Nacional

Gallardón dimite y deja la política tras el fracaso de su ley del aborto

El ministro de Justicia convocó este martes a los medios de comunicación después de que Mariano Rajoy anunciara que el Gobierno retiraba la reforma de ley del aborto para hacer pública su decisión de abandonar su ministerio. "No soy la persona para poder llevar adelante con convicción la nueva forma de regulación del aborto que ha anunciado el presidente del Gobierno".

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, en el Congreso.
El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, en el Congreso. EFE

Alberto Ruiz Gallardón dimite. Se rinde. Se va. El ministro de Justicia convocó este martes a los medios de comunicación después de que Mariano Rajoy anunciara que el Gobierno retiraba la reforma de ley del aborto para hacer pública su decisión de abandonar no solo su ministerio, también la política después de 30 años en activo.

Gallardón renuncia así a su cartera, a su escaño de diputado y a seguir formando parte del Comité Ejecutivo del PP, si bien "el abandono de la política no me alejará de la militancia del partido", ha dicho. Gallardón no ha dado lugar a dudas sobre su futuro al afirmar que no asumirá "ningún puesto de responsabilidad política, después de haber estado al frente de la Alcaldía, la Comunidad de Madrid y el Ministerio de Justicia". "Mi vida política la debo dar por agotada".

Gallardón ha dejado claro que él no quiere llevar a cabo la nueva regulación que plantea el Gobierno porque con lo que él se comprometió firmemente fue con el proyecto inicial 

Gallardón se ha autoseñalado como el "único culpable" de que la ley no haya llegado a buen puerto y ha asumido su dificultad para llevar a cabo el proyecto del Gobierno en esta nueva dirección, que no es el mismo con el que él se había comprometido. "La constatación de incapacidad por mi parte de que yo no soy la persona para poder llevar adelante con convicción la nueva forma de regulación del aborto que ha anunciado el presidente del Gobierno".  Además, se ha justificado diciendo que "la nueva fórmula que se articule por parte del Gobierno" no debe hacerla quien desde un primer momento había adquirido un compromiso "firme y rotundo" con lo que entendía era la voluntad del Gobierno, del PP y de sus votantes. 

Asume la responsabilidad, pero apunta al partido

Aunque asumiendo su responsabilidad, Gallardón ha sugerido que ésta no era su ley, sino la del partido, un claro mensaje a Rajoy. "No es un documento interno de un ministerio, sino un documento que lo que hace es iniciar una tramitación prelegislativa aprobada por el Consejo de Ministros. Hice lo que creí que tenía que hacer, lo que creía honestamente que se me había encargado por quien podía hacerlo y que respondía a mis compromisos. Si ese objetivo no se ha conseguido no hay que buscar responsabilidades, las asumo yo".

"Hice lo que creí que tenía que hacer, lo que creía honestamente que se me había encargado por quien podía hacerlo y que respondía a mis compromisos"

El hasta ahora ministro ha negado haber sufrido la presión de Mariano Rajoy y del resto de ministros, y ha dicho haber tomado esta decisión por mantenerse firme en sus convicciones respecto de la reforma de la ley del aborto. "Manifesté la semana pasada al Gobierno que no era yo el que debía llevar a cabo la reforma". "No he sido capaz de cumplir el encargo que se me hizo desde el Gobierno".

Las críticas llovidas incluso desde su propio partido terminaron por ahogar definitivamente su reforma más ambiciosa. Consciente de la polémica que ha desatado el controvertido anteproyecto de ley, Gallardón ha reconocido que "la derogación de la ley socialista ha sido uno de los temas que más debate ha suscitado", tanto en el ámbito político como en el de la opinión pública. El propio Rajoy ha justificado la retirada del anteproyecto de Ley Orgánica de Protección del Concebido y los Derechos de la Embarazada porque no se ha encontrado el consenso suficiente para sacar adelante la reforma. En su lugar, el jefe del Ejecutivo ha anunciado que se reformará la actual normativa para asegurar que las menores de 16 y 17 años necesitan del consentimiento paterno para interrumpir su embarazo y apostará por un Plan de Protección de la Familia que verá la luz antes de finales de año.

Como ya adelantó Vozpópuli, el ministro de Justicia se planteaba abandonar el barco al sentirse desautorizado por Moncloa, al conocerse que el Gobierno no tenía intención de sacar adelante el anteproyecto de ley que él abanderaba. Aunque, más que desautorizado, Gallardón ha dicho haberse sentido incapaz de haber llevado a cabo el encargo. 

"Profundamente agradecido"

Gallardón ha querido agradecer su confianza al presidente del Gobierno, "que me convocó hace tres años a una tarea fascinante", así como a sus compañeros de Gobierno. Según ha manifestado, ha sido el Gobierno que mejor relación interna, más solidaridad, ha tenido entre los ministros. "Será una experiencia inolvidable, el clima de confianza, el clima de complicidad...".

"Me hubiese gustado poder decirle a los votantes y a todas las personas que creyeron que nosotros íbamos a sacar adelante ese proyecto, que estaba en marcha"

Durante su intervención, se ha disculpado con los votantes que confiaron en que aprobaría la reforma y se ha mostrado "optimista", no obstante, por haber conseguido en todo caso, que se abra "un debate profundamente enriquecedor para la sociedad española" pues "en un asunto tan sensible como este, lo peor es la indiferencia".

"Es obvio que me hubiese gustado poder decirle a los votantes y a todas las personas que creyeron que nosotros íbamos a sacar adelante ese proyecto, que estaba en marcha, pero las grandes tareas, los grandes esfuerzos y logros a veces requieren más tiempo, más esfuerzo del que pudiésemos pensar que podíamos resolver solamente en una legislatura", ha señalado Gallardón.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba