GRAVE INCIDENTE DE SEGURIDAD

Alerta roja en Barajas: dos intrusos campan a sus anchas durante hora y media por las pistas

En plena psicosis tras los atentados yihadistas de Boston, dos jóvenes, uno de ellos menor de edad, burlaron en la madrugada del sábado las medidas de seguridad del aeropuerto madrileño y accedieron a dos aviones estacionados en la T-3. Causaron daños por valor de 27.000 euros.

El aeropuerto de Madrid-Barajas.
El aeropuerto de Madrid-Barajas. EP

Cristian y Emilio sólo tienen 19 y 16 años de edad, pero han sido capaces de poner en solfa la seguridad de uno de los lugares que sobre el papel mejor protección debería tener en España: el aeropuerto de Madrid-Barajas. Estos dos jóvenes madrileños penetraron en la madrugada del viernes al sábado en la zona de pistas de la T-3 del aeródromo de la capital y camparon a sus anchas durante aproximadamente hora y media. En este tiempo, accedieron a dos aviones, donde causaron daños por valor de 27.000 euros, e intentaron sustraer un vehículo. Finalmente, efectivos de la Guardia Civil los detuvieron cuando se dirigían hacia una segunda terminal. El incidente se produjo sólo unos días después de la masacre de Boston, que provocó cierta psicosis de atentado en Occidente y que, en España, se plasmó en la detención de dos presuntos yihadistas y el aumento de las medidas de seguridad en algunos acontecimientos multitudinarios, como el reciente Maratón de Madrid.

Desde las 3:51 de la madrugada del sábado, la Guardia Civil rastreó la T3 del aeropuerto en busca de los intrusos. Hasta una hora y media después no pudo detenerlos, cuando se dirigían hacia otra de las terminales de Barajas

El grave incidente de Barajas se conoció sobre las 3:51 de la madrugada del pásado sábado. A esa hora, los vigilantes de seguridad del aeropuerto se pusieron en contacto con la Guardia Civil para informarles de que habían detectado la presencia de dos personas en el interior de las instalaciones, en concreto, en una zona de acceso restringido de las pistas de la Terminal 3. Según algunas fuentes, los dos desconocidos habían accedido tras saltar el muro que rodea el recinto y su presencia sólo pudo ser conocida cuando intentaron forzar la puerta de uno de los edificios y se dispararon las alarmas del recinto. Inmediatamente después, efectivos del Instituto armado se desplazaron al lugar para iniciar el rastreo en busca de los intrusos, cuyas intenciones en aquel momento se desconocían.

Finalmente, a las 5:20 horas de la madrugada, es decir, una hora y 29 minutos después de que se detectara su entrada, Cristian y Emilio fueron detenidos cuando accedían al túnel que comunica la T-3 con la T-2 del aeropuerto madrileño. Sólo en eso momento los agentes pudieron constatar que el fin último de los hasta aquel momento misteriosos asaltantes era, simplemente, cometer una gamberrada para pasar la noche del viernes a sábado. De hecho, las pesquisas han permitido saber que durante el tiempo que los dos jóvenes anduvieron a sus anchas por las instalaciones aeroportuarias, presuntamente intentaron sustraer uno de los vehículos utilizados por el personal de las instalaciones para moverse por las pistas del aeródromo. Al no conseguirlo, los asaltantes se fijaron en dos aviones aparcados en las mismas, ambos de la compañía española Air Europa.

27.000 euros en daños

Según las fuentes consultadas por este diario, Cristian y Emilio accedieron tanto a la zona de pasajeros de las aeronaves como a la cabina de los pilotos, donde causaron desperfectos por valor de 27.000 euros, según las primeras estimaciones. En concreto, los asaltantes inflaron varios chalecos salvavidas y 'jugaron' con las máscaras de oxígeno y las linternas de la tripulación. Incluso provocaron desperfectos en la palanca del tren de aterrizaje y en la radio de una de las naves. Emilio, al tener 16 años, fue puesto a disposición de la Fiscalía de Menores de Madrid, mientras que su compañero, Cristian H.F., ya ha pasado a disposición judicial. Fuentes de Aena, la empresa responsable de las instalaciones, confirmaron este lunes a Vozpópuli la existencia del incidente, al que intentaron restar importancia.

Sin embargo, fuentes policiales destacaban ayer a este diario la gravedad de la intrusión en un espacio como el aeropuerto de Madrid, que en teoría es una de las instalaciones críticas de nuestro país que debe contar con las mayores medidas de seguridad. "¿Qué hubiera pasado si en lugar de dos chavales con ganas de hacer una gamberrada hubieran sido dos terroristas yihadistas como los que perpetraron el atentado de Boston?", se preguntan agentes de la lucha antiterrorista consultados por este diario. De hecho, el incidente se había mantenido oculto para la opinión pública hasta que Vozpópuli contactó con responsables de prensa de Aena y de la compañía afectada, Air Europa. Mientras los primeros confirmaron la existencia del incidente con la presencia de dos intrusos que habían superado "los filtros de seguridad", desde la compañía aérea afirmaban este lunes por la tarde que no tenían conocimiento "del hecho". 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba