Internacional

Más de 1.300 muertos en un ataque con armas químicas en Damasco, según la oposición

El Ejército sirio niega la autoría de los hechos y atribuye la acusación a propaganda de la oposición: "Todas las alegaciones del uso de armas químicas no son sino un intento desesperado de encubrir sus derrotas sobre el terreno y reflejan su estado de histeria y fracaso".

La opositora Coalición Nacional Siria (CNFROS) ha denunciado este miércoles un atáque con armas químicas en varios distritos de la periferia de Damasco. Según éstos, el ataque de los rebeldes ha acabado con la vida de, al menos 1.300 personas. "No es la primera vez que el régimen utiliza armas químicas", ha asegurado el dirigente de la oposición siria George Sabra en una rueda de prensa en Estambul. "Sin embargo, estos crímenes constituyen un punto de inflexión en las operaciones del régimen. Esta vez lo ha hecho para aniquilar, más que para sembrar el terror", ha añadido.

Por su parte, fuentes del Ejército sirio han negado categóricamente la afirmación, y afirman que las acusaciones atienden "a una sucia guerra mediática", e insiste en que "completará su misión nacional de enfrentarse al terrorismo para proteger al país y al pueblo" y han insistido en que es "categóricamente falso" que se hayan utilizado armas químicas. 

"Todas las alegaciones del uso de armas químicas no son sino un intento desesperado de encubrir sus derrotas sobre el terreno y reflejan su estado de histeria y fracaso", dijeron las Fuerzas Armadas en un comunicado difundido a través de la televisión estatal.

El líder de la oposición y de la Revolución Sirias (CNFORS), Ahmed al Jarba, ha reclamado una reunión "urgente". "Pido al Consejo de Seguridad que se reúna urgentemente", ha señalado. Jarba ha calificado de "masacre" el bombardeo llevado a cabo sobre los suburbios damascenos de Ghouta.

La ONU ha convocado una reunión urgente a petición de cinco de los quince miembros del Consejo, Francia, Reino Unido, Luxemburgo, Corea del Sur y Estados Unidos.

Asimismo, ha reclamado que los inspectores de la ONU que se encuentran en Siria investigando el uso de armas químicas deberían desplazarse a Ghouta para analizar lo ocurrido. "Esta es una oportunidad para que vean con sus propios ojos esta masacre y cómo este régimen es un régimen criminal", ha añadido.

Por su parte, el secretario general de la Liga Arabe, Nabil Elaraby, ha reclamado también que los inspectores de la ONU se desplacen "inmediatamente" a Ghouta para comprobar lo sucedido.

El Ministerio de Asuntos Exteriores ha reaccionado también a estas acusaciones con un comunicado en el que asegura que "parece que el acuerdo de cooperación entre Siria y el equipo de investigación de la ONU, no ha satisfecho a los terroristas y a los países que los apoyan". El Ministerio considera esas informaciones como "falsas y vacías" y reitera que su gobierno "siempre ha declarado que no usará armas de destrucción masiva, si existiesen, contra su pueblo".

Por su parte, el ministro de Exteriores británico, William Hague, ha expresado su "profunda preocupación" por las informaciones difundidas por activistas opositores, que hablan de cientos de muertos, y ha dicho que Londres llevará este asunto al Consejo de Seguridad de la ONU.

La ONU quiere investigar

El Consejo de Seguridad de la ONU ha convocado una reunión urgente con el fin de abordar la situación en Siria después de las denuncias de un nuevo ataque con armas químicas cerca de Damasco. La reunión tendrá lugar a partir de las 15:00 horas, a petición de cinco de los quince miembros del Consejo, Francia, Reino Unido, Luxemburgo, Corea del Sur y Estados Unidos, según confirmaron a Efe fuentes diplomáticas.

El jefe del equipo de inspectores de la ONU sobre armas químicas en Siria, Ake Sellstrom, ha considerado que habría que investigar el presunto uso de este tipo de armamento por parte del régimen de Bashar al Assad. El científico sueco ha declarado a la agencia de noticias de su país TT que aunque solo ha visto imágenes de televisión,el alto número de víctimas del que se ha informado parece sospechoso.

"Parece algo que debería ser analizado", ha afirmado por teléfono desde Damasco. "Dependerá de si algún estado miembro de la ONU acude al secretario general (Ban Ki Moon) y dice que deberíamos investigar este acontecimiento", ha añadido, subrayando que "estamos sobre el terreno".

La misión de la ONU entró el pasado 18 de agosto en Siria, con el objetivo de investigar tres posibles casos de uso de armas químicas


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba