A mi bola

Las medianías de Aragonés son ahora las estrellas de Del Bosque

En vísperas de la Eurocopa 2008, Javier Marías escribió un artículo en El País Semanal en el que se podía leer lo siguiente: "Como con España es imposible ilusionarse, y más aún con Aragonés y sus medianías, yo suelo ir con Italia e Inglaterra, por ser los países en los que más he vivido después del mío". Mi indignación con el escritor y columnista me llevó a responderle en público (prescindo de la P mayúscula por despecho y para no tener que escribirlo en negrita). Fue un artículo tan osado, que llevó por título La medianías de Luis serán campeonas de Europa. 

"Calificar de medianías a los futbolistas de Luis es un insulto a los propios y una falta de respeto al fútbol que los 'jugones' dignificaban y dignifican. Ninguna selección de las que concurren a la Eurocopa tiene un centro del campo con tanto talento, Casillas es uno de los mejores porteros del continente y el ataque de España tiene el mejor promedio de goles de Europa. El talón de Aquiles es la defensa, pero el estilo de España es tener el balón y no hay mejor manera de defenderse. Por mucho que Luis siga con la martingala de que a su equipo le falta "saber competir", quizás los que no competitivos somos los periodistas y, por extensión, los aficionados. Al mínimo contratiempo nos venimos abajo y donde todo eran elogios y euforia descargamos críticas y frustración. ¿No será que las medianías de las que habla Marías somos nosotros, prensa y afición, y nos nuestros futbolistas? Yo sí creo que en ellos. Tanto, que les veo campeones de Europa. Al tiempo".

Y, sí, el tiempo me dio la razón. Pero no porque La Roja ganara la Eurocopa, que también, sino porque esas "medianías" ilusionaron a la España futbolera, retrataron a los resultadistas y asombraron a todos con un fútbol que sólo ha superado el Barça de Guardiola. Han pasado cuatro años. Entre medias, La Roja ha ganado la citada Eurocopa 2008, el Mundial 2010 y aspira a ganar la Eurocopa 2012. Gana, ganar y ganar, que diría Luis. Su primer rival es Italia, una selección ante la que España cambió su historia. Piqué no lo pudo exponer mejor. "Llevábamos mucho sin pasar de cuartos y era un paso muy importante, fue una gran alegría cuando Cesc marcó el penalti. España cambió la mentalidad tras vencer a Italia. Antes España salía a no perder y ahora sale a ganar". 

Y, sí, cuatro años después, en las vísperas de una nueva Eurocopa, aquellas "medianías de Aragonés" son ahora las estrellas de Del Bosque. No sé si Javier Marías seguirá prefiriendo ir con Italia o Inglaterra. Me imagino que no. Me imagino que él, como otros muchos, ahora sí confía y se ilusiona con España. Esta vez no me atrevo a vaticinar que las estrellas de Del Bosque serán campeonas de Europa, pero de lo que sí estoy (sigo) convencido es que de que con un equipo en el que se juntan Xavi, Iniesta, Cesc y Silva, además de contar con Casillas bajo palos, todo es posible. Sobre todo, jugar mejor que nadie.   


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba