Génova le recuerda su desastrosa etapa de ministro

Un PP al ataque recibe a Gabilondo con fuego graneado

No ha designado aún el PP a sus candidatos por Madrid y ya arremete contra el cabeza de lista del PSOE. "Es un lastre", dijo Pablo Casado, portavoz de campaña de Génova en referencia a Ángel Gabilondo, que apenas ha tenido tiempo de probarse el traje de aspirante a la presidencia madrileña.

El candidato del PSOE a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo
El candidato del PSOE a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo EFE

"Es un lastre muy pesado porque fue el ministro del Gobierno más perjudicial de la historia de España", dijo el lunes Pablo Casado, el portavoz de campaña del PP. Un recibimiento de elevados decibelios, raramente agresivo, que prosiguió luego con un repaso a la gestión de Gabilondo en el departamento de Educación, con cifras escasamente positivas para su titular.Abandono escolar, fracaso escolar, barómetro Pisa... no quedaba bien parado el ministro de Zapatero. Ni siquiera le han dejado aterrizar. Gabilondo fue ratificado este fin de semana como aspirante del PSOE al Gobierno de la comunidad madrileña. Pese a que carece de carnet del partido, mantiene unos vínculos muy estrechos con la vieja guardia de la formación, en especial con Pérez Rubalcaba y con el entorno del grupo Prisa.

En su primera aparición pública tras ser designado en unas desnutridas asambleas de militantes, el nuevo candidato socialista se mostró abierto a todo tipo de acuerdos y de pactos, no descartó nada, ni siquiera un entendimiento con el PP. "Se puede hablar con esa gente", comentó, siempre y cuando "no pertenezcan al sector ultraliberal", matizó, quizás en referencia a alguno de los dirigentes más característicos de los populares madrileños.

El PP está decidido a mostrar una imagen decididamente combativa con casi todo lo que se mueve. Bien sea Podemos, Ciudadanos o el PSOE, especialmente en Madrid

Pero el PP está decidido a mostrar una imagen decididamente combativa con casi todo lo que se mueve. Bien sea Podemos, Ciudadanos o el PSOE, especialmente en Madrid, donde, pese a no tener aún candidatos, las encuestas anuncian una victoria muy complicada del partido de Rajoy. Rafael Hernando, en el Congreso y Pablo Casado, en Génova, han asumido este papel con decisión y sin miramientos. Incluso Soraya Sáenz de Santamaría ha modificado su tradicional actitud de distancia institucional para transformarse en una entregada activista de su formación. Tanto desde la mesa donde se celebra la rueda de prensa del Consejo de Ministros, como desde actos sectoriales como el celebrado el fin de semana en Cádiz, con diputadas andaluzas, las investivas de la vicepresidenta no son tibias. Más bien, todo lo contrario. Tanto que incluso en su partido ha sorprendido este paso al frente. Algo que en su día reclamó Rajoy a los dirigentes de su formación como a los miembros del Ejecutivo, aunque con respuesta muy dispar. Aún hay ministros que, centrados en su labor del día a día, no se han decidido a dar el paso al frente. Aguardan, seguramente, a que se les convoque para mítines y actos. Una tibieza que molesta en los altos despachos de Génova.

El respeto a los plazos y las prisas

Rajoy dijo en su momento que no se inmuta ante el cambio de cabeza de cartel del PSOE en las autonómicas madrileñas. Pero la distancia ideológica y de nivel de formación entre Ángel Gabilondo y Tomás Gómez no es anecdótica. El primero, catedrático de Metafísica y sin carnet del PSOE, ofrece un perfil menos radical, más centrado. Produce menos rechazo que el exalcalde de Parla, según comentan algunos dirigentes del PP. Gómez, pese a su trayectoria en el partido, tenía muy pocos apoyos en sus propias filas y, además, había logrado granjearse enemigos muy poderosos.

No hay inquietud aparente en las filas del partido en el Gobierno por este cambio, hasta el punto de que ni siquiera va a alterar su calendario para designar el 'ticket' electoral a las municipales y autonómicas del próximo mes de mayo. Tampoco parece que esta novedad vaya a producir un cambio de candidatos en las listas de Madrid. Algunos dirigentes 'populares' señalan como hecho destacable la estampa de Gabilondo sin mácula de rastro de corrupción, cosa que no puede decirse de sus propios aspirantes a candidatos. Rajoy escucha algunas voces en este sentido pero no parece que vayan a influir demasiado en su toma de decisión. Las encuestas de Arriola y su propio criterio son los únicos factores que el presidente tiene en cuenta a la hora de despejar esta endiablada duda.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba