrid quienes se han rebelado. Hace algunas semanas han constituido un grupo, llamado Asociación de Funcionarios de Carrera de Madrid (FCAM), para decir 'basta' ante la entrada de 'enchufados' del PP en la corporación.

FCAM es, según su promotores, "una asociación abierta a los funcionarios de todas las categorías profesionales que hayan ingresado a través de una oposición o concurso-oposición convocado por esta corporación municipal". Se declaran "absolutamente independiente de cualquier partido u organización sindical o de otro tipo, y no está adscrita a ninguna corriente ideológica o religiosa".

Se consideran los principales damnificados "por una de las políticas municipales más nefastas de los últimos años: la que convirtió la administración de la ciudad en una organización de estructura desmesurada y costosísima, concebida para propiciar su ocupación por burócratas de la estricta confianza política o personal del equipo de gobierno municipal". Consideran que "los funcionarios municipales de carrera han sido privados de la posibilidad de completar su carrera administrativa en beneficio de quienes, siendo ajenos al Ayuntamiento de Madrid, ostentaban, como principal mérito, la proximidad o el favor del responsable político o administrativo de turno".

La asociación denuncia "que se entregan servicios públicos a empresas privadas de distinta naturaleza"

Además, la asociación denuncia "que se entregan servicios públicos a empresas privadas de distinta naturaleza" y se coloca a eventuales, sin la preparación adecuada, en puestos de funcionarios, "sin otra cualificación más relevante que la de ser militantes de alguno de los partidos políticos representados en la corporación municipal". La asociación cree que las condiciones de trabajo "empeoran sin cesar, mientras el gobierno municipal se empeña en consolidar estructuras administrativas cuyo gasto es insostenible e inútil".

Para empezar este grupo de empleados públicos del Ayuntamiento de Madrid ha abierto una sede en la calle Velázquez, y ha lanzado una página web en la que hará públicos sus estudios sobre el desembarco de eventuales en la Corporación.

Burbuja en la gestión de la Policía Municipal

Su primer trabajo se llama "burbuja orgánica en la gestión de la Policía Municipal 2003/2013" en la que se analiza la llegada de personas afines al PP a la gestión del Cuerpo.

Este trabajo señala que en el año 2003 "se sustrajeron a los Cuerpos de Seguridad y Emergencias sus competencias de gestión que hasta ese momento realizaban con su propio personal, asignándoselas a Direcciones Generales de nueva creación cuyos titulares y personal no forman parte de estos Cuerpos". "Direcciones que, -añaden- además de ser insostenibles económicamente, con el paso del tiempo se ha comprobado que solo aportan confusión y burocracia y han resultado inoperantes e ineficientes".

El estudio añade que "la estructura de estas direcciones ha ido creciendo a lo largo de estos diez últimos años configurándose como verdaderos monstruos administrativos, devoradores de altos presupuestos, que supeditan los servicios de los Cuerpos de Seguridad y Emergencias al propio funcionamiento de estas macroestructuras creadas para su gestión".

Para realizar las funciones de gestión de la Policía Municipal "se precisan 41 puestos de trabajo con nivel 28 o superior: 8 puestos de nivel 30, 8 de nivel 29 y 25 de nivel 28, que conforman un organigrama que por excesivo es confuso e inoperante".

"La mayoría del personal que ocupa estos 41 puestos de trabajo -señalan- procede de otras Administraciones Públicas, habiéndose seguido para su elección criterios de puro nepotismo, entendiéndose por éste no sólo afinidades familiares, sino también sociales e incluso religiosas. Todo ellos sin contabilizar a los Consejeros Técnicos, Asesores y análogos que no están incluidos en las gráficas, puesto que no figuran en el acuerdo de estructura vigente, mereciendo este tipo de puestos de trabajo un estudio independiente y conjunto con los existentes en el resto del Ayuntamiento".

Aproximadamente el 50% del personal de la Jefatura de la Policía Municipal procede de la Administración del Estado y autonómica y llegó de la mano de Alberto Ruiz-Gallardón

Hace algunos meses se publicó que aproximadamente el 50% de las personas que trabajan en la Jefatura de la Policía Municipal procedía de la Administración del Estado y autonómica y habían llegado tras el aterrizaje de Alberto Ruiz-Gallardón a la alcaldía de Madrid.

La Policía Municipal de Madrid que contaba con 6.700 agentes cuando se fue José María Álvarez del Manzano, tenía en abril de este año 6.475 personas, a pesar de lo cual se ha aumentado la estructura administrativa, según el estudio de esta asociación.

"De la reducción de efectivos -añaden- es de la que realmente se están nutriendo los presupuestos municipales, junto con la supresión de pagas y premios por años de servicio, para sufragar el incremento innecesario y desmesurado de la macroestructura denunciada en este informe".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba