Internacional

La nueva ultraderecha alemana hunde al partido de Merkel en su feudo en las elecciones regionales

A pesar de perder cinco puntos, el Partido Socialdemócrata (SPD) se mantuvo como la fuerza más votada en el "Land" con el 30,6 % de los sufragios, mientras que AfD pasó a ser segunda fuerza con el 20,8 %, superando a CDU, el partido de Merkel, que obtuvo el 19 %.

La canciller alemana, Angela Merkel.
La canciller alemana, Angela Merkel. EFE

Un fantasma recorre Europa. Los resultados electorales de los comicios regionales en el estado alemán de Mecklemburgo-Anteporemania (noreste) arrojaron un resultado inédito en la reciente historia democrática del país y que ha hecho activar todas las alarmas, al perder la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Angela Merkel la hegemonía de la derecha frente a los populistas de Alternativa para Alemania (AfD). Ocurrió precisamente en el estado federado en el que la canciller tiene su distrito electoral en las generales, que deben celebrarse en un año, y en el aniversario del día en el que Merkel decidió abrir las fronteras del país ante el drama de la crisis de los refugiados.

A pesar de perder cinco puntos, el Partido Socialdemócrata (SPD) se mantuvo como la fuerza más votada en el "Land" con el 30,6 % de los sufragios, según los resultados provisionales con el escrutinio finalizado en el 99 % de las circunscripciones. AfD, en su primera incursión en los comicios regionales en ese estado, se aupó a la segunda posición con el 20,8 % de los votos apoyada en un discurso nacionalista y en ocasiones de tintes xenófobos contrario a la llegada de refugiados. Se cumplieron los peores augurios para las filas cristianodemócratas y la CDU, que sigue liderando las encuestas con holgura a nivel nacional y que había gobernado como socio menor de los socialdemócratas durante los últimos diez años en Mecklemburgo-Anteporemania, cayó al tercer puesto, con el 19 % de los votos.

Con su irrupción como segunda fuerza, AfD arrebató al ultraderechista NPD, objeto de una demanda de ilegalización ante el Tribunal Constitucional, los únicos escaños que tenía hasta ahora en un parlamento regional

Con Merkel en la cumbre del G20 de China, a miles de kilómetros de distancia del terremoto político que se vivía en Berlín, el secretario general del partido, Peter Tauber, compareció ante los medios para reconocer los "amargos" resultados e intentar defender la política de refugiados del Gobierno federal. "Se necesitará tiempo para recuperar la confianza perdida", admitió Tauber, quien advirtió de que AfD supone un desafío para "todos los partidos democráticos" del país y acusó a los populistas de jugar con "los miedos" y las preocupaciones de los alemanes y pretender hacer "presentable" un discurso de extrema derecha.

Con su irrupción como segunda fuerza, AfD arrebató al ultraderechista Partido Nacional Democrático (NPD), objeto de una demanda de ilegalización ante el Tribunal Constitucional, los únicos escaños que tenía hasta ahora en un parlamento regional. La Izquierda también perdió fuerza y logró el 13,2 % de los votos y Los Verdes quedaron fuera de la cámara con el 4,8 %. 

A pesar del varapalo, los socialdemócratas, liderados en Meckelmburgo-Antepomerania por Erwin Sellering, se mostraron aliviados con unos resultados que permitirán en principio reeditar su coalición con los cristianodemócratas. Frente a los partidos tradicionales, la euforia se instaló en AfD, cuya líder, Frauke Petry, elogió la fuerza de un partido que, dijo, ha sido capaz de escuchar a los ciudadanos "decepcionados" con la política de las grandes formaciones tradicionales del país. Frente a quienes les acusan de utilizar las preocupaciones de esos ciudadanos para su avance electoral, Petry defendió la necesidad de un partido que dé respuestas a "los grandes problemas" actuales, desde los refugiados a la crisis europea, y para los que Merkel, afirmó, no ofrece ninguna solución.

La crisis de los refugiados impulsó las expectativas electorales de la formación, que podría hacerse con el 11% de los votos en las generales del próximo otoño

AfD, nacido en 2013 como una fuerza euroescéptica ante las ayudas financieras a Grecia, quedó por un estrecho margen fuera del Bundestag (Cámara Baja) en las elecciones generales que se celebraron ese año. La crisis de los refugiados impulsó las expectativas electorales de la formación, que podría hacerse con el 11 % de los votos en las generales del próximo otoño y que el pasado marzo cosechó ya importantes resultados en tres comicios regionales. En Sajonia-Anhalt, también en el este del país, se hizo con el 24,2 % de los votos en Sajonia-Anhalt y logró situarse también como segunda fuerza en ese "Land", tras la CDU, en Baden-Württemberg consiguió el 15,1 % y en Renania-Palatinado, el 12,6 %. El siguiente examen será dentro de dos semanas, cuando se celebren nuevas elecciones en la ciudad-estado de Berlín.

"El principio del fin" de Merkel

Petry interpretó este lunes su éxito en los comicios del domingo en el estado federado de Mecklemburgo-Antepomerania como derrota personal para Angela Merkel y "el principio del fin" de los cristianodemócratas. Petry, en una rueda de prensa en Berlín, recordó que los asuntos que la AfD defiende desde sus inicios son anteriores de los partidos establecidos, que los llevan ignorando desde hace demasiado tiempo, en particular, dijo, la Unión Cristianodemócrata de Merkel.  Es "poco probable" que los cristianodemócratas vuelvan a entregarse a estos temas de tipo social, agregó la líder de AfD, quien agregó que el éxito de su partido en Mecklemburgo-Antepomerania, segundo partido más votado por delante de los conservadores, "sella el principio del fin de la CDU". "Si el Partido Socialdemócrata (SPD) y la CDU no tienen nada mejor que ofrecer en materia de personal, es su problema", agregó Petry en referencia a sus líderes, el vicecanciller, Sigmar Gabriel, y la canciller, Merkel.

"Si el Partido Socialdemócrata (SPD) y la CDU no tienen nada mejor que ofrecer en materia de personal, es su problema", agregó Petry en referencia a sus líderes, el vicecanciller, Sigmar Gabriel, y la canciller, Merkel

En declaraciones previas a la cadena Phoenix, la líder de AfD afirmó que "la señora Merkel se derroca a sí misma" y atribuyó el éxito de su formación, que cosechó un 20,8 % de los votos, a los errores políticos de la gran coalición de conservadores y socialdemócratas. A su juicio, la CDU, que con el 19 % de los votos perdió 4 puntos respecto a 2011, hace gala de "ignorancia" y "perpetua arrogancia" al afirmar que no ha hecho nada mal y simplemente no ha sabido explicar su política a los ciudadanos. Para Petry, la crisis de los refugiados sólo fue "un tema más" con el que su formación logró puntuar a nivel regional, ya que lo que realmente preocupa a los ciudadanos son asuntos de justicia social.

De cara a las elecciones generales de septiembre de 2017, la líder de AfD avanzó que su partido apostará por "sus temas centrales": la crisis del euro, la relación con la Unión Europea (UE) y los problemas derivados de "una inmigración ilegal y descontrolada". AfD aspira asimismo a entrar en el Parlamento regional de Berlín en los comicios del próximo 18 de septiembre, donde las encuestas le pronostican alrededor del 10 % de apoyos. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba