Convergència intenta poner distancia entre el escándalo y el proceso secesionista

El Gobierno, ante la visita de Mas: "La Fiscalía y el caso Pujol tumbarán el órdago independentista"

El Gobierno está convencido de que Anticorrupción "irá a saco" a por Pujol y su familia. La estrategia ha cambiado. Será la Fiscalía y no el Constitucional el que tumbe el proceso independentista.

El Gobierno ha reaccionado con prudencia pero con firmeza tras la eclosión del escándalo de las cuentas ocultas por la familia Pujol en Andorra. Lo que era una verdad ampliamente conocida, se ha convertido en certeza. Artur Mas acude este miércoles a Moncloa una vez que ha puesto toda la distancia posible con el expresidente de la Generalitat. Le ha retirado honores, sueldos, cargos, secretarias y demás atribuciones"Pujol ya es cosa del pasado", dicen en la Generalitat, donde se insiste en que "el proceso continúa, como hasta ahora". Aquí no ha pasado nada, pretenden en el Gobierno catalán.

No se piensa lo mismo en Moncloa donde este singular episodio ha emergido en el momento más adecuado, en vísperas del encuentro entre Rajoy y Mas y a tan sólo unas semanas de la Diada, en la que asociaciones independentistas pretenden sacar a la calle una masa abrumadora de gente para enfilar el camino hacia el plebiscito de noviembre.

Un partido muy cuestionado

El presidente de la Generalitat está debilitado y su papel, y el de su partido, seriamente desacreditado. El motor, impulsor y máximo ideólogo de Convergència a lo largo de tres décadas ha resultado ser un defraudador y un falsario. "La Fiscalía va a ir a saco a por Pujoly su familia, es una cuestión prioritaria", señalaban ayer fuentes próximas al Gobierno. En este sentido, el ministro de Justicia declaró que "hace falta una respuesta jurídica" y por eso ha pedido que el caso sea investigado por la Agencia Tributaria, la Fiscalía y el Poder Judicial.

La estrategia de Moncloa se basaba hasta ahora en presentar un recurso ante el Constitucional en el caso de que Artur Mas pretendiera llevar a cabo sus promesas de convocar un referéndum. Proyectaba incluso impugnar la ley de Consultas para evitar que el plebiscito pudiera ser convocado. La explosión del escándalo Pujol, que ha producido un enorme cimbronazo en la clase políticay en la sociedad catalana, modifica este planteamiento. Pensaban ayer en fuentes de Moncloa que será la Fiscalía antes que el Constitucional quien frene drásticamente el proceso secesionista. El dinero negro de Andorra ha 'florecido' en el momento más oportuno.

'Un asunto personal'

En la Generalitat se pretende hacer como si nada hubiera pasado. Francesc Homs, portavoz de la Generalitat, intentaba vanamente ayer desvincular el escándalo Pujol del proceso soberanista. "Si alguien piensa que lo que le plantee Mas a Rajoy va a estar condicionado por un asunto personal, o no está al corriente de lo que pasa o menosprecia el nivel democrático de Cataluña", ha dicho.

La insistencia en que se trata de un'asunto privado o personal'fue ayer atacado tibiamente por Jorge Fernández Díaz, ministro del Interior con excelentes relaciones en Convergència. Vino a decir Fernández que si se descubriera que el presidente de la Generalitat tiene cuentas ocultas en el extranjero, nadie hablaría de que es un 'tema personal'. ¿Por qué ha de serlo por el hecho que se trate de un expresidente de la Generalitat?

Preocupado y atribulado

Este voluntarismo de Convergència se mantiene muy poco tiempo a flote. Un veterano dirigente de la formación comentaba en privado que Mas acude a Moncloa atribulado y en inferioridad de condiciones. "Defender lo que ha defendido y hasta movilizado quien durante 34 años ha sido un defraudador resulta imposible", comentaba.

El objetivo es deslindar en lo posible al expresident de todo lo que significa el proceso hacia la independencia. Un empeño más bien estéril, por más que se cuente con unos medios de comunicación que ayer mismo comenzaron ya con la campaña de enviar a Pujol al archivo del recuerdo e intentar pasar raudamente la página del maloliente episodio. Se equivocó pero ya ha pagadoy, además, ha sido un gran hombre para Cataluña, viene a ser la letanía oficial.

Nadie espera grandes conclusiones de la cita en Moncloa pero está claro que Rajoy aparecía ayer mucho más tranquiloporque, súbitamente, cuenta con un arma de grueso calibre casi caída del cielo. ¿Casualidad? Las fechas y los acontecimientos le favorecen. Y el frente nacionalista ha quedado tocado del ala.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba