Nacional

La alcaldesa del ayuntamiento más endeudado de España vende Madrid 2020 como los JJOO de la “responsabilidad fiscal”

Ana Botella, triunfal ayer en el primer corte, defiende los Juegos Olímpicos y proclama que Madrid ya tiene construidas 27 de las 36 instalaciones. Alejandro Blanco, presidente del COE: "Lo mejor en crisis es invertir en deporte".

Foto facilitada por el Ayuntamiento de Madrid de la alcadesa de la capital, Ana Botella, saludando al presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Jacques Rogge.
Foto facilitada por el Ayuntamiento de Madrid de la alcadesa de la capital, Ana Botella, saludando al presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Jacques Rogge. Ayuntamiento de Madrid

La víspera de conocerse que Madrid estará el año que viene entre las finalistas a organizar los Juegos Olímpicos de 2020, Ana Botella reconocía desde la ciudad de Quebec (que no la región) a la agencia Efe: "La situación económica es un acicate para la candidatura". Una observación nueva para una ciudad aspirante por tercera vez consecutiva -y aspirante muy firme: ayer sacó la mejor nota, casi empatada con Tokio y muy por delante de Estambul- a hospedar unos Juegos. Las palabras de la alcaldesa capitalina recorrieron ayer los diarios, generalistas y deportivos, quizás por su dosis de realismo, siempre negada por Alberto Ruiz-Gallardón, predecesor en el cargo de la mujer de José María Aznar. Botella vio anoche cómo las opciones de Madrid para alojar semejante evento ganan enteros, sobre todo al quedar eliminadas Doha (Qatar) y Bakú (Azerbayán). Ya solo quedan tres.   

Otras palabras no recogidas por ningún medio español pero sí por alguno canadiense pasaron más desapercibidas. Las pronunció Alejandro Blanco, presidente del Comité Olímpico Español (COE) y miembro del séquito español en Quebec (unas diez personas, entre ellas el líder de la oposición a Botella, JaimeLissavetsky, la exregatista Theresa Zabell y otros). Blanco defendió Madrid2020 ante la revista Insidethegames: “Hacemos una oferta fiscalmente responsable”, dijo. “Gastar mucho dinero en los Juegos Olímpicos no parece muy acorde con los tiempos”.   

Eso dijo Blanco sobre Madrid, que de lejos es la ciudad más endeudada de España: 6.500 millones. La segunda localidad, Barcelona, apenas supera los 1.000 millones de deuda. Solo en el plan de pago a proveedores auspiciado por Hacienda el consistorio madrileño reunió el 10% de la deuda de todos los ayuntamientos.

¿Invertir en deporte contra la crisis?

No se quedó ahí Alejandro Blanco. Justificó Madrid2020 como una inversión de futuro con una afirmación de dudosa credibilidad: “Lo mejor para encarar y terminar la crisis es invertir en deporte”. Y agregó otra sentencia que respaldó con cifras igualmente inciertas: “Más del 90% de nuestros jóvenes creen que [acoger los Juegos] sería lo mejor para nuestra maltrecha economía”.

Entre prioridades de inversión y responsabilidad fiscal, el presidente del COE resaltó una de las virtudes que Madrid posee frente a sus competidoras: 27 de las 36 instalaciones previstas si Madrid organizara los JJOO ya están levantadas. Con ese argumento, ayer por la noche no le fue mal a la candidata española.

El viaje de cinco días que Ana Botella y compañía han hecho  la ciudad de Quebec ha despertado cierto revuelo. Mientras recortaba actos culturales en la capital, este medio reveló que gran parte de la delegación se alojaría en el lujoso y costoso Château de Frontenac, un hotel que también es un símbolo de la bella ciudad amurallada de pasado francés y británico. Hoy mismo, el diario regional quebequés Le Journal de Québec se hace eco del fastuoso viaje del equipo español mientras el parqué madrileño se desploma y la prima de riesgo se dispara. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba