Internacional

El "royal baby" llega con una previsión de 280 millones bajo el brazo

Cuando se trata de marketing, la imaginación no conoce límites. Tazas serigrafiadas, osos de peluche vestidos con el uniforme inglés o galletas con forma de cuna son sólo algunos de los artículos que ha inspirado el bebé real en plena tormenta de merchandising en Reino Unido.

Modelo de Lego de los duques de Cambridge con su hijo, George Alexander Louis
Modelo de Lego de los duques de Cambridge con su hijo, George Alexander Louis 'Daily Mail'

Reino Unido está en plena tormenta de merchandising. La familia real tejida a punto, figuras de Lego de los duques de Cambridge, pijamas para bebés con el lema "mantén la calma, mi bisabuela es la reina", orinales con forma de trono real, almohadas, vajillas de cerámica china o recuerdos más tradicionales como abanicos, llaveros y dedales son, entre otros muchos, algunos de los artículos que rebosan en las estanterías de los comercios ingleses inspirados por el nacimiento, el pasado 22 de julio, del nuevo heredero al trono británico y que podrían generar alrededor de 250 millones de libras a la economía británica.

Un asombroso surtido de recuerdos reales, entre los que se incluye una cuna al noble precio de 12.500 libras, ha invadido los estantes de todo comercio ante el ansia de los minoristas por hacer caja con el nacimiento del nuevo heredereo al trono británico. 

Antes del nacimiento del primer hijo de Guillermo y Catalina, se estimaba que su efecto en las ventas del comercio minorista lograría un impulso de unos 100 millones de libras (alrededor de 115 millones de euros), según explicó el profesor Joshua Bamfield, director del Centro de Investigación Minorista, al periódico británico 'Sunday Times'

Sin embargo, horas después de la llegada al mundo de George Alexander Louis, las previsiones económicas se dispararon rondando los 280 millones de euros, un impacto que podría ser "tremendamente positivo". "El nacimiento real puede proveer a la economía con un temporal, pequeño pero positivo empuje al tiempo que se ve un movimiento creciente en la buena dirección", subrayó Howard Archer, economista de la City de Londres.

El "royal baby" podría generar 280 millones de euros con la venta de todo tipo de artículos que celebran su nacimiento

Según expertos consultados por medios británicos, se espera que bebé real genere 284 millones de euros de negocio, de ellos 93 solamente en recuerdos, como parte del que podría ser uno de los grandes acontecimientos del año.

La locura de souvenirs que vive Reino Unido no es algo nuevo. Ya en 2011, la boda de Guillermo y Catalina se saldó con unos ingresos de 233 millones por la venta de recuerdos reales, según datos del Centre for Retail Research. Los antecedentes más próximos son el Jubileo de diamante y los Juegos Olímpicos de Londres del verano pasado que se liquidaron con unos ingresos de 350 millones

Cuando Guillermo y Catalina contrajeron matrimonio en 2011 se vendieron 233 millones en recuerdos reales

Además, la capacidad de hacer caja de todos los Middleton, incluida su hermana Pippa a la que la cadena estadounidense NBC ofreció en abril unos 450.000 euros por 20 apariciones anuales, no puede compararse con el denominado "efecto Kate", que cuenta con el plus de poder explotar el hecho de haber llevado en sus entrañas al recién nacido que con su llegada marca la primera vez que en el reino de Inglaterra coinciden cuatro generaciones de la reina y sus herederos vivos: Isabel II, Carlos, Guillermo y Jorge Alejandro Luis. 

"Bebé midas"

El nuevo bebé "midas" complementará la contribución anual de la familia real a la economía británica con una estimación que según Brand Finance rondaría los 1.500 millones de libras sólo durante este año, según el rotativo inglés 'Daily Mail'. 

La firma dice que el nuevo bebé incrementará las arcas y mejorará los activos de la familia al completo, incluyendo el Dominio de la Corona y los ducados de Cornwall y Lancaster, que ascienden a 53.600 millones. 

El monitor de bebés más caro del mundo

Entre la inmensidad de recuerdos, destaca uno. Se trata del monitor de recién nacidos más caro del mundo y como no podía ser de otra manera, se ha inventado a tiempo para la llegada del nuevo miembro de la realeza británica. Este es realmente el rey de los artilugios para bebés. 

Ingenieros de la firma electrónica francesa Withings se han pasado dos meses diseñando para la ocasión un dispositivo de 24 quilates, valorado en 35.000 libras, para los duques de Cambridge. Con una cámara de alta definición, visión nocturna y alertas que controlan el ruido, el movimiento, la temperatura y humedad, el monitor permitirá que Catalina y Guillermo estén al tanto de todos los movimientos de su hijo, incluso si están en la otra parte del Palacio Kensington.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba