Nacional

Barullo en el PP por el déficit: Fabra viene "arremangado" para pelear con Monago y el extremeño le aconseja leer la Constitución

Los presidentes autonómicos del PP no han ocultado sus discrepancias a la llegada del almuerzo que tienen con Rajoy en la sede del partido. Tampoco esperan conocer las cifras del déficit, pero sí que se escuche sus reivindicaciones.

Barullo en el PP por el déficit: Fabra viene "arremangado" para pelear con Monago y el extremeño le aconseja leer la Constitución
Barullo en el PP por el déficit: Fabra viene "arremangado" para pelear con Monago y el extremeño le aconseja leer la Constitución

Los presidentes del Valencia y de Extremadura, Alberto Fabra y José Antonio Monago, representan las dos posiciones encontradas que hay entre los barones populares en cuanto al reparto del déficit. El valenciano es partidario de un déficit asimétrico entre otras cosas porque ha presentado el porcentajes más alto de incumplimiento en 2012 junto a Murcia y Cataluña. Insiste Fabra en que con una modelo de financiación pero capita; no sólo como el catalán, sino incluso como el extremeño, hubiera cumplido con el 1,5 para este año. Y, sensu contrario, si Monago hubiera tenido que jugar con las mismas reglas del juego que Valencia, su déficit hubiera superado los 4 puntos.

Preguntado en un corrillo de periodistas si venía dispuesto a "pelearse con Monago", respondió con un "vengo arremangado". El objeto del extremeño en esta reunión es repetir los argumentos que ha dado hasta ahora, a saber, que nada de nada de asimetrías en el déficit. Y a Fabra, que se lea un libro "de 169 artículos que se llama Constitución española. Habla del principio de solidaridad y se lo recomendaría".

La presidenta de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, contraria también a la asimetría, se niega a que haya comunidades por encima del 1,2; y el balear Bauzá, del club del déficit desbocado, reclama un balón de oxígeno con el que parar el incremento del discurso nacionalista en las islas de que "Madrid nos roba".

Así pues, las espadas están en todo lo alto en este almuerzo que reúne en torno a Mariano Rajoy a los presidentes autonómicos y, al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. Ninguno de los barones espera, sin embargo, que se les dé una cifra de déficit. Saben que tendrán que esperar al miércoles, pero como ha dicho el presidente de la Xunta gallega, Alberto Núñez Feijóo, aquí han venido "a hablar y a escuchar". Si la idea es que se vayan más tranquilos de cómo han venido, Rajoy y Montoro se van a tener que emplear muy a fondo. Los que esperan asimetrías porque creen que tienen argumentos para ello y los que hicieron los deberes porque se sientan "recompensados" con otras medidas económicas, transferencias o inversiones del estado.  

No se sabe si se les atragantará el salmorejo, el solomillo a la pimienta, la trilogía de chocolates, el vino español, y, después, copa y puro para relajar el ambiente.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba