A mi bola

Los pelotas de Del Bosque

Ser Del Bosque parece fácil, pero hay momentos que debe de resultar un incordio. Sobre todo por el empalagoso buenismo que un día tras otro se empeña en airear la corte de pelotas que el seleccionador tiene a su alrededor. Unos pelotas que, en algún caso concreto y patético, se cree más 'delbosquista' que Del Bosque, hasta el punto de incomodar y perjudicar al propio Vicente, más que ayudarle. "Tener buena relación con los medios de comunicación no es ningún delito", se ha visto obligado a decir el seleccionador, en un caso sin precedentes en un mundo tan habitualmente convulso como el del fútbol. 

Poco o nada merece la pena hablar de la última pataleta de Mourinho, como certeramente la definió Maceda. Quizás, sólo para descatar que Del Bosque evitó la polémica con la maestría que le caracteriza, mientras la mencionada corte de pelotas se tiraban al cuello del portugués, dándole al asunto la relevancia que precisamente buscaba. Aunque pudiera interpretarse así, Mourinho en ningún momento puso en duda que Del Bosque mereciera el galardón a mejor entrenador del año. Sus acusaciones, muy graves, por cierto, fueron dirigidas a la FIFA y, si a alguien perjudican colateralmente, es al Real Madrid. Me imagino que a Florentino Pérez no le haría ninguna gracia que Mourinho se enzarzara contra el máximo organismo del fútbol mundial por un asunto personal. Sobre todo ahora que el Madrid había recuperado la paz.

Cierto es que Mourinho nunca da un puntada sin hilo. Si el técnico luso pretendía agitar o alteral el ambiente en una semana que el protagonismo lo acapara la selección española, bingo, lo consiguió. Ahora bien, gracias a los medios y especialmente a quienes se lo tomaron como un ataque o menosprecio a Del Bosque. Que el ruido de fondo generado por Mou no afecte o distraiga a La Roja ante dos partidos que pueden decidir la clasificación para el Mundial de Brasil es cosa de Del Bosque y de un grupo de jugadores expertos en evitar los charcos. Incluso cuando tienen libertad para conceder entrevistas, algo que en numerosos casos sólo sucede durante su balsámica estancia en la selección. Algunos departamentos de (in)comunicación deberían tomar nota.  

Por cierto, Del Bosque se convierte este viernes en el seleccionador con más partidos al frente de España (69), superando a Ladislao Kubala. Las cifras del salmantino no tienen precedentes en la historia del fútbol de selecciones: 57 victorias (el 84%), 5 empates y 6 derrotas en 68 partidos. Y sus números como local son difícilmente superables: 17 victorias, un empate (el de Francia en el Calderón), ninguna derrota, 54 goles a favor y sólo 5 en contra. Quédense con estos datos los pelotas de Vicente y dejen de rendir pleitesía al marqués. Ni la necesita, ni sobre todo le gusta.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba