Internacional

1.200 aerosoles de pintura española para decorar el avión de la selección de Brasil

Los gemelos Pandolfo, cuyos graffitis se pueden ver desde Recife a Río de Janeiro, tuvieron claro desde el primer momento que la empresa española Montana Colors S.L y su tinta especial MTN era la más adecuada para decorar el avión de Brasil. 

Vista del Boeing 737-800 que trasladará a los jugadores brasileños durante el Mundial de Fútbol 2014.
Vista del Boeing 737-800 que trasladará a los jugadores brasileños durante el Mundial de Fútbol 2014. EFE

Hace dos décadas cuando Jordi Rubio y Miquel Galea crearon la empresa de pinturas Montana Colors S.L -especializada en pintura para graffitis- nadie podía imaginar que en 2014 la alta calidad de la pintura española que fabrican iba a servir para decorar el Boeing 737-800 de la compañía Gol cedido a la selección de Brasil para surcar los cielos en busca de su sexta Copa del Mundo. La obra de los hermanos Otávio y Gustavo Pandolfo, 'Os Gêmeos', que permanecerá dos años en el fuselaje de la aeronave, ya se puede ver aterrizar y despegar en las pistas de los aeropuertos del gigante sudamericano y como sucede en aquel país ya tiene sus detractores y sus admiradores. Brasil, un país de contrastes.

No era sencilla la tarea encomendada a los grafiteros Pandolfo (São Paulo, 1974), también vinculados al planeta fútbol al estar representados por el ex delantero del Real Madrid  Ronaldo a través de su empresa 9ine. La primera misión era elegir y acertar con la calidad y la resistencia de la pintura para poder decorar el avión de 177 asientos de la compañía Gol donde Neymar, Alves y compañía acomodarán sus posaderas durante el mes que dura el Mundial de Brasil. Después había que eliminar el tradicional color blanco y las letras anaranjadas de la aerolínea brasileña para usar como base el amarillo, color de la elástica de la 'canarinha'.

Parece que los gemelos Pandolfo, cuyos graffitis se pueden ver desde Recife a Río de Janeiro pasando por los vagones de metro del inmenso Sao Paulo donde nacieron y residen, tuvieron claro desde el primer momento que la empresa Montana Colors S.L radicada en San Vicenç de Castellet (Barcelona) y su tinta especial MTN era la más adecuada para decorar el avión de Brasil. Tras realizar la primeras pruebas para determinar si el material resistía a la presión y a las más adversas condiciones climáticas decidieron seguir adelante con el proyecto.

Todo se había iniciado mucho antes cuando 'Os Gêmeos' habían planteado el proyecto a los responsables de Gol, la compañía que ha conseguido democratizar el uso del avión en el gigantesco país (ahora resulta más barato viajar en avión comprando de manera anticipada el billete que pasar 24 horas en un autocar para viajar, por ejemplo, entre Río de Janeiro y Salvador). Gol, creada en enero de 2000, es la segunda línea aérea más grande e importante de Brasil y América Latina, con el 37% del mercado aéreo doméstico brasilero y el 15% del mercado internacional.

Ya tenían la idea en la cabeza, los primeros bocetos y sólo esperaban la llegada de la tinta MNT desde España para decorar el avión del principal rival de la selección española. Tras realizar el pedido fueron transportadas al aeropuerto de Belo Horizonte los 1.200 aerosoles en spray para decorar el fuselaje del Boeing 737-800 de la compañía de bandera brasileña. La primera colaboración de 'Os Gêmeos' con la empresa catalana se había producido una década antes cuando los brasileños decoraron su fábrica en San Vicenç de Castellet. Volvieron en 2007 para “renovar su aspecto y sumar nuevas formas y colores cargados de simbología”.

Ahora los gemelos Pandolfo sólo tenían que ejecutar el proyecto, mancharse las manos de tinta. Ponerse a trabajar ya que el avión de última generación no podía estar mucho tiempo parado en un espacioso hangar del aeropuerto de Confins (Belo Horizonte). Subidos en plataformas y en andamios durante 12 horas al día acabaron su trabajo en menos de diez días. Una de las principales dificultades que tuvieron que sortear fue diseñar de manera simétrica las dos partes del fuselaje del avión, algo que no resultó sencillo.

El diseño es un homenaje a la torcida (los exaltados hinchas brasileños de cualquier deporte) que confían en ganar el hexacampeonato y si puede ser en la final a España pues mucho mejor. La idea original de los gemelos era destacar la diversidad del pueblo brasileño. “Pintamos el avión para quien trabaja en el aeropuerto, para el joven que vuela en el puente aéreo para encontrarse con su novia. Queríamos que los pasajeros volasen en una obra de arte”, aseguran.

Su propuesta poco convencional surge de la idea de llevar a los pasajeros a las nubes en una fiesta de color representativa para los brasileños. Después de pintar en túneles, vagones de tren el proyecto de decorar el avión de la 'canarinha', apoyados por la reconocida compañía Gol, ha disparado su popularidad, aunque también en las redes sociales se ha criticado el diseño. En un país de contrastes era lógico que no se iba a producir una uniformidad de criterio. “Creemos que si alguna persona está esperando un vuelo y, de repente, aparece un avión como éste, se quedará mudo porque no es cotidiano ver algo así”, explica Gustavo.

Detrás de una parte del éxito de 'Os Gêmeos' está una empresa reconocida mundialmente como una de las mejores en fabricar tinta para graffiti. En su página web, donde celebran el diseño realizado para el avión de la selección brasileña, se puede leer que se fundó hace justo ahora dos décadas por los amigos Jordi Rubio y Miquel Galea. “El objetivo es claro: producir un spray específico para las exigencias de los escritores de graffiti, con una calidad excelente, una buena gama de colores y sobre todo un coste muy ajustado sin obviar el respeto al medioambiente”. El primer bote de Montana Colors era un envase de 200 ml en 60 colores. Las primeras exportaciones se produjeron a Edimburgo un año después y en 1999 ya exportaban a EE.UU, Canadá. Después llegaron a Sudamérica a través del mercado argentino.

Más tarde llegó la venta directa y ahora cuentan con tiendas en los lugares más alejados de España, desde Sao Paulo, a Montreal pasando por Moscú, Amsterdam, Lisboa, así como en Barcelona, Valencia, entre otras localidades españolas. La primera tienda se inauguró en 2006 en Montpellier. Todo un ejemplo de internacionalización en la época de bonanza de nuestra economía. Ahora han dado el golpe definitivo: su pintura surcará el espacio aéreo brasileño en el Boeing 737 de la selección brasileña en busca del hexacampeonato y eso facilitará que la empresa siga creciendo.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba