Ramón Espadaler, consejero de Interior de la Generalitat, se prepara para asumir el liderazgo de Unió

Duran pone fecha a su retirada: 9 de noviembre, día del referéndum fallido

El 9 de noviembre, Artur Mas no solo tendrá que enfrentarse a Esquerra Republicana cuando constante que ha sido imposible la celebración del referéndum. Deberá  gestionar también el divorcio de Unió Democrática, pues es la fecha prevista por Josep Antoni Duran i Lleida para anunciar su retirada y, muy probablemente, la ruptura de la coalición nacionalista.

Hace un mes, Josep Antoni Duran i Lleida, cabeza visible del ala democristiana de CiU desde hace tres décadas, amagó son su dimisión de parte de los cargos que desempeña en la coalición. Fue una especie de órdago aArtur Mas que acabó en nada: tenía difícil explicación que abandonara sus responsabilidades orgánicas dentro de esta formación y, por el contrario, siguiera siendo su portavoz en el Congreso de los Diputados. Además, el momento no era el adecuado.

El adiós de Duran coincidirá, probablemente, con la ruptura de la coalición nacionalista

¿Cuándo llegará ese momento? Pues, según fuentes bien informadas, el próximo 9 de noviembre, cuando todos en CiU hayan constatado que ha sido imposible celebrar el referéndum y tengan que decidir cómo  reaccionan a los obstáculos legales puestos por el Gobierno de Mariano Rajoy para impedir la consulta. En ese momento, según fuentes nacionalistas, será cuando realmente se vea que el presidente de la Generalitat no es quien lidera el proceso y se encuentra preso de Esquerra Republicana. Y será también cuando haya que decidir si la despedida de Duran se traduce en una separación definitiva de Convergencia de Unió. Lo más probable es que así sea.

Dinero para que los democristianos sobrevivan en solitario no faltará, reconocen en las filas de Convergencia. Ni tampoco oportunidad política, pues lo lógico es que Unió vuelque sus esfuerzos en aprovechar el espacio colindante con el nacionalismo que no es independentista y no frecuenta ni los caladeros del PP ni los de un PSC absolutamente desnortado.

Artur Mas tendrá que sustituir después del 9-N a los tres consejeros democristianos que hay en su Gobierno

El liderazgo en la corriente democristiana también cambiará de manos. Todas las miradas se dirigen hacia Ramón Espadaler, nacido en la localidad barcelonesa de Vich hace 51 años, licenciado en Geografía, y consejero de Interior de la Generalitat desde 2012. Si todas estas piezas encajan, lo más probable es que Artur Mas tenga que afrontar una remodelación de su Gobierno, convoque o no elecciones anticipadas. De los 12 consejeros, tres son democristianos y militan en las filas de Unió: además de Espadaler, figuranJoana Ortega, que ejerce como vicepresidenta y titular de Gobernación, y Josep María Pelegrí, en la cartera de Agricultura. Las encuestas más recientes reflejan que Convergencia conseguiría en Cataluña los mismos escaños que si concurriera, como lo ha hecho en los últimos treinta años, matrimoniada con Unió, un extremo que los democristianos ponen en duda.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba