EXPANSIÓN EN PLENO AJUSTE

Fuerte subida salarial en Alemania: ¿hacia el fin de la austeridad en la Eurozona?

Los sindicatos ganan el pulso a Merkel y logran un histórico aumento del 6,3%.- Primer síntoma de crecimiento en un contexto de ajustes masivos.

Empleados de los servicios de tráfico en tierra forman piquetes en la entrada del aeropuerto de Tegal de Berlín, Alemania, el martes 27 de marzo
Empleados de los servicios de tráfico en tierra forman piquetes en la entrada del aeropuerto de Tegal de Berlín, Alemania, el martes 27 de marzo Robert Schlesinger (DPA/Efe)

Tras la huelga general del 29-M en España, el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, declaró: “La huelga no tuvo apoyo como para frenar la reforma laboral”. Pero el todopoderoso Schäuble no dirá lo mismo de las protestas en su país. Tras dos semanas de huelgas ininterrumpidas en el sector público y en el sector servicios, el Gobierno federal anunció el sábado 31 de marzo una fuerte subida salarial del 6,3%.

Se trata de un hito de los sindicatos germanos, que amenazaban con un auténtico casus belli de no atenderse sus reivindicaciones. Paradojas de la UE contemporánea: mientras que las centrales de unos países inflaman la calle por culpa de los recortes, otras creen que los asalariados ya han hecho demasiados sacrificios y quieren su recompensa.

Como explica el economista Romaric Godin al rotativo económico galo La Tribune, detrás de esta decisión del Ejecutivo de Angela Merkel hay un mensaje “esperanzador” para los 17 países de la Eurozona. “Elevando el consumo mediante subidas salariales, Alemania puede ayudar al crecimiento europeo, actualmente marginado por la oleada de planes de austeridad”, dice Godin. Berlín cuenta con un presupuesto saneado capaz de permitirse una subida como la actual, tasada en 1.700 millones de euros.

La sensación de los deberes hechos

Dos millones de funcionarios y una cantidad muy superior de empleados del sector servicios se beneficiará de la medida. De hecho, ambos colectivos han padecido ya con creces la incipiente reforma laboral lanzada a mediados de la pasada década por el socialdemócrata Gerhard Schöder (la célebre Agenda 2010); y ahora, con el paro en su cota más baja (7,2%) y la sensación de que son otros los países que deben sufrir la crisis, los asalariados alemanes exigen ganar más.

El Gobierno federal proponía un aumento del 3,3% y Verdi, la organización sindical que aglutina a la mayoría de funcionarios y empleados públicos, un 6,5%. Es evidente que se han impuesto las tesis de la segunda. La subida salarial se hará en tres etapas: 3,5% este año, 1,4% el 1 de enero de 2013 y también 1,4% el 1 de agosto del año que viene. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba