El secretario general quiere unas primarias sin Carmen Chacón

Pedro Sánchez intenta pactar con Susana Díaz una tregua que le despeje el camino hacia el cartel electoral

Hablaron el pasado domingo por la tarde y ambos han quedado en verse. Despejadas las elecciones andaluzas, Pedro Sánchez quiere que Susana Díaz deje de enredar y le facilite el camino hacia el cartel electoral sin tener que verse obligado a competir con la exministra Carmen Chacón.

Susana Díaz y Pedro Sánchez, en el centro, durante un mitin en Andalucía.
Susana Díaz y Pedro Sánchez, en el centro, durante un mitin en Andalucía. Europa Press

La victoria sin mayoría absoluta de Susana Díaz en Andalucía la obligará a dedicar mucho tiempo en gobernar esta comunidad, posiblemente sin acuerdos estables con otras fuerzas políticas hasta las elecciones de mayo. La mayoría de los dirigentes socialistas creen, por ello, que la presidenta andaluza ya tiene decidido no dar la batalla en las primarias internas de julio previstas por el PSOE para elegir el cartel electoral de las legislativas. Pero lo que no tiene tan claro Pedro Sánchez es que Díaz decline ayudar a la exministra Carmen Chacón a entrar en esta competición y esto es, precisamente, lo que quiere abordar en privado con ella.

Pedro Sánchez quiere evitar que Susana Díaz patrocine a Carmen Chacón en las primarias de julio

Fuentes del PSOE andaluz informan que en la conversación que Sánchez y Díaz mantuvieron el domingo, ambos quedaron en verse para examinar la situación general del partido. En este encuentro, según personas cercanas al secretario general, éste planteará a la presidenta andaluza la conveniencia de que “deje de enredar”, se dedique por entero a Andalucía, como se ha comprometido a hacer en varias ocasiones, y no se entrometa en la vida interna del PSOE. En otras palabras, que respete los acuerdos aprobados en el congreso extraordinario de julio, acepte las reglas del juego y deje hacer a la actual ejecutiva federal. En el fondo, a lo que aspira Pedro Sánchez, dicen en su equipo, es a no tener que competir con Chacón por el cartel electoral, algo en lo que empiezan a estar de acuerdo buena parte de los barones regionales, convencidos de que no está siendo bueno para ninguno de ellos que desde Andalucía no se deje respirar al secretario general, pues lo único que se está exhibiendo “es una imagen de profunda división”.

“A la vista de los resultados andaluces, Pedro está convencido de que Susana no le disputará las primarias, pero sospecha que está en sus planes empujar a Chacon a que lo haga, con lo que volveríamos al lío poco después de las municipales y autonómicas de mayo”, señalan las fuentes. Sánchez considera que el examen andaluz puede haberle dado el salvoconducto para blindarse en el cartel electoral, entre otras razones porque el triunfo de Susana Díaz no esconde que ha perdido más de 125.000 votos en comparación con los comicios de hace tres años, cifra que se multiplica por tres si se tiene en cuenta el nuevo electorado que se incorporó el pasado domingo a las urnas. “En estas condiciones, que Susana se arriesgue a patrocinar a un candidato alternativo a Sánchez, también tiene sus riesgos para ella”, se resume en el socialismo andaluz. Chacón ha valorado este lunes la victoria de Díaz en Andalucía como una demostración de “liderazgo y de modelo”. A juicio del secretario de política federal del partido, el sevillano Antonio Pradas, el liderazgo de Díaz tiene desde ahora un “plus de legitimidad mayor todavía” del que tenía antes de comparecer ante las urnas.

Clima sobreactuado de optimismo en Andalucía

El próximo sábado, el PSOE se reunirá en comité federal, su máximo órgano entre congresos, y a nadie le interesa que la cita salga mal y se convierta en un foco de discrepancias. De ahí el interés de Pedro Sánchez y Susana Díaz en abordar los asuntos pendientes y también el de los barones regionales en llegar a la reunión con criterios comunes que reflejen la sensación de un partido unido como una piña y dispuesto a transitar sin grandes diferencias hasta las elecciones autonómicas y municipales del 24-M. En este clima sobreactuado de optimismo que Susana Díaz ha querido generar en su organización a partir de los resultados del domingo, “a todos nos conviene entendernos”, aseguran en la sede federal del PSOE, desde donde ha comenzado a enfatizarse el serio revés del PP en Andalucía  y el problema que Mariano Rajoy puede significar para los candidatos de su partido que se examinan dentro de dos meses.

El PSOE intenta impedir que la estrategia de pactos postelectorales provoque un nuevo choque interno

Lo más complicado para la actual ejecutiva del PSOE será imponer reglas comunes para los pactos electorales que pueden entrar en juego después del 24-M. Todavía Pedro Sánchez no se encuentra en condiciones de imponer nada, pues a su falta de autoridad, algo que intentó combatir con el descabezamiento del partido en Madrid, se suman los intereses que enfrentarán en mayo a los dirigentes regionales, unos en contra de posibles acuerdos con Podemos y otros resignados a todo con tal de mantenerse o acceder a los gobiernos locales y autonómicos. De momento, Susana Díaz ha advertido que ella obrará con total autonomía, con independencia de lo que se recomiende en Madrid, pero no planteará problemas en el corto plazo pues su intención es gobernar en solitario, consciente de que ni Podemos ni Ciudadanos le regalarán nada hasta las elecciones municipales.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba