El calendario del cambio en la jerarquía de Génova, 13, dependerá de los resultados de mayo

Rajoy lo tiene decidido: Núñez Feijóo sustituirá a Cospedal al frente de la secretaría general del PP

Hace tiempo que no le cae en gracia a Elvira Fernández, Viri, la esposa de Mariano Rajoy, pero esto no será impedimento para que el presidente acabe aupándole a la secretaría general del PP cuando decida el relevo de María Dolores de Cospedal. Esto es lo que opina la mayoría de los barones regionales, que ven en Alberto Núñez Feijóo el candidato con más papeletas para ocuparse, cuanto toque, de la reconstrucción del partido.

Mariano Rajoy, entre María Dolores de Cospedal y Alberto Núñez Feijóo
Mariano Rajoy, entre María Dolores de Cospedal y Alberto Núñez Feijóo Europa Press

Es verdad que Alberto Núñez Feijóo tendría las mismas dificultades que arrastra María Dolores de Cospedal desde hace casi cuatro años para compatibilizar la presidencia de su comunidad autónoma con un cargo tan laborioso como la secretaría general del PP. No es menos cierto que su familiaridad con Mariano Rajoy ha menguado y que a Viri, su mujer, hace tiempo que le dejó de caer en gracia. Y también que es un barón que no suele morderse la lengua a la hora de criticar algunas políticas del Gobierno, no solo su intención inicial de promover una reforma del aborto a las maneras de Ruiz- Gallardón. Pero, a pesar de todos estos inconvenientes, dirigentes regionales que presumen de haber tomado bien la temperatura en La Moncloa y en la dirección de su partido, están convencidos de que Núñez Feijóo acabará siendo el elegido por el presidente para sustituir a Cospedal una vez que Rajoy sea permeable a los consejos que recibe, cada vez más frecuentes, para que reconstruya la organización colocando a su mando a alguien que no esté en permanente tensión con la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, que sea respetado por las estructuras provinciales y regionales y que  carezca de lazos familiares que puedan llegar a comprometer  a la organización en su conjunto cuando vengan mal dadas.

El presidente gallego es uno de los barones que no se muerde la lengua en privado en la crítica a algunas políticas del Gobierno

La mujer valiente que es Cospedal, en ocasiones dando la cara en solitario ante el ‘caso Bárcenas’, ha perdido la batalla, a ojos de estos barones regionales, en asuntos de hondo calado para el PP como han sido la designación del candidato por Andalucía o la pelea por el control del partido en Madrid. Pese a ser la secretaria general, José Manuel Moreno Bonilla llegó apadrinado, en contra de su voluntad, por Javier Arenas, que concurrirá a las elecciones del próximo domingo emboscado en la lista almeriense. En el conflicto madrileño, Cospedal se ha limitado a hacer de intermediaria, trasladando a Esperanza Aguirre las decisiones de Rajoy, cuando no de mera espectadora, teniendo en cuenta que la candidatura de Cristina Cifuentes a la comunidad madrileña ha llegado avalada por Soraya Sáenz de Santamaría. Situada entre la espada y la pared, es Cospedal la que va a tener que lidiar en las próximas semanas con la pelea por el control de su formación en la capital, consciente de que el ganador se conocerá antes de las elecciones del 24 de mayo, pues será quien haya logrado colocar más miembros en el futuro grupo parlamentario de la Asamblea regional y mayor número de candidatos a las alcaldías. La operación encaminada a que sea la actual delegada del Gobierno la que se haga con el dominio del PP en Madrid, sigue en el alero.

Los tiempos de la mudanza en Génova, 13

El balance final de muertos y heridos en Madrid y en las 12 comunidades restantes donde se celebran elecciones será clave, según fuentes del PP, para conocer el calendario que elegirá Rajoy para el relevo de Cospedal al frente del partido. Si los resultados fueran malos y se evidenciara que el castigo, tras casi cuatro años de Gobierno, ha sido tan doloroso como algunos barones temen, entonces la mudanza en Génova, 13, se aceleraría. En cambio, si se retuviera Madrid y los socialistas, pese a reconquistar algunas plazas, quedaran orillados como tercera o cuarta fuerza en la comunidad y el Ayuntamiento, las sustituciones podrían aplazarse hasta después de las generales. Es obvio que todos los barones regionales mirarán primero a lo que ocurra el 24-M en Castilla-La Mancha, ya que un triunfo impecable de Cospedal daría amplio margen a Rajoy para elegir con mayor libertad los plazos de su relevo en la secretaría general, mientras que una derrota estimularía la inmediatez de su retirada.

Núñez Feijóo fue uno de los más resistentes a aceptar la reelección de Cospedal como secretaria general

Todos estos escenarios están siendo muy tenidos en cuenta por Alberto Núñez Feijóo, atento a lo que se cuece en Madrid. Además, el presidente gallego juega con la ventaja de no tener que examinarse en las urnas hasta el otoño del año que viene, aunque sus encuestas le dicen que si le tocara ahora medirse en ellas, volvería a tener la mayoría absoluta.

El tiempo en política es clave y en su entorno se recuerda que ya quedaron atrás esas fotos con el contrabandista Marcial Dorado, aquellas que estuvieron a punto de costarle su carrera política, sobre todo cuando él sospechó que obedecían a una mano negra de La Moncloa que habría creído verle en una competición alocada por sustituir a Rajoy en plena cresta del ‘caso Bárcenas’. Eran unas fotos que el propio Rajoy e, incluso, el entonces líder de los socialistas gallegos, Pachi Vázquez, conocían de antiguo y que todavía a estas alturas se desconoce si salieron del baúl de los recuerdos para expulsar a Núñez Feijóo del recorrido sucesorio o, sencillamente, como una maniobra del PSOE regional para erosionar su prestigio como presidente de la Xunta, después de haber desaprovechado la oportunidad de dinamitar su campaña electoral con unas instantáneas que tienen más de 20 años de antigüedad. Esta evidencia llevó al presidente gallego a sospechar de Cospedal, pues fue el barón que más pegas puso a su reelección como secretaria general en el congreso celebrado por el PP en Sevilla hace ahora poco más de tres años.

El resultado de las elecciones de mayo será determinante en las decisiones de Rajoy

Las elecciones de mayo van a ser claves para todas las decisiones que se tomen en La Moncloa, pues dependiendo de la magnitud del terremoto y del nuevo mapa territorial, sabremos el recorrido que le queda a Cospedal y los tiempos del salto de Núñez Feijóo a Madrid”, resume una persona muy próxima al presidente del Gobierno.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba