A mi bola

Montanier se supera: cada vez peor

Este artículo Montanier no es idóneo porque no es entrenador lo escribí el 24 de septiembre. Ha empezado noviembre y en los seis partidos que la Real ha disputado desde entonces, incluido el de Copa en Córdoba, la dinámica en la que ha entrado el equipo que presuntamente dirige el técnico francés ha ido claramente a peor. Los resultados hablan por sí solos: cuatro derrotas, un empate y tan solo una victoria, con un total de 4 goles a favor y 8 en contra. Sin embargo, tanto o más preocupantes son las sensaciones que transmite la Real: desconfiaza en el vestuario, desilusión en la grada y dudas más que razonables en el Consejo.

"Soy consciente de que algunos piensan que el entrenador no es el más idóneo y otros que piensan que se le está machacando", dijo entonces el presidente blanquiazul, Jokin Aperribay. Los gritos de "Montanier, dimisión" que este domingo sonaron con fuerza en Anoeta demuestran que cada vez son más esos "algunos" que piensan que el francés "no es el técnico más idóneo", mientras que quienes creen que "se le está machacando" se han quedado sin argumentos (o se los inventan). No se trata de exculpar a los jugadores, pero parece claro quién es el principal responsable de su bajo rendimiento individual y, sobre todo, colectivo.

La Real no gana fuera de Anoeta desde el 14 de enero (0-1 en Mestalla), con un balance de 4 empates y 11 derrotas. Además, acumula dos derrotas seguidas en Anoeta y el 2-0 de Córdoba le ha complicado un año más su continuidad en la Copa. ¿Sigue pensando su presidente que estos resultados se deben a factores ajenos al entrenador? Aperribay pidió "confianza" para un equipo que, según él, "puede llegar muy lejos con el técnico actual”. ¿De verdad lo sigue creyendo?

Lo escribí entonces, y me reafirmo letra por letra: esto en el caso de Montanier no es una cuestión de pedir peras al olmo, sino a un alcornoque. Jugadores fuera de sitio, titulares que no tienen nivel ni para el banquillo, suplentes que piden a gritos la titularidad, sustituciones incompresibles o tardías, carencias tácticas que impiden progresar al talento, falta de liderazgo, ausencia de carácter, declaraciones que delatan desconocimiento y rozan la falta de respeto…   

Para quienes todo lo miden por los resultados, aquí los tienen: Montanier ha dirigido 53 partidos a la Real, con un balance de 17 victorias (32%), 12 empates (22%) y 24 derrotas(45%), con 63 goles a favor y 76 en contra. Para quienes, además, tienen la buena costumbre de fijarse en el juego, las carencias son evidentes y algunas, incomprensibles. Como el ostracismo al que el galo tiene sometido a Rubén Pardo, un futbolista que necesita minutos, como la Real necesita su talento. La repetida suplencia del asturiano José Ángel, traído de la Roma para ocupar el lateral izquierdo. Por no hablar de su insistencia en jugar con Markel, quien ha mejorado, pero no mejora al equipo, algo que en su puesto es imprescindible.

Como para no seguir pensando que Montanier no es el entrenador más idóneo para la Real... En el caso del francés, la realidad está superando la previsión.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba