Internacional

Estados Unidos envía un portaaviones al Golfo Pérsico ante crisis en Irak

Mientras, las milicias del Estado Islámico de Irak y Siria (ISIS) controlan ya la refinería de Baiji (norte) considerada la más grande del país, según informa el portal de noticias kurdo Rudaw, que cita fuentes propias.

El presidente estadounidense, Barack Obama, ofrece una rueda de prensa en los jardines de la Casa Blanca.
El presidente estadounidense, Barack Obama, ofrece una rueda de prensa en los jardines de la Casa Blanca. EFE

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Chuck Hagel, ha ordenado el envío del portaaviones George H.W. Bush al Golfo Pérsico debido a la crisis de Irak, informó este sábado el Pentágono.

El traslado del buque proporcionará "flexibilidad adicional" al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, si se requieren distintas "opciones militares" para proteger vidas estadounidenses, ciudadanos e intereses en Irak, indicó el portavoz del Pentágono, John Kirby.

Las milicias del Estado Islámico de Irak y Siria (ISIS) controlan ya la refinería de Baiji (norte) considerada la más grande del país, según informa el portal de noticias kurdo Rudaw, que cita fuentes propias. Los yihadistas habrían llegado a la refinería el viernes y se apoderaron de las instalaciones. La refinería "está intacta y sigue funcionando bajo las órdenes de los milicianos", han explicado las fuentes consultadas por Rudaw. Los islamistas controlarían además el campo petrolífero de Ajeel, situado cerca de Baiji, también en la provincia de Salahudín.

Trabajadores de la empresa que gestiona la refinería, la estatal Empresa Petrolera del Norte, y fuentes del Ministerio del Interior han confirmado a Rudaw que las instalaciones han sido tomadas por milicias tribales aliadas del ISIS. La refinería tiene capacidad para procesar unos 320.000 barriles de crudo al día.

El no intervencionismo de Obama

El presidente de EE.UU., Barack Obama, llegó al cargo en 2009 con la promesa de poner fin a la guerra de Irak y dejar en manos de los iraquíes el futuro de su país, idea básica de su política no intervencionista que podría quedar en entredicho si Bagdad no consigue frenar a los radicales islámicos.

Tras casi nueve años de conflicto (2003-2011), cerca de 4.500 soldados estadounidenses muertos y 1,7 billones de dólares gastados, Obama quiso marcar las diferencias con George W. Bush por medio de una arriesgada apuesta: retirar las tropas de Irak y limitar el apoyo a la esfera diplomática, financiera y de inteligencia.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba