El secretario general fue informado de la moción de censura contra el PP hace quince días

La dirección del PSOE se confabula para salvar a Rubalcaba del 'caso Ponferrada'

La alianza de un sector de los socialistas ponferradinos con el acosador sexual Ismael Álvarez para desbancar al PP del Ayuntamiento -50 millones de presupuesto anual- era conocida por Alfredo Pérez Rubalcaba desde hace, al menos, 15 días, según fuentes seguras. La comisión permanente de la ejecutiva federal decidió ayer que sea el ‘número tres’ de Ferraz, Óscar López, quien asuma toda la culpa, actitud que escenificó poniendo su cargo a disposición del partido.

El nuevo alcalde de Ponferrada, Samuel Folgueral, informó al secretario de Organización del PSOE, Óscar López, de la intención de promover una moción de censura contra el PP de esta población leonesa a mediados de febrero. Buen conocedor de las entrañas de su partido en Castilla y León, de donde procede, López no puso objeción alguna teniendo en cuenta que Ponferrada, 50 millones de presupuesto, casi 70.000 habitantes y segunda ciudad en importancia de la provincia, podía aliviar la orfandad institucional en la que quedaron los socialistas en la región tras las elecciones locales celebradas hace dos años. Cuando la iniciativa estuvo madura, a finales de febrero, el 'número tres' de Ferraz se lo comunicó a Alfredo Pérez Rubalcaba y a la vicesecretaria general, Elena Valenciano, que delegaron en él las maniobras para desbancar al PP de la capital de El Bierzo, sin llegar a imaginar el recorrido del escándalo ni el aprovechamiento que iban a hacer de éste dirigentes socialistas como José Antonio Griñán, Tomás Gómez o Carmen Chacón.

El 'número tres' del PSOE informó al secretario general de la moción de censura que se preparaba contra el PP en Ponferrada a últimos de febrero

La comisión permanente del PSOE, integrada solo por los secretarios de área, abordó este lunes este patinazo de forma casi monográfica y se confabuló contra quienes han decidido hurgar en el mismo para erosionar a Rubalcaba. Óscar López informó de la reunión presentando lo sucedido como un “error personal” del que exculpó tanto al secretario general como a Valenciano, que no asistió a la ejecutiva. Dio a entender que el primero desconocía que en el desalojo del PP del Ayuntamiento había que contar con la ayuda de Ismael Álvarez, condenado por acosar sexualmente hace 14 años a la exconcejal de Ponferrada Nevenka Fernández, y que la segunda se opuso desde el principio a la operación porque hacía trizas la bandera enarbolada por el PSOE para consolidarse como ariete de la lucha contra la desigualdad y la violencia de género. Con un broche tan incomprensible como el propio relato, López expuso que lo que le “cebó” para autorizar la moción fueron las ganas de ver al acosador fuera de la política. Así ha sucedido, al menos en apariencia, ya que todavía se desconocen las condiciones que ha puesto Ismael Álvarez al nuevo alcalde para dejar la concejalía.

Elena Valenciano se opuso desde el principio a la operación porque rompía la bandera enarbolada por el PSOE de lucha contra la desigualdad y la violencia de género

Presto a comerse el 'marrón', Óscar López contó que había puesto su cargo como 'número tres' del partido a disposición de Ferraz, pero que su desconsuelo duró poco porque recibió el apoyo de la dirección del PSOE, a pesar de que el escándalo ha terminado salpicando a toda la ejecutiva, no solo por el sainete en el que ha desembocado, sino también por el naufragio del pacto antitransfuguismo y la penosa imagen que el 'desahucio' del PP en Ponferrada ha supuesto para el equipo de Ferraz.

El abandono del Partido Socialista de Samuel Folgueral y del grupo de concejales que le apoyan ha dejado a los socialistas sin representación en el Ayuntamiento y ha evidenciado también la falta de autoridad de Rubalcaba, que solo acertó a reaccionar el viernes por la noche cuando las redes sociales estaban incendiadas después de que Carmen Chacón asomara este tuit: “Es insoportable como socialista que cualquier día, pero sobre todo hoy [Día de la Mujer Trabajadora], vayamos a gobernar Ponferrada por el voto de un acosador sexual. Yo, contraria”.

Rubalcaba no reaccionó al escándalo hasta que el pasado fin de semana vio incendiadas las redes sociales, después del 'tuit' redactado por Carmen Chacón

Después de hacer recuento de cadáveres, la dirección de Ferraz acordó este lunes llevar a los debates de la comisión ejecutiva decisiones como la de Ponferrada que puedan suponer un daño irreparable para la marca del partido. Ni más, ni menos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba