La revolución en el PSM termina de hundir la aspiración de la lideresa a competir con Pedro Sánchez

Susana Díaz pierde el apoyo del socialismo madrileño en su pelea por el liderazgo del PSOE

Susana Díaz no solo viste ya una baronía más de las muchas que pueblan el PSOE sino que ha perdido el apoyo de una de las federaciones más importantes, la madrileña, en su interés por disputar a Pedro Sánchez el liderazgo de su partido.

Pedro Sánchez, junto a los candidatos por Madrid Ángel Gabilondo y Antonio Miguel Carmona.
Pedro Sánchez, junto a los candidatos por Madrid Ángel Gabilondo y Antonio Miguel Carmona. EFE

Cuando, en febrero pasado, Pedro Sánchez destituyó a Tomás Gómez como cabeza de los socialistas madrileños, los defensores del exalcalde de Parla vieron en ello una operación de largo alcance para aniquilar también, de paso, a Susana Díaz. El trabajo se hizo un mes antes de las elecciones andaluzas, cuando las expectativas del PSOE en esta comunidad eran mejores de los resultados conocidos el 22 de marzo y se preveían también con mucho más lustre de los que estaban por salir en las municipales y autonómicas del pasado 24 de mayo. Un sector del socialismo madrileño extrajo pronto esta interpretación: Pedro Sánchez empieza a disolver los apoyos con los que cuenta Susana Díaz para disputarle el liderazgo en el partido y en el futuro cartel electoral. Los tiempos le han dado la razón.

Con Gabilondo como cabeza de lista, el socialismo madrileño ha sido el único que ha avanzado en comparación con los resultados de 2011

Tomás Gómez no era un militante cualquiera, pues había salido elegido en un proceso de primarias por los afiliados al PSM. Sus apoyos interpretaron que, al aniquilarle, se había dado desde Ferraz un golpe de mano sin precedentes que arruinaba la imagen que se quería construir de democracia interna, colocando al socialismo madrileño en un auténtico estado de excepción.

Los hechos han demostrado que, con independencia de los motivos de fondo que encerraba esta operación, el objetivo ha sido conseguido. Ángel Gabilondo, apadrinado por Pedro Sánchezbajo el asesoramiento y la tutela de Felipe González, Alfredo Pérez Rubalcaba y sus compañías mediáticas, logró el 24-M mantener al PSOE como segundo partido en la Comunidad de Madrid con el 25% de las papeletas, siete puntos por encima de la marca con la que concurrió Podemos. Desde la gestora que todavía preside Rafael Simancas, que colaboró en la campaña de Gabilondo, se destaca que es la única federación socialista que ha conseguido aumentar el número de votos y la representación parlamentaria respecto a 2011. En aquellos comicios, Tomás Gómez obtuvo 786.297 papeletas, 18.395 menos de las que ahora ha tenido Gabilondo, y 36 diputados frente a los 37 de ahora.

Tomás Gómez fue uno de los barones que más apostó por la andaluza

Con este balance, buena parte de la munición que preparaba parte del antiguo equipo de Tomás Gómez contra Pedro Sánchez para después del 24-M ha quedado mojada y se vería totalmente inutilizada en el supuesto de que Gabilondo fuera aupado a la presidencia de la Comunidad de Madrid con el respaldo de Podemos y de Ciudadanos. El catedrático de metafísica recibió al poco de ser designado candidato el apoyo telefónico de Susana Díaz, pero fue un gesto puramente testimonial, pues la lideresa andaluza, que ahora busca el respaldo del PP para ser investida en su tierra, es consciente de que ha perdido pie en el PSM y que ya no podrá contar con su dirección para erosionar el liderazgo de Pedro Sánchez. Tres meses antes de la celebración del congreso extraordinario que despidió a Rubalcaba de la secretaría general en el verano pasado, Gómez fue uno de los barones que de forma más explícita apostó por Susana Díaz para liderar el PSOE, actitud que en febrero pasado le pasó factura a él y también a ella, pues ni siquiera fue informada de la decisión de Ferraz de descabezar el socialismo en Madrid, a solo un mes de las autonómicas andaluzas.

La munición que preparaba Tomás Gómez contra Pedro Sánchez ha quedado inutilizada tras las elecciones del 24-M

Los resultados globales del 24-M han hecho el resto, pues el PSOE se ha visto con posibilidades de seguir gobernando en Asturias y de recuperar con diferentes aliados la Comunidad Valenciana, la extremeña, la castellano-manchega, la balear, la canaria y la aragonesa. Demasiadas baronías, se advierte en el cuartel general de Ferraz, como para que Susana Díaz vuelva a convertirse en la gran emperatriz que aspiraba a dirigir todo el partido.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba