El presidente viaja a Alicante por el Congreso de la Empresa Familiar

Rajoy se topa de bruces con su alcaldesa más imputada en plena tormenta por la corrupción

Mariano Rajoy viaja mañana a Alicante sin que su partido haya aún logrado apartar del cargo a la alcaldesa de la localidad, Sonia Castedo. Una visita muy incómoda para el líder del PP.

La alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo
La alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo

Sonia Castedo sigue siendo alcaldesa de Alicante a pesar de que tiene en su expediente dos imputaciones por diversos casos de corrupción que la convierten en uno de los dirigentes más incómodos y menos presentables para la actual dirección del partido. En plena tormenta sobre la corrupción, con el 'caso Púnica' todavía en danza, que ha zarandeado las estructuras del partido en el poder y que le ha convertido en protagonista diario de titulares e informaciones sobre los escándalos, Mariano Rajoy se desplaza mañana a Alicante para clausurar el Congreso Nacional de la Empresa Familiarque precisamente este lunes inaugura el rey Felipe VI.

El primer mensaje

La alcaldesa más detestada por su organización estará allí. Aunque se ignora si finalmente lograrán evitar la fotografía con el presidente del partido. La semana pasada el PP local se sumó a una iniciativa de UPyD para que los ediles imputados en algún asunto de corrupción no puedan aparecer en unas listas electorales. Fue el primer mensaje claro de la dirección regional del PP hacia su alcaldesa, que permanece en el cargo pese a las decenas de informaciones en las que aparece involucrada en caso 'Brugal', un episodio vinculado a tráfico de influencias y otros presuntos actos ilícitos.

El presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, no ha logrado 'despejar la zona'antes de esta doble visita institucional, del rey y de Rajoy, a Alicante, una especie de 'zona cero' de la corrupción de los populares en esa comunidad, donde hay más de una docena de diputados del PP imputados y que no han dejado aún sus escaños.

La polémica alcaldesa no ha dado muestra alguna hasta la fecha de que vaya a abandonar su puesto, pese a que ha sido invitada a ello en numerosas ocasiones desde su formación. Pero Fabra no ha podido imponer su criteriocon la necesaria contundencia, y ha optado por dejar que sea Génova quien se haga cargo de este caso. La imagen que está dando el PP en la comunidad levantina no es precisamente edificante. Tanto que incluso Génova se plantea ya abiertamente la posibilidad de que Fabra no encabece las listas a las autonómicas de mayo y deje el puesto a algún compañero que no esté salpicado por los episodios del pasado. Todas las promesas sobre regeneracióny lucha en favor de la transparencia chocan en Alicante contra la figura inamovible de esta alcaldesa que parece reírse de todo y de todos.

Una vez más se va a asistir en las próximas horas a un incómodo 'juego' del ratón y el gato. Contemplar si la polémica alcaldesa consigue hacerse un hueco para aparecer en las fotografías de los actos institucionales en compañía del presidente del Gobierno, un asunto que desagrada sobremanera a Rajoy, aunque por el momento parece que nadie en su partido ha sido capaz de impedirlo. La situación de Fabra, con este viaje, queda una vez más no sólo en evidencia, sino abiertamente desairada tanto en su partido como en sus votantes y ante la propia sociedad valenciana.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba