Dos personas han muerto y una tercera ha resultado herida este jueves en una operación antiterrorista que ha llevado a cabo la Policía belga en la ciudad de Verviers, -situada en la provincia de Lieja (Valonia)-, según ha informado la Fiscalía belga. Las fuerzas y cuerpos de seguridad han llevado a cabo más de diez operaciones antiterroristas en el país y se ha elevado el nivel de alerta antiterrorista, que pasa de 2 a 3 -en una escala en la que el nivel máximo es de 4-.

Según ha indicado la Fiscalía, los terroristas, que atacaron a las fuerzas del orden con armas semiautomáticas, planeaban un ataque "inminente" y el objetivo era "especialmente los agentes de la Policía". La Fiscalía belga también ha confirmado que las células terroristas investigadas estaban "operativas" con varios miembros procedentes de Siria. Las autoridades belgas han estimado que al menos 101 ciudadanos belgas habrían vuelto de Siria en los últimos meses, por lo que se habría iniciado la investigación policial.

Según las informacioens de las autoridades, las escuchas policiales permanentes en sus viviendas y también de las líneas telefónicas que utilizaban "han revelado que los sospechosos tenían la intención de cometer atentados en la capital belga tras los ataques de París". 

Explosiones y disparos en Verviers

Una de las operaciones antiterroristas que se ha llevado a cabo en Bélgica ha tenido lugar en Verviers -situada en la provincia de Lieja (Valonia)- y en ella han muerto dos presuntos yihadistas y un tercero ha resultado herido de gravedad. El asalto policial a la casa en la que se encontraba el grupo de supuestos terroristas, que ha comenzado más tarde de las 17 horas, ha sido llevado a cabo por la Policía Federal belga y por unidades especiales de la lucha antiterrorista.

Sobre las 17.45 horas, unos agentes han entrado en el domicilio de los presuntos yihadistas, mientras un grupo de francotiradores custodiaba los accesos al edificio desde las azoteas vecinas. Tras varias explosiones y un intercambio de disparos entre los supuestos terroristas y agentes de la policía, dos de los extremistas radicales han sido abatidos y un tercero ha resultado herido de gravedad. Además, varios testigos que han presenciado la escena desde sus viviendas han asegurado que los agentes se han llevado detenidas a varias personas.

Sin embargo, estas detenciones no han sido confirmadas por las autoridades belgas, quienes únicamente han asegurado que las operaciones "continúan abiertas" y que "no se descartan más detenciones en las próximas horas".

Una decena de operaciones antiterroristas en curso

Al mismo tiempo en el que se desarrollaba la operación antiterrorista en Verviers, se han llevado a cabo otras nueve en distintos puntos del país. La más importante de ellas ha tenido lugar en Bruselas y según la Fiscalía belga, es de "gran envergadura". Esta se ha desarrollado con el fin de detener a un grupo de yihadistas que acabarían de regresar de Siria y que estaban siendo vigilados de cerca por las fuerzas y cuerpos de seguridad. 

En una de las operaciones desarrollada en la capital belga, los agentes de Policía han entrado en una casa en la que han encontrado explosivos. Horas antes de encontrar la munición, los agentes policiales han detendio a dos supuestos yihadistas en Zaventem, el barrio en el que se encuentra el aeropuerto. 

Además, en la parada de metro de Molenbeek-Saint-Jean, también en la capital, la Policía ha detenido a un hombre armado que ha gritado "Allahu akbar" -"Alá es grande"-, según asegura Le Soir, por lo que el tránsito de suburbanos se ha visto interrumpido. 

Jornada de confusión

A lo largo de la tarde, varias informaciones contradictorias se han publicado en distintos medios de comunicación. Así, una falsa alarma de bomba ha obligado a desalojar la sede central de la Policía Federal belga y se ha reforzado la presencia policial en el barrio internacional de la capital, así como de los edificios oficiales. 

Un detenido por la posible venta de armas a Amédy Coulibay

Además, este jueves ha sido detenido en Bélgica un hombre por su posible relación con Amédy Coulibaly, el terrorista que asesinó a una agente de Policía Municipal de París y que se atrincheró en un supermercado judío la semana pasada. Las autoridades belgas le han detenido por tráfico de armas y están investigando si suministró armamento al yihadista.

El hombre se entregó el martes por la noche en una comisaría de Charleroi afirmando que había estado en contacto con Coulibaly y aseguró que había timado al terrorista con la venta de un coche. Sin embargo, las autoridades belgas han averiguado que ambos estaban negociando la venta de un arma de fuego de calibre 7. Este tipo de balas son las que emplea la pistola Tokarev que Coulibaly empleó en su ataque contra el supermercado de Vincennes, donde mató a cuatro rehenes, y posiblemente en los disparos que hirieron a un hombre que hacía jogging dos días antes.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba