TRAS LA ABDICACIÓN DEL MONARCA

Miles de personas piden decidir sobre el futuro de la monarquía en la Puerta del Sol

Portando banderas tricolores y al grito de "España mañana será republicana", "No más reyes, referéndum" o "El Borbón, sin pensión", 20.000 personas se han concentrado en la emblemática plaza madrileña para pedir un referéndum. 

No era 14 de abril, pero lo parecía. Un mar de banderas tricolores inundó desde antes de las ocho de la tarde la céntrica Puerta del Sol, convertida desde hace tiempo en el emblemático epicentro de las protestas madrileñas. La notica de la abdicación del rey Juan Carlos había tenído una primera reacción de los partidos de izquierdas, cuyos dirigentes habían salido rápidamente a exigir la celebración de un referéndum para que los españoles puedan decidir el futuro de la monarquía. Sin embargo, fueron las redes sociales las que habían traído aquí y a otros céntricos lugares de un centenar de ciudades españolas a miles de ciudadanos al clásico grito de "España, mañana, será republicana". Según las estimaciones policiales, en la capital fueron más de 20.000 los manifestantes.

El futurista acceso a la estación de Cercanías de la Puerta del Sol se convirtió en un improvisado pedestal para el ondear de banderas tricolores

De hecho, a las 20.15 horas, la Puerta del Sol estaba ya prácticamente abarrotada. Sobre todo en las cercanías de la emblemática estatua del oso y el madroño, y del futurista acceso a la estación de cercanías, alrededor de los cuales era imposible dar un paso. Esta construcción acristalada se convirtió, de hecho, en el improvisado pedestal desde que un grupo de manifestantes ondeaban la tricolor a imagen y semejanza de la célebra fotografía de 1931. Mientras, a sus pies, se coreaban consignas contra los Borbones y a favor de un referéndum. No faltaba tampoco los que en su día popularizó el 15-M.

Todo en un ambiente festivo en el que no faltaban los vendedores de botes de cerveza que hicieron su agosto entre el fervor republicano y algún que otro tenderete que ofrecía desde abanicos hasta escarapelas, tricolores a aquellos que querían dejan claro por qué estaban allí. Entre los asistentes a la concentración,se encontraban el coordinador general de IU, Cayo Lara, y los diputados de esta formación Alberto Garzón y José Luis Centella. También secundó la protesta el coportavoz federal de EQUO, Juantxo López de Uralde, mientras la nueva fuerza emergente de la izquierda, Podemos, se dejaba notar en decenas de camisetas con el círculo de su emblema. Incluso ondearon un par de banderas del PSOE.

"El Rey, go home"

Había jóvenes, muchos jóvenes, pero también personas de edad y familias con niños que sujetaban pequeños carteles contra la monarquía mientras estaban sobre los hombros de sus padres. No faltaban tampoco los turistas que, camino de un restaurante de la zona donde disfrutar una paella con sangría, disparaban sus cámaras de fotos sin entender mucho qué había llevado hasta el lugar a varios miles de personas. Kike, un parado de 47 años, o como prefiere definirse, "un empleado de la mayor empresa del país, Paro SA", se lo intentaba explicar en un inglés básico a un matrimonio británico: "El Rey go home. The son, no good".

Los turistas cruzaban la plaza y disparaban sus cámaras de fotos sin entender mucho que había llevado hasta ese lugar a varios miles de personas 

Todo, en medio de un importante despliegue policial. La Dirección General de la Policía había dado instrucciones de redoblar la presencia de agentes antidisturbios en las calles de toda España y el centro de Madrid era el mejor exponente de ello. Media docenas de furgonetas con los lanzadestellos azules encendidos custodiaban la entrada a la Casa de Correos, sede del Gobierno de la Comunidad de Madrid. En las calles de alrededor también el despligue era aún más visible.

Una de ellas era la Carrera de San Jerónimo, donde poco después de iniciarse la concentración se vivieron uno de los pocos momentos de tensión de la convocatoria cuando los antidisturbios pararon a un grupo de jóvenes que pretendían acceder a la plaza con banderas comuneras. Tras unos minutos de tensión y gritos de otros manifestantes que reclamaran su "libertad" y clamaban contra la "represión", los dejaron continuar. De hecho, la protesta se desarrolló en un ambiente pacífico y sin altercados. Sobre las 21.30 la plaza empezó aclarearse en algunas zonas muy lentamente.

Sólo entonces, un grupo de unos 300 manifestantes dirigieron sus pasos hacia el cercano Palacio Real al grito de "Vente, vente, a la Plaza de Oriente", para continuar la protesta. Sin embargo, la Policía ya había tomado la zona para impedir, precisamente la llegada de manifestantes desde la cercana Puerta del Sol. Al cierre de estas líneas, no se habían registrado incidentes.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba