Nacional

El alcalde de Gandía ganó 7,2 millones al canjear deudas por acciones de Bankia

Ningún preferentista ha tenido la suerte del alcalde de Gandía, Arturo Torró (PP): ha duplicado el valor de sus acciones de deuda subordinada de Bankia. El Frob le hizo ganar una plusvalía de 7,2 millones. Y todo ello por una cartera que sólo le costó dos millones de euros propios.

El alcalde de Gandía, Arturo Torro (PP)
El alcalde de Gandía, Arturo Torro (PP) arturotorro.es

Llamativo es que el alcalde de Gandía, Arturo Torró (PP), consiguiera 37 millones de euros mediante créditos de Bancaja en cinco años (2007 a 2011), que hoy se acumulan camino del cajón de vencidos e impagados. Lo hizo a través de 19 operaciones  crediticias, cada una de las cuales dejó rastro de irregularidades en su adjudicación e incluso indicios de presuntas mediaciones de dirigentes del PP para otorgarle un supuesto trato de favor.

Pero, tras acumular tal cadena de créditos con sospechas de trato de favor, hubo un hecho que le benefició con mayor descaro a la hora de asumir sus multimillonarias deudas: el Frob (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria) le permitió el 16 de abril de 2013 canjear títulos de deuda subordinada de Bancaja que  compró por 7,9 millones en 2009 y 2010 por acciones de Bankia valoradas en 15,1 millones. Esto le brindó a tan moroso regidor, al menos, una plusvalía de 7,2 millones. Sin embargo, los preferentistas, en el mejor de los casos, apenas llegan a recuperar el valor de las acciones que compraron y tras un largo pleiteo.

El hiperactivo alcalde de Gandía ni siquiera se jugó su dinero para adquirir tales títulos de deuda subordinada, que tanto juego le darían para utilizarlas recurrentemente como garantías más allá de lo que la normativa bancaria permite. Torró compró tal deuda subordinada de Bancaja con 4,9  millones que le prestó Bancaja. El círculo perfecto: Bancaja le presta el dinero con el que compra acciones para garantizar sus créditos.

En muchas ocasiones, Torró compra la garantía tras formalizar el crédito  y la usa para afianzarlo a posteriori. Por tanto, el banco financia todo, garantías y  préstamo. No hay apenas garantías ajenas a tal circuito. Torró no aporta prácticamente ninguna garantía real propia para tanto desembolso. Bancaja juega al solitario con 37 millones en beneficio del alcalde de Gandía, salpicado en Gürtel por pagar gastos electorales del PP a la trama de  Correa.

Torró sólo puso dos millones de su bolsillo para estas acciones que hoy le valen 15,1 millones. Y todo ello salpicado de emails internos que apuntan a dos hechos: o bien Torró gozó del favor de los máximos dirigentes de Bancaja y Bankia o una trama interna de directivos hizo creer tal cosa para, a sus espaldas e invocando su nombre en falso, beneficiar sus intereses. En ambos casos, Torró tuvo un claro apoyo interno en Bancaja primero y en Bankia después.

Y tal cartera es su mejor salvavidas tras el naufragio del grupo, con concursos de acreedores varios: de los 37,4 millones que Torró adeuda hoy a Bankia (3, 1 millones ya vencidos), ésta confía en recuperar 16,7 millones a través de las garantías depositadas por el alcalde popular, de los cuales 15,1 millones salen de sus milagrosas preferentes reflotadas por el Frob. El resto, 13,8 millones Bankia teme que Torró no lo devuelva nunca.

La investigación interna abierta sobre los créditos facilitados al alcalde de Gandía ha puesto de relieve que sus reiterados préstamos, una veintena entre 2007 y 2001, estuvieron plagados de irregularidades: garantías irreales o insuficientes por ser títulos ya pignorados previamente o que no cubrían el monto concedido; con falseamiento del volumen del negocio proyectado y con un uso dado al dinero recibido casi siempre distinto al acordado.

Compró acciones por debajo de su valor nominal

Pero por encima de este presunto sostenido trato de favor al otorgarle cada pocos meses un nuevo crédito, cuando ya usaba cada préstamo para paliar otras deudas de un grupo en clara agonía, hay un elemento que ejemplifica como siguió siendo privilegiado también a la hora de cobrar o fijar sus deudas. E incluso al comprar preferentes.

Torró tuvo la suerte de comprar por 2,1 millones un total de 3.420 títulos de deuda subordinada en Bancaja a través de Mundo Charter. Es decir, lo hizo por debajo de su precio de su valor nominal. Apenas abonó un 60% de su valor nominal.  Esta inversión le supuso unos rendimientos de medio millón.

Además Torró compró otros 19.300 títulos de deuda subordinada de Bancaja entre 2009 y 2010 a través de TVH. Apenas pagó 5,8 millones, un 30% de su valor nominal. Su precio eran 19,3 millones. Y le dieron unos rendimientos de 2, 6 millones.

Pero el gran pelotazo lo da Torró el 23 de mayo de 2013. El informe interno lo detalla así: "Con fecha 23 de mayo de 2013, en base a una resolución de la Comisión Rectora del FROB de 16 de abril, se ha llevado a cabo una operación de canje de los títulos de deuda subordinada titularidad de las sociedades TVH y Mundo Charter por acciones de Bankia a las que se les ha otorgado un valor de 15,1 millones. Asimismo, en el momento del canje, se ha hecho efectivo el pago de un cupón anual. Dichas acciones han sido pignoradas y bloqueadas por parte de la sociedad el día inmediatamente posterior a la operación de canje".

"Los títulos de DSB adquiridos por TVH y  Mundo Charter en los años 2009 y 2010 por un importe de 7,9  millones son canjeados en el año 2013 por acciones de Bankia a las que se otorga un valor de 15,1 millones obteniendo una plusvalía de 7,2 millones".

El resultado de tal intervención del FROB no podía ser mejor para los intereses de Torró: "En consecuencia, los títulos de DSB adquiridos por TVH y  Mundo Charter en los años 2009 y 2010 por un importe de 7,9  millones son canjeados en el año 2013 por acciones de Bankia a las que se otorga un valor de 15,1 millones obteniendo unas plusvalía de 7,2 millones".

 La paradoja es que el propio informe señala la curva de caída de la cotización de la deuda subordinada de Bancaja/Bankia desde 2010 a la actualidad. Esto agiganta el milagro de los panes y las acciones de Torró. Abogados que llevan miles de pleitos de preferentistas como Miguel Durán muestran su sorpresa ante tal pacto: "Yo lo firmaría sin dudar. Mis clientes, tras años de pleitear, como mucho recuperan el dinero invertido y con mayor suerte o pericia un 3% más. Nunca lo duplican. Ni cobran el cupón. Igual tiene que ver con el hecho de ser alcalde de Gandía".

Sin embargo, fuentes relacionadas con tal operación restan toda sombra de favor a Torró: "El canje planteado por el Frob dio como resultado que los clientes que tenían preferentes perdían dinero, pero los que tenían deuda subordinada, con una quita menor y con el aumento del valor de la acción de Bankia, ganaron dinero".

Pese a lo abultado de la cifra, puede haber miles de clientes más que tuvieron un porcentaje similar de ganancias. Sin embargo, lo que marca el pelotazo es cómo llegó a tal inversión Torró. 

Es la guinda a una cascada de créditos en condiciones sospechosas de trato de favor. Su concesión burla todo control y prudencia como atestigua la investigación interna. Esto ha generado que la mitad de los 37 millones que debe Torró se vea incobrable. Y que la otra mitad adeudada se dé por garantizada tras valorarle el FROB en 15 millones unas acciones pagadas por dos millones de dinero del alcalde de Gandía.

El detalle de las anomalías acumuladas, crédito a crédito, es el siguiente:

-10 de enero de 2007. Bancaja concede 4,7 millones a la sociedad TVH de Torró. Se le consiente que sólo sitúe unas garantías en cuentas corrientes por apenas 3 millones, que luego rebaja, cuando debió inmovilizar dicha suma. Usa el dinero para fines distintos a los pactados. Utiliza 3,9 millones para adquirir deuda subordinada con los que compra deuda subordinada, títulos que pignora en esta operación y en otras posteriores reiteradamente.

-31 de noviembre de 2008. Formaliza la novación de un crédito por 1.5 millones en favor de TVH.  Las garantías se basan en propiedades de dicha firma (una vivienda, cuatro plazas de aparcamiento, y un trastero). No se ha podido acreditar el valor de los inmuebles que se aportan como garantía.

- 4 de febrero de 2009. Xátiva, otra firma de Torró, recibe 900.000 euros...para pagar facturas a proveedores. Torró, que ya se había presentado como fiador para operaciones anteriores, aporta unos títulos pignorados por 761.000 euros, inferior al crédito concedido. Pero como además ya habían sido pignorados previamente, el valor de la garantía era nulo.

-5 de junio de 2009. Bancaja concede 225.000 a la firma Sidharta del alcalde de Gandía para reformar su restaurante. Nuevamente, Torró ofrece como garantía pignoraciones ya previamente aportadas. Por tanto, no entrega garantías reales. "El valor era nulo". Y no se sabe para qué usó el dinero.

- 28 de octubre de 2009. TVH logra un crédito de 14,6 millones para "reunificar la deuda del Grupo Torró y constituir Maderarte".  Ofrece como garantía títulos por valor de diez millones, cifra ya inferior al crédito. Pero lo más irregular es que 3,7 millones ya los había pignorado en dos créditos previos. Usó el dinero para fines ajenos a los previstos.

- 29 de diciembre de 2009. TVH recibe un nuevo crédito por valor de un millón. Torró, como tantas otras veces, se ofrece como fiador. Ofrece títulos ya previamente pignorados. Su valor era nulo. Usó el dinero para fines ajenos a los pactados.

-20 de enero de 2010. TVH entrega un crédito de 4,9 millones para cancelar una deuda de 3,1 millones con BBVA. Aporta como garantía títulos ya previamente pignorados por ello las garantías son insuficientes. Casi un millón es usado para comprar títulos que son pignorados en esta ocasión y en futuras operaciones. La  paradoja es total: El dinero del crédito lo usa para comprar, a posteriori, garantías para el préstamo recibido.

-9 de febrero de 2010. Crédito a Mundo Charter por 310.000 euros. La garantías son títulos previamente pignorados. Su valor era nulo.

-21 de abril de 2010.  Maderarte recibe 400.000 euros. Ofrece como garantía títulos ya pignorados. Su valor era nulo.

-4 de junio de 2010. New Bamba percibe 1,2 millones. No consta garantías para el préstamo destinado a la compra de un solar para el restaurante siddaharta. Las proyecciones financieras del negocio son muy distintas de los datos reales. El dinero ni siquiera entra en New Bamba. Y el comité de riesgos avisó de los peligros: el cliente sólo paga el 10% de la compraventa, la generación de recursos resulta insuficiente y en un sector como la hostelería "su efectivo cumplimiento reviste un alto grado de incertidumbre"; los fondos propios resultan "meramente testimoniales". Todas las alertas fueron desoídas.

-9 de junio de 2010. Localfuner recibe medio millón de euros para invertir en un tanatorio en Ciempozuelos. Como garantía ofrece el contrato de su concesión. Esto arroja un dato insólito: el alcalde de Gandía es contratista del ayuntamiento de Ciempozuelos. El informe no entra en posibles incompatibilidades legales al ser un cargo público cliente de un organismo público. El analista de Bancaja se mostró desfavorable al crédito: dudaba de la viabilidad del negocio. Los títulos aportados eran nulos: ya estaban pignorados. Y no se cumplieron los ingresos publicitados.

-14 de julio de 2010. TVH recibe 1,2 millones para cancelar una deuda con Pearle Batam bv. El valor de los títulos es de apenas 300.000, muy inferior al capital concedido.

-1 de octubre de 2010. Mundo Charter recibe 300.000 euros. Torró garantiza el crédito con títulos ya p¡gnorados dos veces, por tanto, con humo. Usa los fondos para fines ajenos a los pactados.

-14 diciembre de 2010. New Bamba logra 200.000 euros. No se puede saber el valor de las acciones ofrecidas como garantías (situadas en el Abbey National). Pero se presume que no valen más de 50.000 euros. El fin era invertirlo en el restaurante Pazo do Prado, en Gandía, pero no consta que lo hiciese.

-31 de diciembre de 2010. TVH recoge 1,7 millones para obras en dos restaurantes y en un disco bar. Ofrece títulos de deuda pública. Curiosamente, compra la garantía tras formalizar el préstamo. En todo caso, no cubren nada más que 300.000 euros o, años más tarde, 486.000 euros. No se usa para los fines previstos.

"El lunes próximo don Arturo Torró tiene cita en Madrid con el presidente de Bankia, Rodrigo Rato. Cita que le gestionó la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre.".

-8 de marzo de 2011. Maderarte percibe 1,2 millones. Por vivo que sea el alcalde de Gandía varios de sus negocios versan sobre los muertos. En concreto, esta firma se dedica a la importación de ataudes. Pide el dinero para saldar deudas con un proveedor chino. Y en este punto se produce uno de los elementos más chirriantes. El informe alude a un email interno en el que el director bancario de la zona de Gandía lanza al director de negocios y miembro del comité de riesgos el siguiente aviso: "El lunes próximo don Arturo Torró tiene cita en Madrid con el presidente de Bankia, Rodrigo Rato. Cita que le gestionó la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre." El objetivo de la cita, según dicho email, es "lograr financiación para un medio de comunicación [la televisión de Gandía]",  y la "ampliación de líneas comerciales que fue denegada por el comité de riesgos por la concentración de riesgos en Bankia".

Pese a lo explosivo del email, no hay ningún otro dato en el informe que sustente que Aguirre y Rato mediaron para favorecer a Torró: el expresidente de Bankia no recuerda tal cita y la expresidenta madrileña alega que ni conoce personalmente al alcalde de Gandía ni su relación  con Rato era tan buena como para permitirse el lujo de tal intercesión. Pero actuaran o no Aguirre o Rato, lo cierto es que quien sí intervino fue Bancaja, que volvió a cerrar los ojos ante una anomalía que debió frenar tal crédito: los títulos de deuda pública ofrecidos como garantía apenas sumaban 200.000 euros frente a un préstamo de 1,2 millones.

28 de abril de 2011. Siddarhta recibe 390.000 euros de Bancaja para obras en el bar La Suite del Temple. Nuevo trato de favor, más allá de que Torró se ofrezca como multifiador, los títulos que se ofrecen como garantía apenas valen 85.000 euros. No se localiza el acta donde fue aprobado por el comité de riesgos. Las proyecciones del negocio se revelan falsas y, además, no se invierte en ello el dinero percibido, sino en saldar deudas del grupo. 

-29 de julio de 2011. 450.000 euros para la sociedad Expansión para comprar un local donde se aloja el pub Casa Vella. No se localiza el acta de aprobación por el comité de riesgos. No hay fiador. Los títulos aportados sólo cubren 257.000 euros, la mitad del préstamo. Posteriormente, se valorarán en apenas 144.000 euros. No usó el dinero para el fin previsto.

-30 de diciembre de 2011. Solicita 250.000 euros para atender "gastos imprevistos por separación matrimonial". Nuevamente, aflora en el informe un email que apunta a las buenas relaciones/mediaciones que lograba o perseguía Torró en la cúpula de Bankia. El alcalde de Gandái escribe un correo electrónico nada menos que al director de soporte de la Presidencia de Bankia, Alberto de la Rubia Cortel. La pide ayuda para "evitar trámites innecesarios" en la concesión de tal crédito.

Y Torró añade dos guindas más: "Cómo te comenté todos los años al finalizarlo hago un crédito con el fin de justificar salidas de caja o personales o donaciones al partido". "Al acudir a Bankia es porque siempre lo he hecho y no ha habido ningún problema cuando se estudiaban aquí las operaciones", confiesa sin pudor el regidor popular.

De La Rubia confirma ese mismo día a Torró que ya ha hablado con su director de zona. Y el crédito sale. No se localiza el permiso del comité de riesgos. Una vez más usó como garantías valores ya pignorados.

Trama desentrañada

El informe interno tiene otra virtud: desentraña el entramado empresarial de Torró y esto permite poner luz sobre sobre dos operaciones sospechosas suyas:

-Torró cerró la televisión pública de Gandía. Posteriormente, otorgó licencias a dos firmas privadas, "una de las cuales sería IEM (propietaria de Tele 7) y aparentemente vinculada al señor Torró, si bien éste lo negaba".

-Se acusa de prevaricación a una concejala del PP, Lola Moncho, del PP, por votar una recalificación de su terreno. El 40% era suyo, pero el 60% era de Bochikea. "En la noticia no se relaciona a Bochikea con el grupo Torró, si bien es una sociedad vinculada con el mismo".

El Letrado de Don Arturo Torró Chisvert ha contacto con Vozpópuli pidiendo que se recoja lo siguiente:

1.- De los antecedentes de hecho disponibles (es decir lo que ha dicho Bankia que no han sido contratados por esta parte), se desprende la existencia de una serie de operaciones de financiación que- a nuestro juicio y de acuerdo con los elementos probatorios de los que disponemos- no serían constitutivos de ninguna actuación con trascendencia penal.

2.- La inexistencia de indicios racionales de vinculaciones entre los empleados de Bancaja involucrados en la concesión de las operaciones de financiación con sociedades o personas físicas vinculadas al grupo Torro, así como la falta de prueba respecto a los incrementos de patrimonio de éstos y la concesión de aquellas operaciones, hace descartar (en este punto) una posible responsabilidad penal de los administradores de Bancaja.

3.- Tampoco entendemos que pueda existir responsabilidad penal de los administradores del Grupo Torró en la medida en que no se ha concretado todavía el perjuicio efectivo producido en Bankia ni la concurrencia de dolo (intención fraudulenta) en la actuación de éstos.

4.- En cuanto a las reclamaciones civiles de Bankia está ejercitando las acciones que le corresponde para reclamar sus derechos tanto en el contexto del procedimiento concursal de las sociedades declaradas en concurso de acreedores como mediante las oportunas reclamaciones judiciales frente a aquellas otras sociedades que no están en concurso.

5.- Por otra parte, no consideramos recomendable iniciar acciones civiles tendentes a exigir responsabilidad civil de los administradores de las sociedades del Grupo Torró y ellos sobre la base (i) resultaría poco probable que prosperase una acción de este tipo en la medida que no habría elementos de prueba suficientes para acreditar que las sociedades del grupo Torró se encontraban en situación de insolvencia al tiempo de solicitar la concesión de los créditos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba