Nacional

Alarcó elude cumplir el código ético de Paradores: no publica su declaración de bienes

El documento que rige la conducta de la sociedad estatal dice que quien ocupe un "puesto sensible" deberá dar a conocer "una declaración de actividades, bienes e intereses". La exesposa de Rato no ha hecho público un documento de esas características... 

Ángeles Alarcó puede tener las horas contadas como presidenta de Paradores.
Ángeles Alarcó puede tener las horas contadas como presidenta de Paradores. EFE

Dice el refranero que no es lo mismo predicar que dar trigo. Parece que esa es la actitud de Ángeles Alarcó, presidenta de Paradores de Turismo. La exmujer de Rodrigo Rato elude cumplir con sus actos la letra y el espíritu de lo que se afirma en el código ético de esta sociedad estatal. El documento que rige la conducta de la entidad asegura que quien ocupe un "puesto sensible" deberá dar a conocer "una declaración de actividades, bienes e intereses". No obstante, ella, salpicada de lleno por el caso de su expareja, no ha hecho público ningún documento de esas características. 

"El personal de Paradores que ocupe un puesto considerado sensible está obligado, conforme a la normativa que se establezca, a formular una declaración de sus actividades, bienes e intereses"

Más en concreto, el código ético de Paradores de Turismo incluye en su punto tercero esta afirmación: "El personal de Paradores que ocupe un puesto considerado sensible está obligado, conforme a la normativa que se establezca, a formular una declaración de sus actividades, bienes e intereses". ¿Acaso no es "sensible" el cargo de la presidencia de la entidad? ¿Por qué en la web de la sociedad estatal y en el portal gubernamental sobre transparencia no existe documento alguno de estas características? ¿Cuáles son las "actividades, bienes e intereses" de Alarcó? Son incógnitas que tampoco han querido resolver desde Paradores cuando Vozpópuli ha preguntado al respecto por el cauce oficial. El silencio ha sido la única respuesta

El resto del documento de Paradores incluye un "rechazo a la corrupción en todas sus formas". Y se dice explícitamente que los empleados "deben abstenerse de influir sobre la voluntad de personas ajenas a la Empresa para obtener algún beneficio mediante el uso de prácticas no éticas". Asimismo, "las personas empleadas en Paradores no pueden ofrecer, dar, solicitar o recibir por sí o por persona interpuesta, directa o indirectamente, obsequios o compensaciones de los que, por su valor, puedan derivarse obligaciones posteriores". Y, por otro lado, respecto al "conflicto de intereses", se dice que "durante el desempeño de sus funciones, el personal de Paradores tiene la obligación de actuar dando prioridad a los intereses de la Empresa frente a intereses personales o de terceros". Y, por último, "a todo el personal de Paradores le son de aplicación las normas contenidas en la legislación sobre incompatibilidades del personal al servicio de las Administraciones Públicas". En estos puntos, justo es decirlo, no parece que Alarcó se haya comportado de forma irregular.

Un balance discutible

Por encima de la polémica suscitada en los últimos días a cuenta de los problemas de su exmarido, lo cierto es que el balance de Alarcó al frente de la entidad es cuando menos discutible. Según consta en las cuentas oficiales de la sociedad, en este tiempo las pérdidas alcanzaron los 62,2 millones de euros, y sin tener en cuenta el año 2014. En concreto, en 2012, primero en el cargo de Alarcón, se registraron pérdidas por valor de 42,5 millones. Al año siguiente, en 2013, las pérdidas fueron de 19,7 millones. Faltan por conocer, como se ha dicho, las cifras de los últimos doce meses.  

El Gobierno defiende la gestión de Alarcó como presidenta de la sociedad estatal, pero en dos años ha acumulados 62,2 millones de euros de pérdidas

En el informe de gestión de 2013 se narran una serie de "medidas de reestructuración del modelo de negocio" que hubo que poner en marcha para combatir los números rojos. Una de esas medidas fue un expediente de regulación de empleo (ERE). Hasta 350 trabajadores fueron despedidos y otros 400 han padecido una reducción del 25% de la jornada durante tres años "por causas económicas, organizativas y de producción". Motivo por el que los empleados de Paradores de Turismo no están precisamente contentos. 

¿El finiquito en marcha?

Como ya ha contado este diario, el PSOE reclamó que Alarcó, que defiende a capa y espada a su ex, deje de ser presidenta de la sociedad estatal. Y, a renglón seguido, el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, defendió a la susodicha. El ministro subrayó que ella "ha realizado y está realizando una tarea muy eficaz" en Paradores, una empresa que se encontraba "al borde de la quiebra" y que, a su juicio, ha conseguido poner "en números positivos". "No hay ningún motivo para hacer ningún cambio", zanjó.  

Durante una reunión de la pasada semana ya se habló de preparar el finiquito de la exmujer del exvicepresidente. Si finalmente se preara, no será una cantidad pequeña

A pesar de las resistencias del ministro de Industria y Turismo para relevar a Gela Alarcó, fuentes de Paradores Nacionales explican a Vozpópuli que la pasada semana, durante una reunión del ente, ya se habló de preparar el finiquito de la exmujer del exvicepresidente. Si finalmente el Ejecutivo mueve ficha para prescindir de sus servicios, no será un finiquito pequeño, teniendo en cuenta que su remuneración alcanza los 173.000 euros al año


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba