Rubalcaba y la gestora presidida por Simancas se vuelcan en eliminar a los seguidores de Tomás Gómez

El PSOE quiere convertir a Gabilondo en el Tierno Galván de la movida intelectual

Resucitar a Enrique Tierno Galván, el alcalde que gobernó Madrid durante siete años y elevó al socialismo de entonces a las más altas cotas de popularidad. Esto es lo que busca hacer ahora el PSOE con el exministro Ángel Gabilondo.

El exministro Ángel Gabilondo, durante un desayuno que presentó en Madrid el martes.
El exministro Ángel Gabilondo, durante un desayuno que presentó en Madrid el martes. EFE

Los socialistas llevan 26 años sin controlar la Alcaldía de Madrid y 20 sin gobernar en la Comunidad. Desde que Enrique Tierno Galván falleció con el bastón de regidor municipal en 1986, no se ha conocido dentro del PSOE madrileño otro liderazgo tan valorado por los ciudadanos, ni con Juan Barranco, ni con Joaquín Leguinani con Tomás Gómez, ni con Jaime Lissavetzky, ni tampoco con otros personajes de tercera o cuarta fila que durante dos décadas han ordeñado a su conveniencia la antigua Federación Socialista Madrileña. La gestora que ahora preside Rafael Simancas y miembros del equipo de Pedro Sánchez que se sientan en la ejecutiva federal, creen que ahora tienen una ocasión de oro para resucitar a Tierno en la figura del exministro Ángel Gabilondo.

"A Gabilondo nadie le ve dando mítines que enciendan a las masas", admiten en el PSOE

Hay algunas similitudes entre ambos que las fuentes destacan, pese a que Gabilondo no milita en ningún partido. Tierno, al que el pueblo de Madrid despidió hace 29 años en una emotiva concentración que recorrió el centro de la capital, encarnó en la década de los sesenta y setenta el malestar como una forma de hacer política y la revuelta de buena parte del mundo universitario y juvenil. Cuando en 1979 se aupó a la Alcaldía, gracias al PCE, tenía consolidada su fama de intelectual más que de gestor, rasgo en el que profundizó y le sirvió para alcanzar la mayoría absoluta a lomos de la ‘movida madrileña’ y de la proyección de la ciudad a nivel internacional.

Los socialistas observan en Ángel Gabilondo unas cualidades parecidas a las de Tierno. No le ven dando mítines que enciendan a las masas, pero sí le consideran capaz de ganarse el respeto de una buena porción de la izquierda madrileña que puede sentirse atraída por su perfil académico y una bonhomía que llegará a compararse, si gana esta carrera, con la del viejo profesor. “Vamos a convencerle para reforzar su imagen de buena persona, de intelectual tranquilo, serio, prudente, honrado y responsable, nada que ver con el griterío de Podemos ni con la vulgaridad de algunos candidatos del PP”, señalan fuentes socialistas.

La reencarnación de Tierno en Gabilondo

Para reencarnar a Tierno en la figura de Gabilondo, éste primero tendrá que pasar por el filtro de las agrupaciones socialistas que elegirán antes del sábado al candidato a la comunidad de Madrid. En esta pelea se están volcando los hombres de confianza de Alfredo Pérez Rubalcaba en el PSM y la gestora que preside Rafael Simancas, principales valedores de la operación que impulsa a Gabilondo como candidato. En ella se juegan mucho no solo ellos, sino también el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, pues una derrota anticipada del exministro frente a Pedro ZeroloAmparo Valcarce se retiró ayer de la competición– le dejaría en ridículo a él y a toda la ejecutiva federal.

Este riesgo es considerado menor en la sede socialista de la calle Ferraz, donde se da por descontado que podrá presentarse el próximo fin de semana el triunfo de Gabilondo como algo creíble, aunque no se hayan celebrado primarias y haya impugnaciones del proceso. Pese a que Tomás Gómez logró hace ocho años la secretaría general del PSOE madrileño con el respaldo de más del 90% de la militancia, fue perdiendo simpatías y este porcentaje se redujo hasta el 60% en 2012. Su caída en desgracia se aceleró cuando en las pasadas elecciones europeas, el PSM tan solo logró el 18% de los votos, un suelo sin precedentes en Madrid que hizo bueno a Rafael Simancas cuando rozó el 40% de apoyos en 2003, pese a no poder gobernar como consecuencia del Tamayazo.

Los socialistas quieren evitar que se perfore el 18% de suelo electoral sufrido en Madrid las pasadas europeas

Las encuestas que maneja el PSOE reflejan que ahora ganaría el PP las elecciones en Madrid con un porcentaje algo superior al 30%, seguido de Podemos, con el 23% y los socialistas con el 19%. “Lo que nos diferencia de hace solo una semana, antes de la destitución de Tomás Gómez, es que ahora estamos en condiciones de impedir que Podemos nos supere en votos y antes no. Y para eso solo disponemos de noventa días”, resumen fuentes socialistas.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba