Nacional

Podemos derroca a IU como izquierda alternativa y se convierte en tercera fuerza en Andalucía

La candidatura liderada por la exeurodiputada Teresa Rodríguez consigue un 14,84% de los sufragios y obtiene 15 escaños en el Parlamento autonómico, el más plural de las últimas décadas. La formación de Iglesias suma un amplio respaldo en Cádiz, Sevilla y Málaga. El partido de Antonio Maíllo registra sus peores resultados históricos.

La candidata de Podemos a la Presidencia de la Junta, Teresa Rodríguez, hace balance de los resultados del 22-M.
La candidata de Podemos a la Presidencia de la Junta, Teresa Rodríguez, hace balance de los resultados del 22-M. EFE

Podemos ha asestado este domingo el primer gran golpe a los "partidos del régimen", según su propia terminología. Un serio aviso dirigido no sólo al bipartidismo, sino también a IU, que ha dejado de ser referente de la izquierda alternativa en estos comicios andaluces, ante las otras grandes citas electorales que están por venir este año. La candidatura liderada por la exeurodiputada Teresa Rodríguez-Rubio ha conseguido un 14,84% de los sufragios. Un apoyo ciudadano que se ha traducido en 15 escaños. Supone una fuerte irrupción en la Cámara andaluza, donde se convierte en tercera fuerza política, desplazando así un papel que había recaído en IU desde 1986. La coalición, por su parte, ha experimentado en las urnas sus peores números en 33 años: 5 diputados y el 6,89% de los votos, por lo que se deja siete escaños y más de cuatro puntos con respecto a 2012. Queda así por debajo del que era su suelo hasta este 22-M: seis parlamentarios y un 7,06% en 2008. No obsante, IU mantendrá grupo parlamentario.

La beca de Errejón, jefe de campaña en estas andaluzas, la resaca del 'caso Monedero' y la relación con Syriza han pasado cierta factura a Podemos

De esta forma, el partido de Pablo Iglesias, apenas un años después de su registro oficial, ha experimentado un amplio crecimiento en Andalucía, ya que en las elecciones europeas de mayo de 2014, la de su estreno en las urnas y donde Teresa Rodríguez-Rubio iba de número dos, quedó como quinta fuerza en Andalucía (7,11%), por detrás de PP, PSOE, IU y UPyD. Ahora, tan sólo diez meses después, Podemos ha sido capaz de acaparar el voto del descontento en esta comunidad entre el electorado más a la izquierda del PSOE.

La beca irregular de Iñigo Errejón, jefe de campaña en estas andaluzas, y su inhabilitación por parte de la Universidad de Málaga, la resaca del caso Monedero y sus problemas con Hacienda por unos ingresos del Gobierno de Venezuela, así como la relación con Syriza, la izquierda radical que gobierna en Grecia, han pasado cierta factura a Podemos, cuyo resultado está por debajo de los pronósticos que daban las encuestas. Por ejemplo, el CIS preelectoral les daba 21-22 diputados antes de la campaña y un 19,2% de los sufragios. Ahora, a Iglesias y Rodríguez les tocará negociar con el PSOE como partido bisagra con más diputados. La formación del círculo ha dejado abierta la puerta en todo momento a los socialistas, siempre que asuman un compromiso anticorrupción "implacable" y den "un giro de 180 grados" en sus políticas de austeridad.

Por contra, el partido de Antonio Maíllo es uno de los grandes damnificados del auge de Podemos en la región andaluza. Izquierda Unida se ha quedado con un respaldo del 6,89% y una representación de sólo cinco diputados, la más baja de su historia en una comunidad donde ha sido socio de Gobierno del PSOE en varias ocasiones. La coalición ha pasado de ser tercera fuerza desde hace 29 años a situarse ahora como quinta, al haber sido rebasada también por Ciudadanos. Un gran descalabro que seguro hará reflexionar a la formación de Cayo Lara y Alberto Garzón, candidato de IU a La Moncloa y uno de los dirigentes nacionales que más se ha volcado en esta campaña, sobre su estrategia de convergencia con otras fuerzas. 

Teresa Rodríguez, que ha sido altavoz de la corriente crítica dentro de Podemos, ha evitado la confrontación interna y ha acatado las decisiones desde Madrid

Por circunscripciones, Podemos ha conseguido representación en todas las provincias, destacando especialmente su irrupción en Sevilla, Cádiz (muy cerca del PP) y Málaga, con tres escaños en cada una. En Granada ha obtenido dos diputados y en las demás, uno. En cambio, IU se ha quedado sin parlamentario en Huelva y Almería. En Sevilla y en Málaga sólo ha arañado un representante, la mitad que Ciudadanos. En el resto de provincias también sólo un diputado. A IU le ha quedado el consuelo de ganar (719 votos) en el municipio de Marinaleda (Sevilla), donde gobierna su exdiputado Juan Manuel Sánchez Gordillo, y ellos pese a que Podemos (485 votos) llevaba en sus listas a destacados miembros del SAT.

En la valoración de los resultados, Teresa Rodríguez ha manifestado que "la foto fija ha cambiado" y ha recalcado que "las dos fuerzas del bipartidismo han caído 17 escaños". "Podemos es el protagonista de ese cambio que ya ha comenzado", ha enfatizado. Iglesias, igualmente, ha recordado en Twitter que "se hace camino al andar" y ha aplaudido el "primer paso" dado en Andalucía. Desde el cuartel general de IU, Maíllo se ha mostrado este domingo "insatisfecho" con lo dictado por las urnas y ha achacado el desplome de su formación a que los ciudadanos han percibido el pacto con el PSOE en la anterior legislatura como "un error". El candidato de IU ha reconocido que la irrupción de Podemos y Ciudadanos (9 escaños) que "evidentemente ha dejado fragmentado nuestro apoyo".

La exeurodiputada de Podemos ha manifestado que "la foto fija ha cambiado" y ha recalcado que "las dos fuerzas del bipartidismo han caído 17 escaños"

La aspirante de Podemos a la Junta de Andalucía, Teresa Rodríguez-Rubio, ha llevado al partido a estos números sin haber exhibido un profundo protagonismo La exeurodiputada, que dejó el escaño en Bruselas hace apenas 17 días para centrarse en la campaña andaluza, no acudió al debate 'a siete' que celebró Canal Sur, la televisión pública autonómica, y quizás ello ha influido en el resultado final, por dejabo de las mejores expectativas. En su lugar, asistió  un desconocido Jesús Rodríguez, número dos por Cádiz. La exeurodiputada, que ha sido altavoz de la corriente crítica dentro de Podemos, ha evitado además la confrontación a nivel interno y ha acatado las decisiones que iba dictando la cúpula de Iglesias desde Madrid. El secretario general de Podemos no se ha volcado especialmente en esta campaña y apenas ha acompañado a su candidata en dos mítines (Málaga y Sevilla) y un paseo por Cádiz.

Asimismo, Teresa Rodríguez, en el día a día de campaña, tampoco ha entrado en agrios debates con la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, que así acusó a la dirigente de Podemos de no tener un programa electoral que explicar al ausentarse de la cita en Canal Sur. Por su parte, al candidato de IU a la Junta, Antonio Maíllo, no le han valido para poder remontar sus intervenciones en los 'debates a tres' que acogieron Canal Sur y TVE. Maíllo se benefició en estos espacios de amplia audiencia del bronco cruce de acusaciones entre Susana Díaz y el candidato del PP Juan Manuel Moreno Bonilla, capitalizando para IU el papel de la alternativa más viable al bipartidismo.

Un 'salto' desde las mismas entrañas de IU

No es la primera vez que Teresa Rodríguez se presenta a unas elecciones autonómicas. Con sólo 18 años (ahora tiene 33) y dentro del movimiento contra la base militar de Rota (Cádiz) -su ciudad natal- participó en los comicios andaluces de 2000 con las siglas de Izquierda Unida. La exeurodiputada estuvo afiliada a este partido hasta el año 2008 -incluso formó parte del Consejo Político Federal de IU-. Sin embargo, aquel año se desvinculó de la coalición, al igual que otros compañeros de Espacio Alternativo, para defender postulados más arriesgados.

Este colectivo dió el 'salto' y fundó Izquierda Anticapitalista -desde enero Anticapitalistas-, formación con la que la dirigente de Podemos también concurrió a las últimas municipales en la ciudad de Cádiz. Aquí, como cabeza de cartel de IA al Ayuntamiento gaditanoapenas consiguió 915 votos (de casi 60.000 contabilizados), o lo que es lo mismo un 1,56% de los sufragios, quedando por debajo de Unión, Progreso y Democracia (UPyD) y del Partido Andalucista (PA). Esto ya es historia para Teresa Rodríguez, que por fin ha ganado en la capital gaditana este 22-M y se ha convertido en artífice del acecho al bipartidismo que acaba de comenzar.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba