A mi bola

Para este viaje sí hacían falta alforjas

Un año de cárcel a Eufemiano Fuentes como autor de un delito contra la salud pública, pena que no cumplirá al ser inferior a la más alta solicitada para él -dos años y medio- y no contar con antecedentes penales. Cuatro meses a José Ignacio Labarta como colaborador necesario. Cuatro años de inhabilitación al médico canario para ejercer la medicina deportiva, aunque podrá seguir haciéndolo como ginecólogo. Los otros tres acusados, Vicente Belda, Manolo Saiz y Yolanda Fuentes, absueltos. El hematólogo José Luis Merino, excluido de la causa por enfermedad. Y, lo más llamativo y relevante de todo, la juez se niega a entregar las bolsas de sangre requisadas durante la investigación. 

Dicho esto, la primera pregunta que se hace todo el mundo tras conocer la sentencia del juicio por la Operación Puerto es: ¿y siete años para esto? Está claro que esta causa empezó mal desde el momento que no se juzgaba un tema de dopaje, sino un atentado contra la salud pública. Si nació mal, ha terminado peor. Con este juicio no había nada que ganar y todo que perder. Y es lo que ha pasado: que España vuelve a quedar retratada a nivel mundial en materia de dopaje. Normal que la Agencia Estatal Antidopaje vaya a recurrir la sentecia. Lógico que la Federación Española de Ciclismo sea la primera en decir que "no puede mostrarse satisfecha, ya que no se ha atendido la petición de entrega de las bolsas de sangre intervenidas en las actuaciones".

La RFEC, personada como acusación particular, era una de las partes junto a la UCI, la AMA y el CONI, que había pedido a la juez la entrega de las bolsas de sangre requisadas, por entender que "hubieran sido necesarias para la incoación de los correspondientes expedientes deportivos". Pero no ha habido forma. La sentencia dictada por la titular del Juzgado de lo Penal número 21 de Madrid, Julia Patricia Santamaría, es la que es porque juzgaba lo que juzgaba. Ahora bien, no colaborar con la entrega de las bolsas de sangre a la Agencia Estatal Antidopaje es una chapuza más de la justicia española en materia de dopaje. Una chapuza que, se quiera o no, salpicará a la candidatura de Madrid 2020. Para este viaje sí hacían falta alforjas. Unas alforjas con las bolsas de sangre requisadas y que podrían ayudar a esclarecer algunas cosas.  


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba