Este domingo, los militantes elegirán también a los delegados que influirán en el congreso extraordinario de fin de mes

La pugna Madina-Sánchez augura un liderazgo débil y lleno de hipotecas que no restañará las heridas del PSOE

La pesadilla persiguió a Alfredo Pérez Rubalcaba durante dos años y medio: ¿Se presentará a las primarias?, le preguntaban de forma insistente los periodistas. Por el mismo trance pasará quien le sustituya a partir de este domingo en la secretaría general, pues la elección del cartel electoral se ha fijado, como pronto, para el próximo noviembre. Cuatro meses, mínimo, de dudas e incertidumbres que penalizarán el arranque de su liderazgo y le convertirán, dicen en su partido, en un ‘pato cojo’.

Alfredo Pérez Rubalcaba y Eduardo Madina, en el Congreso de los Diputados.
Alfredo Pérez Rubalcaba y Eduardo Madina, en el Congreso de los Diputados. Gtres

Si el secretario general que sea elegido por la militancia socialista este domingo no sufre ningún contratiempo durante la celebración del congreso extraordinario del próximo día 26, el primer morlaco al que se encarará será el de Cataluña. Con un PSC roto por dentro y en pleno proceso de rescate por Miquel Iceta, el líder del PSOE estrenará su recorrido obligado a retratarse ante un desafío soberanista que ya no podrá torear con una reforma en abstracto de la Constitución, la empalizada con la que se ha protegido Alfredo Pérez Rubalcaba durante dos años y medio para mantener el tipo y evitar el divorcio de los socialistas catalanes.

Cataluña y las elecciones de mayo, primeros retos del nuevo líder socialista

Pero no es la explosión del reto secesionista prevista para el otoño la única que va a tener que lidiar el nuevo líder del PSOE. El comité federal que salga del congreso de fin de mes deberá fijar la fecha de las elecciones primarias para decidir el cartel electoral. Eduardo Madina, que no participa de los intereses de la andaluza Susana Díaz, se ha comprometido a despejar esta incógnita a finales de noviembre, el mismo mes previsto por Artur Mas para celebrar el referéndum, mientras que el diputado madrileño Pedro Sánchezha preferido dejar el enigma en el aire. Después de enojar a la presidenta andaluza por comprometerse también a convocar las primarias antes de Navidades, ha matizado diciendo que es una medida que corresponde tomar, en todo caso, “a todo el partido”. Muchos en la organización opinan que, si es elegido, no llegará a celebrarlas.

González y Bono, principales confesores de la andaluza

Susana Díaz no quiere primarias-“Eso es una americanada”- y mucho menos en noviembre, porque su agenda no le permitiría entonces competir por el cartel electoral. Ella misma ha convenido con exdirigentes socialistas a los que presta atención, Felipe González y José Bono entre ellos, que lo primero es legitimar la autoridad en su tierra ganando unas elecciones autonómicas para enterrar el dedazo de José Antonio Griñán que la convirtió de la noche a la mañana en presidenta de la Junta. Al no haber pasado el trámite, rehuyó batallar hace mes y medio por la secretaría general ya que no convenció a Eduardo Madina de que tirara la toalla y la dejara sola en este camino.

La negativa del diputado vasco, asesorado por Rubalcaba, a que la baronesa recorriera en solitario esta carrera, no ha hecho desde entonces más que aumentar la distancia entre ambos. Tanto, que Susana Díaz se volcó con éxito para que el madrileño Pedro Sánchez reuniera más avales en su asalto al timón del PSOE. La andaluza lo tendría con él mucho más fácil, no solo porque le debe su apoyo, sino también porque el diputado madrileño parece resignado a quedar tutelado desde el minuto cero de su trayecto por la federación andaluza, la misma que hace dos años y medio respaldó a Carmen Chacón, ahora agazapada a la espera de una tercera oportunidad.

A los socialistas les espera, mínimo, cuatro meses de incertidumbre sobre el cartel electoral

Haya o no primarias en noviembre, dependiendo de quién acceda a la secretaria general a partir de este domingo, el nuevo líder empezará siendo un ‘pato cojo’, se reconoce en el PSOE, ya que no podrá resolver en, como mínimo cuatro meses, la duda de si será o no el candidato socialista a las próximas elecciones generales, un dato relevante a tener en cuenta por todos los resortes de poder políticos y económicos.

Nos hemos metido en un buen lío, pase lo que pase, y no nos va a ser fácil introducir con este calendario la estabilidad interna que necesitamos para preparar algo tan importante como las elecciones de mayo”, admite uno de los miembros del equipo que rodea a Eduardo Madina. “Sería suicida mantenernos tantos meses en una pelea interna por ver quien ocupa el cartel cuando el problema catalán está en pleno apogeo y el partido a la intemperie ante las elecciones de mayo”, confiesa también uno de los integrantes del grupo de Pedro Sánchez, partidario de retrasar las primarias hasta después, incluso, de esta cita electoral.

Este domingo, doble elección en las 3.248 agrupaciones

Van a ser, en todo caso, meses de zozobra para el PSOE en medio de unas tensiones que pueden agudizarse debido a la complejidad del proceso elegido para sustituir a Rubalcaba y a su actual dirección. De hecho, los 198.123 militantes que dice tener el partido, no solo están llamados este domingo a elegir por primera vez a su secretario general en las 3.248 agrupaciones, sino también a seleccionar a los delegados de los congresos regionales que tendrán que decidir a su vez, el próximo sábado, los representantes que acudirán al congreso extraordinario de los días 26 y 27 para refrendar, o no, al secretario general, elegir su ejecutiva y el comité federal.

Lo ideal, admiten fuentes socialistas, es que el nuevo líder pudiera comenzar su andadura con un equipo de su entera confianza y unos órganos de gobierno del partido bajo su control. Sin embargo, tal y como está el PSOE, “esto solo puede ocurrir en una película”, admiten en la dirección saliente. Lo más probable, añade esta fuente, es que la organización se enrede en nuevas batallas internas, sin un liderazgo firme y, lo que es todavía más preocupante, “sin un proyecto claro alternativo al del PP que ofrecer a los españoles”.

La impresión más extendida en las distintas federaciones es que se ha vuelto a construir la casa por el tejado desde un partido necrosado y castigado por las reyertas internas, en el que algunos viejos dinosaurios –Felipe González, José Bono, Alfredo Pérez Rubalcaba, el propio Zapatero…– no se resisten a perder influencia y a faenar en la sombra de los caladeros donde se está improvisando un relevo generacional acelerado.

¿Nadie ha reparado en que el partido está lleno de ácratas?, reflexiona un diputado alarmado por la situación del PSOE

Después de escuchar la tertulia que Madina, Sánchez y Pérez Tapias protagonizaron desde la sede de su partido hace una semana, un veterano parlamentario andaluz hace la siguiente reflexión: “Estamos haciendo algo que no tiene ni pies ni cabeza. Si este domingo votan directamente los militantes, ¿qué sentido tiene después hacer un congreso? Que nadie se extrañe, dentro de nada habrá quien proponga elaborar nuestro programa electoral por Internet y tomar las decisiones del día a día en un proceso asambleario. ¿Nadie ha reparado todavía en que este partido está lleno de ácratas?”.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba