Internacional

Rusia desafía a la Unión Europea y seguirá surtiendo de misiles al régimen sirio de Al Asad

Moscú explica que el suministro de los misiles S-300 a Siria responde a un contrato suscrito hace varios años, y que esos sistemas no pueden ser utilizados por grupos armados ilegales en el tipo de lucha que se libra en Siria. Además, critica el levantamiento del embargo de armas a la oposición. 

El presidente ruso, Vladímir Putin, en una imagen de archivo
El presidente ruso, Vladímir Putin, en una imagen de archivo Efe

Rusia defendía este martes la venta de misiles a Siria con el argumento de que no pueden ser usados contra los rebeldes, a diferencia de las armas que suministrarían países de la Unión Europea a la oposición tras el levantamiento del embargo, según recoge Efe. Estas declaraciones se dieron el mismo día en que la UE aprobó poder armar a los rebeldes sirios.

"Tales pasos son en gran medida un factor de contención para impedir que algunas mentes calenturientas otorguen a este conflicto un carácter internacional con participación de fuerzas externas", afirmó Serguéi Riabkov, viceministro ruso de Exteriores, en rueda de prensa.

Riabkov subrayó que los misiles antiaéreos S-300 "son un factor estabilizador" contra una intervención exterior, en oposición a las afirmaciones del secretario de Estado norteamericano, John Kerry, que tachó esos misiles de factor desestabilizador. "Hablamos del suministro de armamento defensivo al gobierno de un país para la defensa de sus infraestructuras y sus tropas", dijo Riabkov, citado por las agencias locales.

El número dos de la diplomacia rusa subrayó que Moscú comprende la inquietud que la venta de armas al régimen del presidente sirio, Bachar al Asad, suscita a muchos de los socios de Rusia. Pero insistió: "no tenemos motivos para modificar nuestra postura en ese terreno" y recordó que el receptor del armamento ruso es un "poder legítimo". "El suministro de los S-300 a Siria responde a un contrato suscrito hace varios años. Quiero añadir que estos sistemas, por sus propias características, no pueden ser utilizados por grupos armados ilegales en el tipo de lucha que se libra en Siria", recalcó.

Rusia siempre ha mantenido que el armamento pesado que ha vendido durante los últimos años a Damasco tiene un carácter exclusivamente defensivo y no puede ser utilizado ni para reprimir manifestantes ni en una lucha cuerpo a cuerpo. Riabkov no precisó en qué fase se encuentra la entrega de los S-300 a Damasco, pero recalcó que Rusia no renunciará a esa operación.

Recientemente, el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, confirmó en Varsovia que Moscú está completando la entrega de los S-300, en virtud de un contrato firmado en antes del estallido del conflicto en el país árabe.

Israel, cuyo primer ministro, Benjamin Netanyahu, visitó recientemente Moscú para persuadir al Kremlin para que suspenda la venta de armas a Damasco, subrayó hoy que los misiles son una amenaza para su seguridad. "Los misiles son una amenaza (para Israel) y puedo dar fe de que no se ha acelerado la venta. Esperemos que no se concrete pero si ocurre, sabremos qué hacer", afirmó el ministro de Defensa israelí, Moshé Yaalón.

Diferentes modos de actuar

En 2010 el Kremlin sí renunció a la entrega de los S-300 a Irán, pese a tener un contrato en vigor, después de que el Consejo de Seguridad de la ONU aprobara unas sanciones que prohibían la venta de armamento pesado a Teherán. Según informó el diario "New York Times", Rusia también ha enviado a Siria una nueva partida de misiles antibuque Yakhont, que sumados a los sistemas móviles lanzamisiles costeros "Bastión" podrían hacer frente a los buques de EEUU e Israel en el Mediterráneo oriental.

Por otra parte, Moscú criticó la decisión de la Unión Europea de levantar el embargo de armas a la oposición siria, aduciendo que esto podría frustrar un posible proceso de paz en el país árabe. Esa decisión "no contribuye a los preparativos de la conferencia internacional para el arreglo del conflicto sirio, en el que ahora trabajan de manera constructiva muchas partes", aseguró Dmitri Peskov, portavoz del presidente ruso, Vladímir Putin.

Al respecto, Riabkov subrayó que la decisión de los Veintisiete muestra su "doble rasero": "No se puede, por una parte anunciar los planes de detener el baño de sangre y, por otro, tomar la senda de inundar Siria de armamento. Estamos decepcionados. La UE está echando leña al fuego del conflicto y reduciendo las posibilidades de que se celebre una conferencia sobre Siria", dijo Riabkov, quien acusó a Bruselas de no proponer ninguna solución política al conflicto.

Rusia considera que la conferencia propuesta el 7 de mayo pasado por Kerry y el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, no se celebrará si Occidente no presiona a los rebeldes para que decidan quién les representará en las negociaciones y dejen de poner como condición previa la renuncia de Asad.

El fin de semana, el viceministro de Exteriores sirio, Walid al Mualem, aseguró en Bagdad que Damasco enviará en junio una delegación oficial para participar en la conferencia que se centrará en el Comunicado de Ginebra, que propone un Gobierno de transición con representación del régimen y de los rebeldes.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba