La Generalitat esgrime datos de participación que carecen del mínimo control

Mas consuma su reto al Estado y se jacta del éxito de su plebiscito ante la pasividad del Gobierno

Artur Mas ha consumado su desafío al Estado con su sucedáneo de consulta ante la dejación del Gobierno que ha evitado cualquier intervención en el proceso para no dar alas a los secesionistas.

Mas ha mostrado sufaceta más desafiantefrente al Estado, una vez confirmado que su sucedáneo de plebiscito había arrancado sin complicaciones y que más de un millón de ciudadanos, según los datos transmitidos a media mañana por el conglomerado soberanista que controla el proceso, se habían acercado a las urnas de cartón.

"Si buscan un responsable, soy yo", declaró el presidente de la Generalitat en forma retadora, con un punto de provocación. Alivio en sus filas. El compromiso de que hubiera urnas y papeletas el 9-N se ha cumplido. Artur Mas salva la cara ante la pasividad del Gobierno que ha optado por no intervenir en la jornada que, en palabras de Rajoy, "ni es una consulta, ni un plebiscito ni nada que se le parezca". La Fiscalía movió ficha tarde, a última hora del sábado, con muy poco éxito. El pretendido efecto disuasorio de sus exigencias a la Generalitat sobre el uso de lugares públicos para la consulta ha resultado fallido.

No hay censo, ni junta electoral, ni más control que el que llevan a cabo los voluntarios que presiden en las mesas

Datos sin contrastar

Los datos que va a ofrecer a lo largo de la jornada la portavoz de la Generalitat, en una sala de prensa con capacidad para ochocientos periodistas, todo un despliegue ciertamente desmesurado para un mero ejercicio propagandístico, hay que ponerlos en cuarentena. No hay censo, ni junta electoral, ni más control que el que llevan a cabo los voluntarios que presiden en las mesas, mayoritariamente integrados en las asociaciones cívicas que impulsan desde hace dos años la propuesta secesionista. Una tentación al 'pucherazo',denunciado ya por diversas asociaciones y partidos en las últimas horas.

La actitud de Mas, con su beligerante comparecencia, se ha recibido con enorme disgusto en Moncloa. Esperaba un comportamiento más prudente por parte del president. Pero a Mas le ha resultado imposible dejar de lado sus afanes de protagonismo en una jornada tan especial. Se ha erigido en líder único del camino hacia la independencia, ha retado a las instituciones del Estado, se ha puesto al frente del incumplimiento del dictado del Constitucional y no ha disimulado su pretensión de salir ungido como el gran héroe de la jornada. Ha sido su primer acto de la campaña electoral que quizás arranque mañana mismo. En su mensaje matutino ha insistido en que ahora se impone la necesidad de la celebración de un referéndum, esta vez legal y con todas las garantías. Se siente crecido, vencedor. Los datos de la jornada le eran favorables. Su socio de aventura, Oriol Junqueras, aparecía mansamente como presidente de una de las mesas de votaciones. Un papel secundario y gris.

Los populares catalanes dan por hecho que el pacto entre Moncloa y a Generalitat ha propiciado esta jornada

En el PP catalán, que celebró un acto muy modesto en Barcelona, había un sentimiento deabandono y de contrariedad. Los populares catalanes dan por hecho que el pacto entre Moncloa y a Generalitatha propiciado esta jornada, en la que los independentistas pueden mostrar con enorme satisfacción una victoria en sus postulados. "Nos han abandonado", confesaba un veterano militante del partido de Alicia Sánchez Camacho.

Caso omiso a la Fiscalía

La Generalitat ha hecho caso omiso a las instrucciones remitidas desde la fiscalía al director de los Mossos para que se identifique a los responsables de esos centros utilizados con fines no legales. No se ha hecho. Sí se ha enviado la relación de os centros escolares que han actuado como colegios electorales. Es posible que la Fiscalía, una vez recibida esa documentación, si la recibe, se ponga manos a la obra y abra algún tipo de actuaciones contra la Generalitat ya que, a la vista está, la jornada de ayer se ha celebrado incumpliendo todas las normas dictadas por el Constitucional. Pero el Gobierno optó por no tomar medidas contundentes para hacer cumplir la ley. Una jornada muy particular.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba