Internacional

Margallo se niega a pedir disculpas a Morales: "Nos dijeron que Snowden iba en su avión"

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, ha revelado este viernes que el Gobierno boliviano le garantizó por escrito que el exagente de la CIA Edward Snowden no viajaba en el avión del presidente Evo Morales, el cual había solicitado hacer escala en Las Palmas, y se mostró dispuesto a que lo registrasen en el caso de que fuera "necesario".

Margallo se niega a pedir disculpas a Morales: "Nos dijeron que Snowden iba en su avión"
Margallo se niega a pedir disculpas a Morales: "Nos dijeron que Snowden iba en su avión"

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, ha revelado este viernes que el Gobierno boliviano le garantizó por escrito que el exagente de la CIA Edward Snowden no viajaba en el avión del presidente Evo Morales, el cual había solicitado hacer escala en Las Palmas, y se mostró dispuesto a que lo registrasen en el caso de que fuera "necesario".

"Ninguna autoridad española puede registrar un avión presidencial, porque tiene extraterritorialidad y mucho menos en territorio extranjero", ha declarado García-Margallo en una entrevista en TVE recogida por Europa Press.

Según ha relatado el ministro, durante la noche del martes al miércoles de esta semana, su homólogo boliviano, David Choquehuanca, le llamó por teléfono para que "intentase mediar con Francia e Italia para que abriesen el espacio aéreo", una decisión que estos dos países tomaron por el temor de que Snowden, buscado por las autoridades de Estados Unidos por revelar detalles de sus programas de espionaje, viajara con Morales en el avión.

"Yo le dije: necesito una garantía escrita, cosa que me envió y le agradecí. Y él me dijo: si es necesario, estamos dispuestos a que se registre el avión", ha explicado.

"Pues yo te mando al embajador y hacéis lo que queráis", le contestó García-Margallo, según su versión de los hechos. Sin embargo, ha aclarado que lo que hizo el embajador español en Viena, donde se encontraba parado el avión a la espera de las autorizaciones, fue simplemente "buscar las condiciones para que se abriese el espacio aéreo francés y para acelerar la escala en Las Palmas".

Según el presidente boliviano, representantes de la Embajada española intentaron revisar su avión y con esa intención le propusieron tomar "un cafecito" dentro. García-Margallo ha admitido que "probablemente sea cierto" que se hizo esa invitación, pero ha recalcado que "en ningún caso se exigió eso como condición" para que el avión aterrizase en España, donde estaba esperando la delegada del Gobierno en Canarias, María del Carmen Hernández Bento, "al servicio de un país amigo".

Por tanto, ha afirmado que "España no tiene que pedir ninguna disculpa" por los problemas que tuvo el avión presidencial porque "el espacio aéreo nunca ha estado cerrado y la escala inicial no se anuló nunca".

Creyó la palabra del gobierno boliviano

El ministro ha indicado que los datos de los que disponía en un principio indicaban que Snowden estaba en el avión y en ese momento el Gobierno no podía saber si eso era cierto. "Nos dijeron que estaban claros, que estaba dentro", ha dicho, sin precisar si esos datos los proporcionó Austria, Estados Unidos u otro país. Pero posteriormente, ha añadido, La Paz envió la garantía por escrito "nos bastó la palabra del Gobierno boliviano" de que eso no era cierto para saber que esa primera información era errónea.

A la pregunta de si habló por teléfono con algún representante del Gobierno estadounidense sobre este tema durante la noche del martes al miércoles, el jefe de la diplomacia española ha contestado que eso "forma parte del secreto del sumario". En este contexto, ha destacado la importancia que tienen las relaciones con Estados Unidos, pero ha asegurado que cuando el Gobierno español ha discrepado con su aliado, se lo ha manifestado porque su política exterior es "autónoma".

Respeto al acuerdo de extradición

En el caso de que Snowden hubiese estado en el avión del presidente boliviano, las autoridades españolas se habrían encontrado con "un conflicto importante", ha reconocido. Primero habría que haber tramitado la petición de asilo cursada por el exagente de la CIA y, suponiendo que esta fuese denegada, tramitar la petición de extradición de Estados Unidos de acuerdo con el tratado que firmó España en su momento y que la vincula.

"En el tema de la extradición somos muy cuidadosos", y no se puede hacer "un juicio previo de si procede o no en función de la responsabilidad penal", ha recalcado, recordando que es el país donde se ha cometido el supuesto delito el que debe decidir sobre esa responsabilidad.

Críticas del presidente de Venezuela

En cuanto a las declaraciones que realizó el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en las que criticó duramente la actuación de España en este episodio, el ministro considera que se debieron a "un desconocimiento de los hechos" que el Gobierno de Mariano Rajoy intentó "remediar" explicando al Ejecutivo venezolano cómo se desarrollaron realmente los acontecimientos, remitiéndole para ello a las palabras de agradecimiento que Choquehuanca dedicó a España.

Maduro denunció que las autoridades españolas pretendían revisar el avión de Morales y dijo que Venezuela podría hacer lo mismo con el avión de Rajoy en su territorio para "ver si tiene droga o los euros que roban al pueblo español". En opinión de García-Margallo, las relaciones de España con Iberoamérica son "de familia", y lo que hay que hacer en casos como este es intentar "calmar los ánimos".

No es "normal" que los aliados se espíen

Respecto a las informaciones reveladas por Snowden sobre el espionaje al que Estados Unidos habría sometido a gobiernos y ciudadanos europeos, el titular de la cartera de Exteriores ha criticado que esto se haya producido. "No me parece normal que entre aliados nos espiemos unos a otros", ha manifestado el ministro, que ha agregado que de momento no puede pedir explicaciones a Washington porque los datos disponibles no muestran que España haya sido espiada.

A su juicio, estas prácticas están relacionadas con el hecho de que las nuevas tecnologías "han avanzado a una velocidad que no ha sido seguida por la legislación", que debe ser adaptada para impedir que, con el objetivo de proteger la seguridad nacional, se vulneren "la privacidad y las libertades fundamentales" de los ciudadanos.

Por último, García-Margallo ha abogado por "separar" el tema del espionaje de las negociaciones entre Estados Unidos y la Unión Europea para establecer una zona de libre comercio, el cual "es probablemente el acuerdo más importante que va a firmar la UE nunca" y además "va a permitir crear empleo y oportunidades de inversión".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba