LA INVESTIGACIÓN POR LA MUERTE DE LOS 150 OCUPANTES DEL VUELO 4U9525

La obsesión de Andreas Lubitz: tenía su habitación empapelada con fotografías de aviones y emblemas de Lufthansa

Varios agentes registran la vivienda que el joven Andreas Lubitz tenía en la capital del estado de Renania del Norte-Westfalia. Asimismo, la Policía germana inspecciona el domicilio de sus padres. Un amigo del colegio cuenta que "estaba obsesionado" y que "habría muerto si no pasa las pruebas para ser piloto". "Pero ahora había conseguido lo que soñaba... ¿Qué razón podía tener para hacer eso?", se lamenta.

Agentes de la policía alemana han registrado durante horas la casa del copiloto Andreas Lubitz, quien presuntamente estrelló de forma voluntaria el avión de Germawings en los Alpes franceses el pasado martes. Según informa la prensa local, varios agentes entraron en la vivienda que el joven tenía en Düsseldorf, la capital del estado de Renania del Norte-Westfalia, en el marco de la investigación que lleva a cabo la Fiscalía para reunir "documentos personales" con el fin de encontrar alguna prueba que pueda explicar lo que hizo. Los agentes abandonaron las dos viviendas de Lubitz con bolsas y cajas.

"Toda su habitación estaba empapelada con fotografías de aviones y con emblemas de Lufthansa", ha contado al periódico El Mundo un amigo del colegio de Lubitz, Jürgen, que añade: "Siempre fue muy obsesivo, quería ser piloto por encima de todo, pero ahora había conseguido lo que soñaba... ¿Qué razón podía tener para hacer eso?".

Los investigadores habrían encontrado "algo" durante los registros que podría ser una "pista importante" para la investigación de lo sucedido, según un portavoz policial citado por el diario británico Daily Mail. Los agentes que han registrado el domicilio del copiloto han asegurado que no han encontrado ninguna nota de suicidio pero uno de los portavoces policiales han dicho que han "encontrado algo" que va a ser analizado.

El análisis de esas posibles pruebas llevará "algún tiempo", según la Fiscalía, que ha garantizado no obstante que informará sin demora a los familiares de las víctimas y a la opinión pública de cualquier novedad esencial en la investigación. Según las primeras informaciones, hechas públicas este jueves por la Fiscalía francesa a partir de las grabaciones de voz registradas en la primera caja negra recuperada del avión, el copiloto accionó el sistema de descenso del aparato estando solo en la cabina y no abrió la puerta al piloto, que había salido un momento e intentó sin éxito regresar.

"Toda su habitación estaba empapelada con fotografías de aviones y con emblemas de Lufthansa", cuenta un amigo

Fuentes del gobierno municipal de Düsseldorf explicaron que el copiloto, de 27 años, había superado las pruebas de seguridad rutinarias que realizan las autoridades de control aéreo de Renania del Norte-Westfalia a los trabajadores de las aerolíneas con base en ese estado y de los aeropuertos de la región. El copiloto pasó las pruebas de seguridad por vez primera en 2008 y por segunda vez en 2010, y en enero se certificó de nuevo que no estaba implicado en asuntos penales o vinculados con extremismos. Tenía una experiencia de 630 horas de vuelo y había comenzado a trabajar en Germanwings en septiembre de 2013.

"Lo único que quería"

"Era lo único que quería, volar", confirma Klaus Ratke, un miembro del LSC Club Westerwald, en el que Lubitz recibió en su adolescencia sus primeras clases de vuelo. "Era un chico muy normal y con muchos amigos, amable, divertido y a veces quizás un poco tranquilo", relata. Sin embargo, varios miembros del club de su misma quinta, 1987, ofrecen una versión un tanto distinta. En declaraciones al Passauer Neue Presse, aseguran que "era un friki", que "estaba obsesionado" y que "habría muerto si no pasa las pruebas para ser piloto".

Los vecinos de su barrio natal, a las afueras de Montabaur -pequeña localidad de Montabaur, de apenas 12.500 habitantes, donde se encuentra la casa familiar-,  le describen como un joven bien educado y muy deportista. "Siempre que estaba aquí salía a correr a primera hora de la mañana. Durante sus estudios se sometía a entrenamientos durante muchas horas y nos explicaba que tenía que superar pruebas muy duras. Después, estos últimos años, nos decía que estaba entrenando para la media maratón de Lufthansa en Fránkfurt, en la que participaba todos los años", cuenta una vecina.

Un parón de meses en su formación es lo que suscitó las mayores especulaciones sobre una eventual depresión u otro problema psicológico, aún sin confirmar

"Cumplió su sueño de volar, sueño que ahora ha pagado caro con su vida", comentaban sus compañeros del club aéreo LSC Westerwald de Montabaur, en un mensaje colgado en la web de la organización tras conocer la tragedia. En ese breve homenaje en recuerdo de Lubitz, los compañeros del club de vuelo lloraban la muerte de uno de sus miembros, que "comenzó como piloto de planeadores y llegó a ser piloto de un A320".

Episodio depresivo

Andreas Lubitz se había formado para ser piloto en el centro que tiene Lufthansa en Bremen. Sin embargo, según informó el presidente de la aerolínea alemana, Carsten Spohr, hace seis años y durante varios meses interrumpió su formación, algo que no es infrecuente. "Era cien por cien apto para el vuelo, sin ningún tipo de peculiaridad", aseguró.

Es ese parón de meses el que suscita las mayores especulaciones sobre una eventual depresión u otro problema psicológico, a lo que hace referencia este viernes el diario alemán Bild. Según este periódico, que se remite a "círculos de Lufthansa", Lubitz estuvo seis meses en tratamiento psiquiátrico antes de completar su formación. Una grave depresión habría sido la razón por la que el joven interrumpió su formación en 2009.

Ese "grave episodio depresivo" habría quedado constatado, según Bild, en el acta sobre el copiloto del departamento de tráfico aéreo alemán bajo el código "SIC", que se refiere a la necesidad de que el afectado se someta a "revisiones médicas regulares". La edición digital del semanario Der Spiegel afirma, igualmente, que en los registros realizados durante horas en las dos viviendas del copiloto -la de sus padres y la propia, en Düsseldorf- se incautaron informes que respaldan la tesis de los transtornos psíquicos. Dicho medio no concreta, sin embargo, más detalles acerca de éste u otro material incautado.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba