DIEZ AÑOS DE LOS ATENTADOS DE ATOCHA

'El Gitanillo', único menor condenado por el 11-M, deja de estar bajo control judicial

Condenado a 6 años de internamiento y 5 de libertad vigilada, la Audiencia Nacional dio por cumplida su pena el pasado viernes, un año antes de lo previsto. Desde que abandonó el centro de menores en 2010, estaba obligado a cumplir unas normas de conducta.

Una ramo de flores junto a la vía del Cercanías el día en que se cumplió el décimo aniversario de la masacre
Una ramo de flores junto a la vía del Cercanías el día en que se cumplió el décimo aniversario de la masacre GTRES

Fue el primer condenado por el 11-M y el único que era menor de edad. Gabriel Montoya Vidal, más conocido como 'El Gitanillo', juzgado por ayudar a la 'célula' islamista a conseguir el explosivo con el que se cometieron los atentados de Atocha, accedió el pasado viernes 18 de julio a la libertad plena. Atrás quedan seis años de internamiento en un centro de menores y cuatro más de libertad vigilada, uno menos de los que en un primer momento le había fijado la sentencia del Juzgado Central de Menores de la Audiencia Nacional gracias a su buen comportamiento. Gabriel, también conocido como 'Gabi', 'El Guaje' y 'Bambi', tenía 16 años cuando fue detenido. Hoy ya ha cumplido los 26 años de edad.

La fiscal redujo la petición de pena de ocho a seis años de internamiento para evitar que los dos últimos los pasase en una cárcel de adultos 

'El Gitanillo', que vivía en la localidad asturiana de Avilés, fue condenado en noviembre de 2011 como presunto autor de un delito de colaboración con banda terrorista en su modalidad de suministro y transporte de explosivos. El fallo judicial declaró probado el relato de los hechos que en aquel momento hizo el fiscal de menores y con el que se conformó el joven. En el mismo se detallaba que intervino en buena parte de los contactos que el exminero José Emilio Suárez Trashorras mantuvo con la 'célula' islamista para facilitarles el explosivo y que, incluso, hizo un viaje a Madrid a petición de aquel para entregar a Jamal Ahmidan 'El Chino' una mochila con unos 20 kilos de dinamita Goma 2 Eco. También consideró probado que un noche acompañó a tres de los terroristas a mina Conchita a recoger casi 200 kilos más de explosivos, además de clavos y tornillos que fueron utilizados como metralla.

En un primer momento, el fiscal pidió para él ocho años de internamiento, el máximo que recoge la Ley del Menor para el delito de colaboración terrorista. Sin embargo, al inicio de la vista la representante del Ministerio Público decidió rebajarla a seis años para evitar, precisamente, que el joven tuviera que ingresar en un centro penitenciario de adultos para cumplir los dos últimos años de reclusión, cuando sobrepase los 22 años. El equipo técnico del centro de menores de Madrid donde se encontraba desde su detención el 15 de junio de 2004 así lo aconsejaron en aquel momento ya que en los meses que llevaba recluido habían observado "ciertos progresos" que recomendaban evitar su paso por una prisión ordinaria.

Formación laboral en carpintería

En 2007, la familia solicitó que el joven fuese enviado a un centro de menores en Asturias, y que allí tuviera un régimen menos estricto. Sin embargo, la Audiencia Nacional se negó al considerar que existía el riesgo de que su regreso a un ambiente familiar desestructurado en el que se movía cuando participó en los preparativos de los atentados pudiera ser perjudicial para su rehabilitación. En marzo de 2010, el magistrado aprobó medidas de reinserción laboral para el joven, que le permitieron realizar cursos de carpintería en el exterior del centro madrileño en el que ha estado internado, aunque volvió a negarse a que obtuviese la libertad antes de tiempo, como pedía su abogado.

Finalmente, en junio de ese mismo abandonó el centro de menores una vez cumplidos los seis años de internamiento que fijaba la sentencia. Regresó a Avilés, a vivir con su madre, y a partir de ese momento se le aplicaron diferentes medidas de control bajo la figura de la 'libertad vigilada', aunque éstas últimas nunca fueron dadas a conocer públicamente ni tampoco se informó de ellas a las víctimas del 11-M, dada la condición de menor de 'El Gitanillo' cuando cometió los hechos. No obstante, fuentes jurídicas indican que las mismas han estado durante estos cuatro años enfocadas a conseguir su formación laboral y, con ello, su reinserción social. De hecho, en Asturias, inició un curso de Formación Profesional y comenzó a alternar periodos de trabajo con otros de paro. Ésta es la situación en la que se encontraba el pasado viernes, cuando abandonó la situación de libertad vigilada y, por tanto, dejó de estar bajo control judicial.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba