Internacional El terrorista francés Sahlil reconoce haber decapitado a su jefe pero oculta sus motivos

Los asaltantes han irrumpido en una empresa gasística en la localidad de Saint-Quentin-Fallavier con una bandera del Estado Islámico. Ha habido una explosión. La cabeza decapitada apareció en una valla cercana al recinto con inscripciones en árabe. Un hombre de 35 años, vinculado con movimientos salafistas y que fue vigilado por los servicios de inteligencia de 2006 a 2008, ha sido detenido. 

El terrorismo vuelve a sacudir Francia. Una persona ha sido decapitada y dos han resultado heridas después de que al menos un individuo con una bandera del Estado Islámicoatacara esta mañana una empresa de productos químicos, situada en la localidad de Saint-Quentin-Fallavier, cerca de Lyon. Según las primeras informaciones policiales, uno de los atacantes "degolló con un cuchillo a un hombre, lo decapitó y dejó su cadáver cerca de la entrada de la fábrica". 

Ha sido un bombero quien ha detenido al autor de los hechos, que según el ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, podría ser Yassine Salhi, de 35 años, vinculado con movimientos salafistas y que fue vigilado por los servicios de inteligencia de 2006 a 2008 por su posible radicalización. Carecía de antecedentes penales. Además, las fuerzas de seguridad francesas han detenido a cuatro"posibles cómplices", entre ellos a la esposa y a la hermana del supuesto terrorista, y han procedido a registrar la vivienda de Salhi.  

Dos días después de los hechos Salhi ha reconocido ante los investigadores haber decapitado a su jefe, según indicaron fuentes próximas a la investigación. Según la edición digital del diario "Le Parisien", Salhi reconoció haber decapitado a su jefe en un aparcamiento tras haberlo matado. Agentes franceses registran el aparcamiento en cuestión en busca de elementos. El sospechoso se mostró menos claro a la hora de determinar los motivos de su acto.

De acuerdo con fuentes próximas a la investigación, citadas por el periódico local Le Dauphiné Libéré, poco antes de las 10.00 horas un coche penetró en el recinto de la compañía y se empotró contra unas bombonas de gas de la empresa, propiedad de Air Products. El vehículo con el que el terrorista atentó en la fábrica, estaba autorizado para entrar en la empresa, por lo que no levantó sospechas.

Según los primeros indicios, Salhi llevaba dentro del vehículo el cadáver del gerente de su empresa de reparto, con sede en la vecina localidad de Chassieu, a quien probablemente asesinó esta misma mañana. Una vez allí, se dirigió a un extremo de la fábrica, dejó la cabeza del difunto sobre una valla junto a banderas con inscripciones islámicas, aún no traducidas, y depositó el cuerpo a una decena de metros. 

"No hay duda de que se trata de un ataque terrorista", ha confirmado Hollande

Tras ello, el presunto asesino se dirigió a la entrada de la empresa y lanzó la furgoneta (se desconoce si con él mismo en su interior) contra bombonas de gas que había almacenadas. El impacto provocó una fuerte explosión.A apenas 300 metros, una estación de bomberos fue alertada por la detonación y varios efectivos se dirigieron hacia Air Products, donde uno de ellos consiguió reducir por la fuerza al supuesto asesino. El fiscal jefe de París, François Molins, responsable último de la investigación, informó de que el sospechoso estaba abriendo botellas de acetona, presuntamente para provocar una explosión, en el momento en el que fue reducido por un bombero.

El fiscal afirmó también que en el actual estado de las pesquisas "ningún elemento permite determinar que el sospechoso tuviera cómplices dentro de la fábrica", aunque reconoció que hay otro individuo arrestado, además de su esposa y su hermana.

Asimismo, las fuerzas de seguridad desplegadas en la zona han ordenado que los escolares no abandonen los centros educativos ante el peligro que se hayan preparado más atentados. Por su parte, el ministro de Defensa, Jean-Yves Le Drian, ha anunciado que esta tarde a las tres celebrarán un consejo de defensa, que presidirá el presidente galo,François Hollande, tras abandonar el Consejo Europeo en Bruselas para volver a París. 

"No hay duda de que se trata de un ataque terrorista", ha dicho Hollande en rueda de prensa añadiendo que "la intención del hombre era provocar una explosión y no hay duda que se trata de un ataque de naturaleza terrorista, dado que además ha sido encontrado un cadáver decapitado con inscripciones".

El primer ministro, Manuel Valls, ha decidido interrumpir su visita oficial a Colombia en respuesta al atentado islamista. "El terrorismo islamista ha golpeado una vez más Francia", ha lamentado desde el país sudamericano, del que regresará de forma inminente. Participará por vía telefónica en una reunión de seguridad convocada esta tarde en el Elíseo.

Así están las inmediaciones de la fábrica asaltada:

"Oímos una explosión enorme"

Por su parte, una testigo de los hechos ha asegurado que "a las 9.30 oímos una explosión enorme". "Tuve miedo", ha contado esta responsable de un hotel situado a unos cien metros del lugar de los hechos. "Pensé en que había pasado algo en una fábrica de productos químicos, jamás me habría imaginado un atentado", ha relatado al periódico Le Figaro.

"Francia jamás cederá a la barbarie terrorista"

El expresidente francés Nicolas Sarkozy ha condenado el presunto ataque islamista cometido en una fábrica del departamento de Isère y ha subrayado que el país "no cederá ante la barbarie terrorista", que en esta ocasión ha dejado "una puesta en escena macabra". 

"Los autores de este atentado han declarado la guerra no sólo contra la República y la democracia, sino contra la civilización. Tenemos el deber de defendernos con la máxima determinación", ha instado Sarkozy. 

El autor de los hechos tuvo relación con grupos salafistas y fue vigilado dos años

"Condeno firmemente el atentado cometido en Lyon. La barbarie tendrá siempre enfrente a la unión de los demócratas. #España con #Francia", ha escrito, por su parte, Mariano Rajoy en su cuenta en la red social Twitter.

El atentado se produce con Francia en estado de máxima alertadesde los ataques yihadistas de hace casi medio año en París contra la sede del semanario satírico Charlie-Hebdo, donde tres terroristas asesinaron a 17 personas.

Alerta máxima los próximos tres días

El presidente de Francia, François Hollande, ha declarado la alerta máxima en la región de Ródano-Alpes, donde se encuentra la fábrica que este viernes ha sido objeto de un atentado que ha dejado un muerto y dos heridos.  "Vamos a poner en marcha el plan Vigipirate (que supone) declarar la alerta máxima en la región de Ródano-Alpes durante tres días", ha dicho en la comparecencia pública que ha ofrecido a la salida de una reunión de Gobierno. Además, ha anunciado que habrá controles adicionales en lugares especialmente vulnerables o de relevancia estratégica, entre los que ha mencionado estaciones e instalaciones industriales, de acuerdo con 'Le Figaro'.

"No deben dudar de la capacidad de nuestro país para protegerse", ha dicho en alusión a los terroristas. "Los franceses deben saber que hay fuerzas desplegadas en todo el territorio en el marco de la Operación Centinela", ha añadido. Hollande ha urgido a "sacar conclusiones" de los atentados ocurridos este viernes no solo en Francia, sino también en Túnez y Kuwait. "El terrorismo es nuestro adversario, es nuestro enemigo, y golpea en todas partes", ha subrayado.

Asimismo el presidente francés descartó que el atentado de Lyon tuviese relación directa con lo ocurrido en Túnez.

El ministro del Interior francés ha alertado del riesgo "extremadamenta alto" y del "cambio de naturaleza" del terrorismo

Por su parte el ministro de Interior de Francia, Bernard Cazeneuve, ha alertado este viernes de que el país europeo se enfrenta a "un riesgo extremadamente alto", después del atentado perpetrado este viernes en una fábrica de productos químicos en Isère. Cazeneuve ha explicado que este riesgo "ha cambiado de naturaleza" porque ahora la amenaza no solo está representada por grupos extranjeros, sino por "repatriados".

El ministro ha alertado de lo peligroso de este nuevo terrorismo que ha denominado "de libre acceso" porque está alimentado por "una propaganda extraordinariamente sofisticada" que se difunde a través de Internet. Francia es el país europeo que más ciudadanos ha exportado a las organizaciones terroristas que combaten en Siria e Irak, siendo el principal destino Estado Islámico. Ello ha obligado a las autoridades galas a aumentar los controles para frustrar los viajes y tomar medidas ante el regreso de ciudadanos radicalizados.

El terrorista, fichado por radical

Yassin Salhi estuvo sometido a vigilancia por parte de la Dirección General de Seguridad Interior (DGSI) del Ministerio del Interior galo en 2013 y 2014, que le catalogó como un "musulmán radical", ha informado la cadena de televisión local RTL.

El departamento de Doubs de la DGSI redactó dos notas de información sobre Salhi en 2013 y en 2014, lo que derivó en que se estableciera un seguimiento. En las notas, los policías señalaban que Salhi y dos de sus amigos eran "musulmanes radicales" que pretendían crear un instituto musulmán en la localidad de Besançon. En la segunda nota de la DGSI, que tiene fecha de mayo de 2014, los agentes ponían de manifiesto que Salhi manifestó signos de radicalización en Besançon. Los investigadores también apuntaban que tenía "ausencias regulares en periodos largos, de unos dos o tres meses, en los que no se podía determinar dónde estaba". 

En Bensançon, siempre según las indagaciones de la DGSI, Salhi organizaba reuniones en su domicilio, situado en el barrio "sensible" de la Planoise, en ocasiones "con hombres con uniformes militares y llegando a hacer referencias en el rellano de su piso a la yihad y a Malí". El documento de los agentes también ponía de manifiesto que Salhi experimentó un cambio "brutal", perdiendo peso de manera notable y afeitándose la barba. Tras estas anotaciones, se decidió incluir a Salhi en la lista de vigilancia, pero posteriormente no se decretó una "verdadera vigilancia reforzada", según señala RTL.

El ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, ha confirmado que fue fichado en 2006 por posible "radicalización", pero su caso quedó archivado en el año 2008. Según 'Le Monde', nació en el año 1980 y tiene 35 años. .


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba