Nacional

Artur Mas se escuda en Hacienda para volver a negar los pagos a proveedores

El presidente catalán, Artur Mas, está trasladando a proveedores de la Generalitatla tesis de que los futuros pagos están en riesgo de no abonarse hasta que Hacienda “cumpla” con la transferencia de 2.400 millones de euros que ha presupuestado este año el ejecutivo autonómico de CiU.

El portavoz de la Generalitat, Francesc Homs
El portavoz de la Generalitat, Francesc Homs EUROPA PRESS

El gobierno catalán de CiU vuelve a escudarse en los “pagos pendientes” que a su juicio les debe Hacienda en el ejercicio de 2015, para poner en peligro sus compromisos de pagos a proveedores de la administración autonómica catalana a partir de este mes de junio.

La tesis que ha trasladado el presidente catalán Artur Mas a proveedores de la Generalitat, es que “las cuentas públicas catalanas están asfixiadas y que en los próximos meses, antes de la llegada del otoño, se pueden producir impagos por parte de la Generalitat porque Hacienda no cumple con las transferencias”, según han confirmado a Vozpópuli fuentes del gobierno catalán.

"Habrá servicios que no podremos atender en los próximos dos meses”, confirman a este diario fuentes de la Generalitat, alertando de nuevo que podrán producirse más recortes en los servicios sociales. Como en anteriores ocasiones, el “culpable” de esta situación es el Gobierno de la Nación.

Pagos a proveedores en riesgo en mayo y junio

Este diario ha podido confirmar de fuentes de la Consejería de Economía de la Generalitat catalana, que las tensiones de tesorería de la Generalitat se encuentran en una situación “extrema para mayo y junio, y que eso comportará dificultades generalizadas para pagar a los proveedores, pero no a las nóminas”, aseguran.

De hecho, el portavoz del gobierno catalán Francesc Homs ha culpado de estas tensiones financieras “a la actitud deliberada del Gobierno español de asfixia”, y ha pedido a todos los partidos catalanes entender que el responsable de esta situación es el Ejecutivo central y trabajar unidos, en vez de criticar quela Generalitat no pueda hacer frente a según qué pagos.

El portavoz del gobierno catalán, Francesc Homs ha culpado de estas tensiones financieras “a la actitud deliberada del Gobierno español de asfixia”

Se culpa a las actuaciones del Gobierno de Mariano Rajoy que –a juicio del gobierno catalán-, provocan esta situación de “asfixia financiera” y al “incumplimiento” de la Ley Orgánica de Financiación de las Comunidades Autónomas, por no revisar el modelo de financiación.

Cabe recordar que el gobierno catalán ha presupuestado para las cuentas autonómicas de este año unos ingresos que oscilan entre los 2.300 y 2.500 millones de euros, que consideran “una deuda histórica con Cataluña”. El gobierno catalán espera esos ingresos por parte del Ministerio de Hacienda y antes de que se celebren las próximas elecciones autonómicas catalanas el 27 de septiembre. Desde la Generalitat ya se empieza a atizar estos pagos pendientes para arremeter contra el Gobierno del PP.

Una deuda catalana disparada hasta los 64.200 millones

La gestión económica de la Generalitat catalana es alarmante porque acumula hasta finales del ejercicio de 2014, una deuda de 64.200 millones de euros, que supone un incremento de 500 millones al mes durante todo el año pasado. En los últimos tres años, el gobierno catalán ha recibido del Estado más de 40.000 millones de euros para poder pagar las nóminas de los funcionarios y pagar servicios públicos sanitarios y farmacias, entre otros servicios públicos, ante la asfixia de sus cuentas gestionadas desde 2012 por CiU en alianza con sus socios independentistas de ERC.

A pesar de esta ayuda pública que ha recibido la Generalitat y de incumplir los objetivos de control del déficit público, desde el gobierno catalán se critica que se presente como una ayuda el Fondo de Liquidez Autonómica -por el que en este 2015 las autonomías no pagan intereses-, “cuando lo que es, es un préstamo a devolver, poniendo condiciones que rompen todos los principios de lealtad política”, dicen en la Generalitat.

El gobierno catalán ha invertido 1,4 millones en una campaña institucional que ensalza los “valores de Cataluña como país”

Mientras el gobierno catalán denuncia esta situación de asfixia económica, ha invertido 1,4 millones en una campaña institucional que ensalza los “valores de Cataluña como país” de cara a las próximas elecciones autonómicas y en un sentido marcadamente favorable a las opciones políticas que se muestran a favor de la independencia, como son CiU, ERC, ICV y los radicales antisistema de las CUP. 

Por su parte, el Ministerio de Hacienda que dirige Cristóbal Montoro, considera que las quejas de la Generalitat no tienen razón de ser. Fuentes cercanas al ministro han apuntado a Acn que la Generalitat no se puede quejar de nada, porque ha recibido todas las partidas y transferencias comprometidas para el mes de abril, y el Ejecutivo español tiene margen aún para hacer efectivas las del mes de mayo que, recuerdan, no ha expirado.

900 millones que se reclaman por impuestos a catalanes

Hasta el segundo trimestre de este año, el conseller de Economía de la Generalitat, Andreu Mas-Colell, ha reclamado al Gobierno alrededor 900 millones de euros de los ingresos por impuestos de los catalanes de 2014, que cree tenían que haber llegado a Cataluña y no lo hicieron por una subestimación de las previsiones de recaudación.

"Quiere decir que nosotros financiamos al Estado con 900 millones en 2014. Es dinero nuestro que el Estado nos dice que nos pagará el año que viene, o dentro de dos años en el caso del 2015, y nosotros lo necesitamos ahora", ha señalado el conseller.

La Generalitat cuenta ya con 500 de los 2.350 millones que le faltaban para cuadrar sus cuentas de 2015

La Generalitat cuenta ya con 500 de los 2.350 millones que le faltaban para cuadrar sus cuentas de 2015, y se ha mostrado confiado en que podrá negociar el resto con el Gobierno estatal partiendo de los adelantos por la recaudación de impuestos y los objetivos de déficit.

Cataluña: un déficit disparado al 2,13%

La Generalitat ha cerrado 2014 con un déficit de más de 4.000 millones, que se sitúa en el 2,13%, más del doble del objetivo fijado por el Ministerio de Hacienda para todas las autonomías (el 1%). El déficit del año pasado supera en 16 décimas al del ejercicio 2013, cuando el Ejecutivo de Artur Mas presentó unas cuentas con un desvío del 1,97%. Mas-Colell reconoce que en las arcas de la Generalitat han entrado 1.900 millones menos de lo previsto en el presupuesto, principalmente por el fracaso del plan de privatizaciones que impulsó.

El gobierno catalán de CiU no ha podido cerrar la cesión de varias depuradoras al Área Metropolitana de Barcelona, una operación valorada en 800 millones de euros; tampoco ha conseguido los 400 millones que apuntó por la venta de inmuebles.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba