Nacional

Renfe prevé beneficios para 2012 basándose en un crecimiento imposible del PIB del 2,3%

Los actuales gestores estimaron en los últimos PGE que la operadora obtendría un superávit de casi 70 millones de euros porque fusilaron las previsiones que Economía manejaba en abril de 2011, con Elena Salgado todavía al timón. 

Un tren de Media Distancia que conecta la estación de Barcelona Sants con Portbou, a su paso por la localidad de Caldes de Malavella.
Un tren de Media Distancia que conecta la estación de Barcelona Sants con Portbou, a su paso por la localidad de Caldes de Malavella. eldelinux (CC via Flickr)

El pasado viernes 3 de abril se produjo un mediodía dramático en La Moncloa. Se presentaban los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2012 o, lo que viene a ser igual, un ajuste de más de 27.000 millones de euros. Se recortaba por todas partes, como fue desgranando el titular de Hacienda, Cristóbal Montoro. Todo era gris, menos un capítulo: las empresas públicas. Si bien iban a seguir estando fuertemente subvencionadas, éstas –Loterías, Renfe, Aena- arrojarían un saldo positivo de 1.826 millones de euros gracias, fundamentalmente, a Loterías y Apuestas del Estado.

Renfe obtendría 66 millones de euros, lo cual no está mal teniendo en cuenta que sus pérdidas en 2011 rebasaron los 100 millones. Por primera vez en sus 71 años de Historia, la compañía cerraría un ejercicio con beneficios. Algo que solo sucederá en el imaginario de algunos, porque todo apunta a que acabará 2012 con pérdidas. Solo contabilizando el acumulado hasta abril, los números dan un saldo negativo que supera los 80 millones, como publicó ayer este medio.

¿Por qué se produce semejante desajuste entre las previsiones y la realidad? Según ha comprobado Vozpópuli, porque Fomento ha calculado ingresos a partir de datos macroeconómicos elaborados en abril de 2011 por el Ministerio de Economía, entonces dirigido por Elena Salgado. Datos ficticios, cuando no completamente erróneos: según las previsiones del anterior Ejecutivo socialista, el PIB real en 2012 iba a crecer un 2,3%. Y nada más lejos de la realidad: la previsión para el curso actual oscila entre -1,5% y -2%. En otras palabras, el ministerio que tutela Ana Pastor pensó las cuentas de Renfe dando por hecho que España volvería a crecer a buen ritmo. Pero España ha vuelto a la recesión.

“Han fusilado sin ningún pudor cifras publicadas hace más de un año y completamente equivocadas, como la realidad se ha encargado de demostrar. Pero lo peor es que cuando se elaboraron los PGE ya era evidente que el Producto Interior Bruto no iba a crecer a tal ritmo. Es más, lo evidente es que íbamos a cerrar el año en números negros. Quien haya elaborado estas previsiones ha hecho una auténtica chapuza”, critica un alto cargo de Renfe desde el anonimato.

Según el Plan General de Contabilidad para este año, subirían la cifra de negocios y los resultados de explotación. Ahora está por ver si los nuevos gestores de la operadora corrigen las cifras.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba