Internacional

Suiza planea limitar la entrada de españoles, italianos y portugueses, que serán ciudadanos de 'segunda'

Suiza no quiere ser sede de la miseria de Europa y estudia la posibilidad de limitar la entrada de ciudadanos procedentes de España, Italia y Portugal, que pasarán así a ser considerados como inmigrantes "de segunda".

El consejero federal suizo, Didier Burkhalter
El consejero federal suizo, Didier Burkhalter FLICKR / United Nations - Geneva

"Suiza no quiere ser sede de la miseria de Europa", asegura el diario francés Les Echos. El Consejo Federal helvético está buscando la fórmula para reducir el número de trabajadores de la Unión y quiere activar una cláusula de salvaguardia a la que Suiza tendría derecho según lo establecido en el acuerdo firmado con la Unión Europea. En concreto, estudia la posibilidad de limitar la entrada de ciudadanos procedentes de España, Italia y Portugal, que pasarán así a ser considerados como inmigrantes "de segunda".

Berna ya hizo uso de este mecanismo el año pasado contra los nuevos ocho miembros de la UE (Estonia, Hungría, Letonia, Lituania, Polonia, Eslovaquia, Eslovenia y la República Checa).

Esta herramienta se puede utilizar cuando el aumento del número de permisos de residencia expedidos es un 10% superior a la media de los últimos tres años. Al ritmo actual, este nivel podría alcanzarse el 31 de mayo debido a la afluencia de inmigrantes procedentes de España, Portugal e Italia. "La cuestión de la imposición de (esta cláusula) para todos los miembros de la UE es algo que se está debatiendo", confirmó el sábado por la noche, el consejero federal Didier Burkhalter en la RTS (Radio Televisión Suiza).

Esta cláusula sin embargo solo puede aplicarse durante un año. Además, Berna también pueden dudar en hacer uso de esta cláusula por razones económicas y políticas. Muchos sectores, como la agricultura y el turismo necesitan el mercado de trabajo europeo barato para mantener su competitividad. El Consejo Federal también pueden preferir dejar la cláusula en suspenso para de esta forma apaciguar a Bruselas, ya que tiene un carácter discriminatorio.

El Consejo Federal también debe tener en cuenta las consideraciones políticas internas. Dejando de abrir sus fronteras a los europeos los "siete sabios" saben que pueden llevar agua al molino de los partidarios del aislacionismo suizo. El partido populista de derecha UDC ha lanzado recientemente una campaña "contra la inmigración masiva" y la asociación Ecología y población (Ecopop) logró reunir recientemente suficientes firmas para un referéndum sobre la base de la superpoblación.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba