Nacional

Miedo empresarial a Colau y Carmena: piden que no paralicen la actividad económica

Los grandes empresarios de Madrid y Barcelona se muestran intranquilos por las alcaldías de Manuela Carmena y Ada Colau. Diversas agrupaciones empresariales les piden que no aumenten la presión fiscal y no paralicen la actividad económica.

El presidente de la patronal Fomento del Trabajo, Joaquim Gay de Montellà
El presidente de la patronal Fomento del Trabajo, Joaquim Gay de Montellà EFE

Los grandes empresarios de Barcelona y Madrid se muestran bastante preocupados ante la posibilidad de que Ada Colau y Manuela Carmena ocupen las alcaldías de sus respectivas ciudades. Desde la patronal Fomento del Trabajo a CEIM pasando por las Cámaras de Comercio o la Fira de Barcelona, las diversas agrupaciones empresariales de las dos ciudades piden a las candidaturas de izquierda radical que no eleven la presión fiscal y no paralicen la actividad económica.

Los grandes empresarios catalanes agrupados bajo la rúbrica de la patronal Fomento del Trabajo, que preside Joaquín Gay de Montellà, y el presidente de Fira de Barcelona, José Luis Bonet, están intranquilos ante la posibilidad de que las primeras propuestas que ponga en marcha la futura alcaldesa Ada Colau, acaben paralizando la actividad económica y provocando un freno en la creación de empleo en Barcelona. 

“Sí, reconozco que en la patronal Fomento hay intranquilidad en algunos empresarios que no ven con buenos ojos las tasas a los bancos por pisos vacíos, o que se pongan en duda grandes salones para la ciudad y el empleo como el Mobile World Congress”, asegura a Vozpópuli un empresario asociado a Fomento del Trabajo, filial catalana de la CEOE. Y añade este empresario: “Parece increíble que formaciones de extrema izquierda y antisistema puedan gobernar Barcelona, esperemos que pacten con otros partidos propuestas razonables y que no frenen la actividad empresarial”.

En la misma línea se expresa un empresario de la patronal madrileña CEIM: “Hace falta la confianza. Se estaba generando una poca y se puede perder enseguida si los gobernantes toman medidas en otra dirección. Una pregunta esencial es qué van a hacer con los impuestos. Una subida de la presión fiscal dificultaría la recuperación. Lo único que me da algo de tranquilidad es que el candidato del PSOE, Antonio Miguel Carmona, es bastante business-friendly y no permitiría muchas de las medidas que pueden estar planteándose”. CEIM ha presentado a los diversos candidatos un plan para crear 400.000 empleos en tres años. De acuerdo con estas fuentes, todos los candidatos salvo Izquierda Unida visitaron la patronal y son conscientes de las medidas que, en opinión de la patronal, habría que adoptar.

Entre las propuestas que aparecen en el programa electoral de la formación de la izquierda radical Barcelona en Comú, que lidera la activista antidesahucios Ada Colau y que ganó las elecciones municipales en la capital catalana el pasado domingo, figura multar a los bancos que tengan pisos vacíos. En su programa defiende limitar las aperturas de medianas y grandes superficies comerciales, oponerse a la liberalización horaria comercial en días festivos en Barcelona, introducir una tasa para las eléctricas, revisar las tarjetas de transporte, licitar el proyecto que rescataría el tranvía por la Avenida Diagonal o una renta municipal complementaria para familias con pocos recursos. 

También prevé auditar entes como el Consorcio de la Zona Franca o la Fira y paralizar la apertura de nuevos hoteles o revisar privatizaciones. Estas propuestas, a pesar de que Colau sólo dispone de 11 concejales (lejos de la mayoría absoluta de 21 concejales en Barcelona y ya ha dicho que sólo pactará con la izquierda del PSC y los independentistas deERC y la CUP) han disparado las luces de alarma entre los empresarios.

Colau propone gravar a bancos, limitar actividad comercial  ycrear 2.500 empleos con una inversión municipal de 50 millones

La candidatura de Colau propone además nuevas inversiones públicas, crear 2.500 empleos con otra inversión municipal de 50 millones y la creación indirecta de empleo sostenible en sectores como la rehabilitación de vivienda, la gestión de residuos, el comercio de barrio, la atención a las personas y la economía cooperativa. Los empresarios temen que esas promesas de incremento del gasto y la inversión pública en Barcelona acabe suponiendo un incremento de la presión fiscal sobre los barceloneses y las empresas.

Por su parte, la plataforma Ahora Madrid liderada por Manuela Carmena se perfila para la alcaldía y contempla la paralización de desahucios de primera vivienda, la creación de alternativas habitacionales, detener la privatización de servicios públicos, paralizar grandes operaciones urbanísticas como la de Chamartín y, por último, realizar una auditoría de la deuda municipal, de los sobrecostes y de los contratos vigentes de externalización extinguiéndolos en la medida de lo posible.

Entre las propuestas de corte social, Carmena plantea una larga batería que precisaría un incremento sustancial del gasto: el establecimiento de un salario mínimo, aumentar comedores, reforzar el sistema de dependencia, potenciar los servicios sociales, brindar más recursos para el cuidado de la infancia, garantizar el suministro básico de agua y energía, un plan de inserción de jóvenes al mercado laboral, restablecer los derechos y salarios de los trabajadores de los servicios públicos, crear una concejalía de Cultura con presupuesto propio, incremento de la cooperación internacional, más alumbrado y un largo etcétera.

Carmena quiere subir impuestos, parar las operaciones urbanísticas y auditar la contratación

Y todo ello se trata de compensar mediante un aumento de la presión fiscal en la que se incluyen impuestos sobre las telecomunicaciones, las eléctricas o la acumulación de vivienda, tasas a cualquier suministro o al uso privado del espacio público como las terrazas o cajeros, modificaciones de las concesiones de servicios, la reinstauración del impuesto sobre la actividad económica y la fiscalidad medioambiental, entre otras.   

Acuerdos políticos que no paralicen la economía de la ciudad

“El problema de Carmena es que no tiene experiencia de gestión, una cosa que no se antoja nada buena cuando encima proyecta un incremento del gasto tan considerable. Si eso lo termina compensando con alzas de la presión tributaria, entonces mal vamos. Tampoco parece nada bueno el hecho de que no se respete la inversión inmobiliaria, lo que podría tumbar un sector que por fin empezaba a dar signos de vida”, sostiene un insigne empresario madrileño.

No obstante, la patronal que preside Joaquim Gay de Montellà ha asegurado que en la capital catalana los comicios no han deparado "ninguna mayoría holgada", por lo que la patronal "Fomento del Trabajo espera que la capacidad de negociación y pacto redunde en favor de la ciudadanía y de la actividad económica de un enclave tan determinante para el global de Cataluña".

En este contexto, Fomento ha reclamado que los necesarios acuerdos de gobierno "antepongan la gobernabilidad municipal y no paralicen la actividad administrativa necesaria para el buen funcionamiento de la economía local”. "La creciente actividad económica y empresarial deCataluña requiere municipios con gobiernos fuertes para continuar siendo uno de los territorios del sur de Europa más dinámicos y atractivos para nuevas inversiones", ha defendido Fomento, que ha añadido que "los ayuntamientos deben tener la capacidad de redactar presupuestos que den apoyo a la actividad económica y la creación de empleo".

Algunos empresarios temen el programa de Podemos

El presidente de Fira de Barcelona, de las Cámaras de Comercio y de Freixenet, José Luis Bonet, considera “sorprendente” la victoria de Ada Colau en Barcelona y espera que “su victoria no tenga consecuencias nocivas para la sociedad ni para la actividad económica”. Bonet ha hecho un llamamiento “al diálogo entre todas las fuerzas políticas municipales en Barcelona”. “Espero que Ada Colau defenderá la celebración en la capital catalana del Mobile World Congress”, ha asegurado en Acn. Cabe recordar que hace unas semanas el presidente de Fira de Barcelona había mostrado su inquietud hacia el programa dePodemos. En cambio, esta vez celebró que la formación de izquierdas “haya dejado de atacar la economía social de mercado en España y haya derivado hacia posiciones más socialdemócratas”.

En los últimos meses, algunos empresarios han manifestado más o menos abiertamente su temor a la incidencia que puedan tener formaciones populistas como Podemos, que aboga por el incremento del gasto público, alzas fiscales y una mayor regulación en ámbitos como el comercio, la banca o las grandes superficies. Capos del Ibex como el presidente de Telefónica, César Alierta, han defendido el bipartidismo existente. El presidente de BBVA, Francisco González, incluso ha declarado abiertamente que "los populismos no hacen funcionar la economía". Por no hablar del presidente de Pikolín, Alfredo Soláns, quien soltó el año pasado ante 500 empresarios socios del Instituto de la Empresa Familiar un “ahora parece que vienen los de Jorobemos”.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba