SE DESCARTAN MOTIVACIONES TERRORISTAS

Lubitz interrumpió su formación varios meses por una depresión hace seis años

La Policía alemana registra la casa en la que residía el copiloto junto a sus padres en Montabaur en el marco de la investigación que lleva a cabo la Fiscalía de Düsseldorf.

El copiloto alemán Andreas Lubitz
El copiloto alemán Andreas Lubitz Facebook

Andreas Lubitz, el copiloto del avión de Germanwings que se estrelló este martes en Los Alpes franceses con 150 personas a bordo, llevaba trabajando en la compañía alemana desde septiembre de 2013 y tenía una experiencia de 630 horas de vuelo con la aerolínea. Según Brice Robin, el fiscal francés que dirige el caso, él fue quien "permitió voluntariamente que el avión se estrellara" contra la montaña. A raíz de estas informaciones, la policía alemana ha acudido al domicilio en el que residía el joven junto a sus padres con el fin de registrarlo y tratar de recabar información que esclarezca lo ocurrido. 

Lubitz tenía 27 años y nació en la pequeña localidad de Montabaur, en el estado federado de Renania-Palatinado, al oeste de Alemania. Allí vivía con sus padres aunque también tenía un alojamiento en Dusseldorf, ciudad a la que se dirigía el avión que se estrelló en los Alpes, según ha asegurado la alcaldesa de Montabaur, Gabriele Wieland, a la agencia de noticias alemana Dpa. Se había formado en la escuela de Lufthansa en la ciudad de Bremen, y estaba considerado como un joven muy bien preparado para el trabajo. Superaba las 600 horas de vuelo y no estaba clasificado como terrorista.

Su excelente formación como piloto le había merecido el reconocimiento de la FAA, la Agencia de Aviación Federal de EEUU

Andreas Günter Lubitz fue incluido en septiembre de 2013 en la base de datos de la Agencia de Aviación Federal de EEUU (la FAA, por sus siglas en inglés) en reconocimiento a la excelencia de su formación, tal y como recoge la revista especializada Aviation Business Gazette. El joven obtuvo su licencia de vuelo en junio de 2010 y habría tenido que renovarla dentro de tres meses, según el diario El Mundo

"Andreas murió como primer oficial de servicio en la catástrofe aérea", ha publicado en su página el Club de Deportes Aéreo de Montabaur, del que era miembro, al conocer la noticia del accidente el pasado martes. El copiloto llevaba aparentemente un estilo de vida activo, le gustaba salir a correr y mostraba interés en la música pop y los clubes nocturnos, según su página de Facebook, en la que destacaba una foto de Lubitz en el puente Golden Gate de San Francisco. Los vecinos de su localidad natal de Montabaur lo definen como "un tipo normal" y "un joven amable y divertido". "Cumplió su sueño de volar, sueño que ahora ha pagado caro con su vida", manifestaban sus compañeros del club en recuerdo de un joven que, señalaban, "comenzó como piloto de planeadores y llegó a ser piloto de un Airbus A320".

Interrogantes

El fiscal francés ha asegurado que Lubitz no estaba fichado por las autoridades judiciales francesas y ha apuntado que no se descarta la posibilidad de que se suicidara, dado que "de forma aparentemente voluntaria", inició el descenso del aparato y no respondió a las sucesivas llamadas de la torre de control. "Normalmente, cuando te suicidas, te suicidas solo, por eso no he pronunciado esa palabra, pero efectivamente te puedes plantear la cuestión", ha indicado Robin, para quien los elementos disponibles hasta la fecha no permiten afirmar que se trate de un atentado terrorista. 

Antes de obtener su licencia de piloto, el joven interrumpió su formación por depresión y síntomas de agotamiento

Lubitz interrumpió su entrenamiento hace seis años, pero aprobó todos los controles exigidos para volar. Lufthansa ha insistido en que elige su tripulación muy cuidadosamente y la somete a exámenes psicológicos. "Había pasado todos los tests médicos con amplio margen", ha indicado el responsable de la compañía aérea, si bien tras la formación de los pilotos no se realizan pruebas psicológicas explícitas. Aunque Lufthansa no ha explicado los motivos de su parón, la revista Der Spiegel explica que Lubitz interrumpió su entrenamiento “tras sufrir una depresión y mostrar síntomas de agotamiento”.

Rastro en redes

El perfil de Lubitz en Facebook fue borrado este mismo jueves, tras conocerse las sorprendentes revelaciones de la Fiscalía de Marsella. Instantes después de conocerse que el alemán permitió que el avión se estrellara "voluntariamente", han aparecido otras páginas falsas en Twitter y en Facebook, donde se le califica incluso como "héroe del Estado Islámico".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba